Impuesto sobre Sociedades. Cierre del ejercicio 2015.
Boletín DELSOL

Impuesto sobre Sociedades.
Cierre del ejercicio 2015.

Introducción

El período impositivo que las empresas con forma jurídica están a punto de cerrar en poco días, se caracteriza por ser el primero en el que se van a aplicar las novedades incorporadas en la reforma del Impuesto, por lo que es conveniente prestar especial atención a las nuevas reglas de juego que ya han entrado en vigor. No obstante, otras lo harán a partir de 2016, como sucede con el segundo escalón de rebaja del tipo de gravamen que pasa del 28 al del 25 por 100, por lo que puede ser interesante analizar si merece o no la pena retrasar ingresos o plusvalías por transmisiones de activos a 2016 y ahorrar algo en la factura fiscal.

Recogemos en un solo documento las novedades más significativas para 2015 así como diferentes aspectos que hay que tener presentes cuando se cierre el ejercicio fiscal de las empresas. Con la intención de tener una visión global del impuesto en vigor, hemos considerado conveniente reseñar algunos criterios interpretativos tanto de la Administración como de los diferentes Tribunales de Justicia para, de esta manera, poder obrar en consecuencia.

Para que el documento se pueda leer más fácilmente tiene llamadas de atención marcadas con el símbolo ® y en azul.

Deseamos sinceramente que les sea de suma utilidad para ayudarles en la toma de decisiones, así como en el proceso de ajustes y cierre de este nuevo escenario tributario.

1. Importe neto de la cifra de negocios (INCN)

Esta magnitud que es definida por la normativa mercantil (art. 35.2 del Código de Comercio), es determinante para conocer, por ejemplo, si es o no posible aplicar el régimen especial de empresas de reducida dimensión (ERD) o de micropymes. También es la referencia para comprobar si se deben documentar de una manera u otra las operaciones realizadas entre partes vinculadas o la cuantía sobre la que se calculan los gastos deducibles por atenciones a clientes o proveedores. Además, para las grandes empresas, durante el 2015, es la referencia para determinar el importe máximo de las bases imponibles negativas que se pueden compensar.

El INCN está integrado por la cuantía de las ventas así como de las prestaciones de servicios u otros ingresos correspondientes de las actividades ordinarias. No se incluyen los importes por descuentos o bonificaciones, los impuestos especiales ni el Impuesto sobre el Valor Añadido.

® Los contribuyentes que formen grupo mercantil, independientemente de la residencia y de la obligación de formular cuentas anuales consolidadas, a los efectos de determinar si pueden o no acogerse al régimen especial de ERD, deberán sumar las cifras de negocio individuales teniendo en cuenta las eliminaciones e incorporaciones que proceden por normativa contable. Antes de la nueva ley, el Tribunal Económico-Administrativo Central venía manteniendo que no se debían tener en cuenta dichas eliminaciones.

® El grupo familiar viene a ocupar la posición de la sociedad dominante en los grupos de sociedades, de manera que si alguna persona física tiene participaciones en sociedades que le otorgan el control de las mismas, en los términos del art. 42 Código de Comercio, se tomará como INCN el agregado del grupo, incluido, en su caso, lo facturado por las personas físicas que integran el grupo familiar. Es necesario que todos los familiares participen en todas las sociedades que constituyen el grupo para que opere la regla de agregación.

® El ICAC, en Consulta nº 79/2009, ha considerado que forman parte del INCN de una sociedad holding los dividendos e ingresos de cupones o intereses, procedentes de la financiación concedida a las sociedades participadas, así como los beneficios obtenidos por la enajenación de inversiones, salvo que se pongan de manifiesto en la baja de sociedades dependientes, multigrupo o asociadas.

® Si en este ejercicio una entidad ha iniciado una actividad económica, el INCN a tener en cuenta, para determinar si puede o no aplicar el régimen ERD es el correspondiente al tiempo en el que se ha desarrollado la actividad efectiva. En el supuesto de que ese período fuera inferior al año, el INCN se elevará al año.

2. Volumen de operaciones

Es el importe total de las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas por la empresa durante un año, sin incluir el IVA ni el recargo de equivalencia.

Aunque esta magnitud no se define en la ley del Impuesto, está recogida en la normativa del IVA, y va a determinar si las grandes empresas pueden o no compensar en el ejercicio 2015, sin límite, las bases imponibles negativas, unido a que el INCN supere 20 millones de euros, y también si la empresa tiene que limitar la reversión de los gastos por activos fiscales diferidos (DTA). Ello dependerá de que el volumen de operaciones supere o no el umbral de 6.010.121,04€.

También se tiene en cuenta el volumen de operaciones para determinar si una empresa tiene que presentar los pagos fraccionados por la modalidad de base, lo que sucede si supera el citado umbral.

® El volumen de operaciones a considerar es el que viene definido en la Ley del IVA, de forma que sólo deberán computarse las operaciones corrientes realizadas, excluyendo las ventas de inmuebles y de bienes de inversión, así como las operaciones financieras.

3. Concepto de actividad económica

Se incorpora en la ley, por vez primera, la definición de lo que se ha de entender por actividad económica, y en los mismos términos en que se regula en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

® Si su empresa se dedica al alquiler de inmuebles y quiere que se califique como actividad económica, deberá contratar a una persona con contrato laboral y a jornada completa. No obstante, según criterio administrativo (TEAC, en Resolución de 2 de febrero de 2012) es necesario, además de tener persona, que se pruebe que existe una carga administrativa mínima de trabajo que justifique dicha contratación. Antes de 2015 era necesario disponer, junto con la persona contratada, de un local exclusivo para llevar acabo la gestión del alquiler.

® En el caso de grupo mercantil, a los efectos de determinar si las entidades que lo componen realizan o no una actividad económica, los requisitos se miran a nivel del grupo y no individualmente. Así se pone fin a la interpretación del TEAC que entendía que los requisitos del local y persona se tenían que cumplir en una misma sociedad del grupo mercantil. Ahora una entidad podrá ser titular de los inmuebles y otra del grupo podrá tener contratada a la persona para gestionarlos.

4. Entidad patrimonial

Será al final del período impositivo cuando podamos comprobar si una sociedad tiene o no la condición de entidad patrimonial. Para ello se deberá calcular la media de los activos de los balances trimestrales, de tal manera que si más de la mitad del activo está formado por bienes no afectos o por acciones y participaciones, la entidad será patrimonial.

Si una sociedad tiene la consideración de entidad patrimonial no podrá aplicar ningún incentivo de los regulados para las ERD ni aprovechar la exención para evitar la doble imposición por la parte del beneficio de la venta de las participaciones que se corresponda con la plusvalía tácita. Tampoco podrá aplicar el tipo de gravamen reducido (15 por 100) si la empresa es de nueva creación. Además, no es posible compensar las bases imponibles negativas si se adquiere una sociedad patrimonial en la que se participa en más del 50 por 100 si, al final del periodo impositivo en que se generó la base negativa, solo se tenía la titularidad de un porcentaje inferior al 25 por 100.

® Aunque el dinero y los derechos de crédito son activos no afectos, no tendrán esa consideración cuando el importe de sus saldos procedan de transmisiones de elementos afectos durante el periodo impositivo en cuestión y los dos anteriores.

® Las acciones o participaciones se consideran bienes afectos cuando otorguen al menos el 5 por 100 del capital y se posean como mínimo durante un año con la finalidad de dirigir y gestionar la participación, siempre que se disponga de la correspondiente organización de medios materiales y personales.

5. Operaciones a plazo

Ya pueden acogerse al régimen especial de imputación de operaciones a plazo todo tipo de operaciones y no solo, como hasta ahora, únicamente las ventas y ejecuciones de obras. Así, desde 2015, se imputarán por esta regla, por ejemplo, las prestaciones de servicios, las indemnizaciones o las reducciones de capital, siempre que el precio se perciba mediante pagos sucesivos o un solo pago, y entre la entrega y el vencimiento del último o único plazo transcurra un plazo superior a 1 año.

Las rentas se entienden obtenidas en el momento de la exigibilidad del cobro (recordamos que antes las rentas se integraban en el momento del cobro). No obstante, en caso de endoso, descuento o cobro anticipado, la renta se entenderá obtenida en la fecha en que se produzca.

® Si una prestación de servicios se acoge al régimen de operaciones a plazo, hay que tener en cuenta que es la renta la que se imputa según exigibilidad de los cobros y no el ingreso contable que se registra en la operación, por lo que será preciso conocer el coste asociado al servicio.

® Como las rentas se van imputando según son exigibles los cobros, en caso de que no se lleguen a percibir será deducible el deterioro contable por insolvencia de deudores. Esto ocurrirá por ejemplo si han transcurrido más de 6 meses desde el vencimiento hasta el final del período impositivo.

® Para tener derecho a la aplicación de la regla de operaciones a plazo es necesario que en el contrato se especifique el momento temporal en que se percibirá el precio, y no se aplica cuando el precio se condiciona a hechos contingentes futuros.

6. Consecuencia fiscales de los errores contables

Hay que detectar si en la contabilidad aparecen registrados ingresos en un período posterior al de su devengo. De ser así se deberán imputar en la base imponible correspondiente al período impositivo del devengo. Si lo detectamos ahora, corregiremos la contabilidad haciendo un abono a reservas y presentaremos la declaración complementaria del ejercicio de devengo incluyendo un ajuste positivo.

® Si la sociedad decide cambiar de criterio contable y, por ejemplo, empieza a aplicar un método de amortización distinto del que venía aplicando y por ello realiza un abono a reservas para corregir el gasto de la amortización excesiva contabilizada según el método anterior, no se hará ningún ajuste extracontable positivo. Dicho ajuste se deberá realizar a medida que se vayan registrando las nuevas cuotas de amortización. Solo será ingreso fiscal el abono a reservas cuando el ingreso nazca por vez primera.

® Un ingreso contabilizado antes de su devengo será ingreso fiscal en el momento de su contabilización, salvo que se produzca un perjuicio para la Hacienda Pública. Esto puede suceder, por ejemplo, cuando se realiza con la intención de aumentar la base imponible y, de esta manera, poder aplicar deducciones pendientes que caducaban en dicho ejercicio.

® Los socios de las UTE’s pueden imputar los resultados obtenidos por éstas en el ejercicio siguiente al cierre de las cuentas de la UTE.

® Si la sociedad tiene deudas con proveedores o acreedores sin que se le haya exigido su pago, se devenga el ingreso cuando transcurran 15 años desde que se contrajeron las deudas (DGTV0398-04). En general este plazo ha pasado a ser de 5 años en 2015.

7. Reversión del deterioro de activos

Se imputará como ingreso la reversión del deterioro que en su día fue deducible cuando el activo haya recuperado su valor, o bien en el momento de transmisión del elemento patrimonial. Si el gasto por deterioro no fue fiscalmente deducible, tampoco será ingreso fiscal la reversión del mismo. Esta situación se producirá a partir de 2015 por los deterioros contabilizados en ejercicios iniciados a partir de 1 de enero de 2015 sobre los activos materiales, las inversiones inmobiliarias o intangibles y valores de renta fija que cotizan.

® Si después de contabilizada y deducida la pérdida por deterioro del valor de un activo se transmitiese a una entidad vinculada, si más tarde el activo recuperase todo o parte de su valor, será la entidad vinculada adquirente la que deberá realizar un ajuste extracontable positivo hasta el valor que el elemento tenía antes de su adquisición y deterioro.

® Si durante el ejercicio se produce la reversión contable de un deterioro del activo material o de inversión inmobiliaria, será en dicho año cuando se integre en la base imponible si el gasto fue deducible. Si se trata de la reversión de un inmovilizado intangible con vida útil indefinida o del fondo de comercio, la reversión se integrará también en el año de su registro contable, pero con el límite del valor fiscal del activo.

® Si revierte un deterioro correspondiente a valores que cotizan en bolsa calificados por la empresa como disponibles para la venta se deberá realizar un ajuste extracontable positivo si el deterioro fue deducible. El ajuste debe realizarse porque desde el punto de vista contable dicha recuperación se realiza con abono a una cuenta de patrimonio neto. Si se trata de valores que no cotizan, aunque no se dotara en su día deterioro por disminución de fondos propios, se pudo hacer un ajuste fiscal negativo. Si se recuperan los fondos propios, contablemente no se producirá reversión, pero desde el punto de vista fiscal habrá que realizar un ajuste positivo al resultado contable.

® Si lo que revierte es un deterioro procedente de valores de renta fija que cotizan en bolsa pudiera ser que no todo el ingreso contable lo sea fiscal. Esto sucederá cuando no se pudo deducir todo el gasto por deterioro por limitarse, desde el punto de vista fiscal a la pérdida global de la cartera. En estos casos se realizará un ajuste negativo por el importe del deterioro que no fue deducible.

8. Transmisión de activos entre empresas del grupo mercantil

Habrá que analizar si durante el año se han transmitidos activos entre empresas del grupo mercantil con pérdidas. De ser así se deberá realizar un ajuste positivo por el importe de dichas pérdidas que revertirá en el momento en que el activo adquirido se transmita de nuevo por la adquirente a un tercero fuera del grupo, se dé de baja, la entidad deje de formar parte del grupo o, en su caso, a medida que el elemento se amortiza por la adquirente.

® Si el bien transmitido es un elemento del activo que se amortiza, la pérdida se va a ir integrando al mismo ritmo que es amortizada por la entidad adquirente. No obstante, la pérdida restante será deducible en el momento en que el elemento se dé de baja, o la transmitente o adquirente dejen de formar parte del grupo mercantil.

® Si el bien transmitido es un activo financiero (acciones o participaciones) recordamos que desde 2013 ya no era deducible la pérdida, difiriéndose la misma hasta que la adquirente transmita dichos activos financieros fuera del grupo. No obstante, desde el año 2015 la renta negativa va a quedar reducida por el importe del beneficio obtenido en la transmisión de las acciones o participaciones a un tercero, siempre que el beneficio no tribute, por haber tenido derecho a la exención para evitar la doble imposición. De no tener derecho a la exención, no se reducirá el importe de la pérdida si se demuestra que la renta tributó, al menos, a un tipo del 10 por 100.

9. Transmisión de inmuebles urbanos

Si una entidad ha transmitido en 2015 un inmueble de naturaleza urbana adquirido a título oneroso entre el 12 de mayo y el 31 de diciembre de 2012, podrá reducir la renta positiva obtenida en un 50 por 100. Lo mismo procederá si la transmisión se produce en ejercicios posteriores.

® No resultará de aplicación esta exención cuando el inmueble se hubiera adquirido o transmitido a una persona o entidad que forme parte del grupo de sociedades, con independencia de la residencia y de la obligación de formular cuentas anuales consolidadas.

® La DGT, en consulta de 7 de noviembre de 2012, considera que aunque no se prevé expresamente la posibilidad de aplicar este incentivo fiscal a la trasmisión de inmuebles adquiridos mediante un contrato de arrendamiento financiero, si a efectos contables, y por las circunstancias concretas del contrato, se califica como arrendamiento financiero, el arrendatario contabilizará el bien como un activo y se puede entender adquirido a título oneroso, por lo que se interpreta que se cumplen los requisitos exigidos para aplicar la exención del 50 por 100 de la renta.

10. Ingreso de una sociedad en concurso por una quita

Si una empresa ha entrado en concurso y se ha aprobado una quita, se habrá registrado un ingreso contable por diferencia entre los importes de la deuda antigua y de la nueva actualizada. Desde el punto de vista fiscal se podrá imputar el ingreso a medida que se contabilicen los gastos financieros correspondientes a la nueva deuda.

® Si el importe de los gastos financieros son inferiores a la cuantía del ingreso contable, se imputará este último según el porcentaje que resulte de prorratear los gastos financieros.

® Como veremos en el apartado correspondiente a la compensación de bases imponibles negativas, cuando una gran empresa (volumen de operaciones superior a 6.010.121,04€) reconozca un ingreso por una quita, no verá limitada por dicha cuantía la compensación de las bases imponibles negativas.

11. Exención por dividendos percibidos de entidades residentes y no residentes

Desde el punto de vista contable los ingresos por dividendos en general aparecerán formando parte de la partida de los ingresos financieros. Si se cumplen los requisitos que citamos a continuación, se deberá de efectuar un ajuste permanente de signo negativo para evitar que se produzca una doble imposición económica. Requisitos:

  • La participación directa o indirecta debe ser igual o mayor al 5 por 100 en el capital de la participada, o bien que el coste de la participación sea igual o superior a 20.000.000€. Además, es necesario haber mantenido las participaciones durante, al menos, un año antes de la percepción del dividendo o cumplir este plazo posteriormente.
  • Si las participaciones se tienen en una entidad radicada en el extranjero, además de los requisitos anteriores es necesario que la filial resida en un país con convenio, o bien que haya tributado por un impuesto análogo al del Impuesto sobre Sociedades con un tipo nominal de al menos el 10 por 100.
  • Si la entidad participada tiene a su vez filiales, en principio es necesario poseer, al menos, un 5 por 100 de participación directa o indirecta en dichas filiales siempre que más del 70 por 100 de los ingresos de la participada procedan de dividendos o de beneficios de transmisiones de participaciones.

No obstante, no hay que tener en cuenta la participación directa o indirecta en las filiales cuando la participada sea la dominante de un grupo mercantil que consolide cuentas y los ingresos financieros del grupo sean inferiores al 70 por 100. Tampoco cuando la entidad participada no es la dominante de un grupo pero tanto ella como todas las filiales pertenecen a un grupo mercantil que consolide cuentas.

En caso de dividendos percibidos de filiales residentes en el extranjero, además de exigirse la participación mínima y el año de mantenimiento, se requiere que la filial esté sometida a un impuesto análogo al nuestro con un nominal mínimo del 10 por 100, o que exista convenio con ese país.

12. Exención de rentas obtenidas en la transmisión de participaciones

Igual que hemos visto con los dividendos, para tener derecho a la exención para evitar la doble imposición, en el caso de transmisión de acciones o participaciones es necesario tener una participación directa o indirecta igual o mayor del 5 por 100 en el capital de la participada, o bien que el coste de la participación sea igual o superior a 20.000.000€, y ser titulares de la participación, al menos, un año antes de la transmisión.

® Si se trata de rentas positivas obtenidas en la transmisión de participaciones en una entidad no residente se exige además que la participada esté sometida a un impuesto análogo con tipo nominal mínimo del 10 por 100 o que exista Convenio con ese país (que debe cumplirse en todos los ejercicios de tenencia de la participación).

De no cumplirse este último requisito en todos los ejercicios de tenencia, solo se aplicará la exención por la parte de las reservas generadas en los períodos impositivos en que se cumpla, y también estará exenta la parte de beneficio que se corresponda con la plusvalía tácita, la cual se entenderá generada de forma lineal.

13. Presunción de rentas no declaradas

El legislador presume que se han adquirido con cargo a rentas no declaradas los bienes o derechos que no se hubieran declarado en plazo en la declaración informativa, modelo 720 de bienes y derechos situados en el extranjero, imputándose al periodo impositivo más antiguo de entre los no prescritos susceptibles de regularización y en el que estuviera en vigor esta disposición.

Da igual que la renta con la que se adquirieron los bienes o derechos se haya generado en un periodo prescrito. La presunción solo se destruye si se demuestra que los bienes o derechos se adquirieron con rentas declaradas o en un periodo en el que la entidad no tributaba por el Impuesto sobre Sociedades.

® El TEAC, en Resolución de 21 de marzo de 2013, determina que la contabilidad es un medio de prueba válido a la hora de fijar el momento en que se generó la renta así como el periodo impositivo al que resulta imputable. Si la sociedad no contabilizó en su día un bien adquirido en el extranjero y lo ha declarado en dicho modelo fuera de plazo, deberá entender que el activo ha sido adquirido con cargo a renta no declarada e imputarla al período impositivo de 2012 por el valor de adquisición

® Si no se presentó el modelo 720 en plazo, el valor de los bienes o derechos situados en el extranjero y declarados, con la literalidad de la norma, podrían gravarse como renta no declarada e imponerse una sanción sobre la cuota diferencial resultante del 150 por 100. No obstante, la Administración Tributaria entiende que no debe imponer sanción si el contribuyente regulariza de manera espontánea tal ganancia patrimonial sin requerimiento previo.

® La Comisión Europea ha abierto expediente a España por lo que se refiere a las sanciones (pueden ser desproporcionadas) y a la no prescripción.

14. Valoración a valor de mercado de determinadas operaciones

Si la empresa ha realizado alguna de las operaciones que se enumeran a continuación, seguramente surgirán diferencias temporarias o permanentes si contablemente las mismas no han sido valoradas a valor razonable. La norma fiscal manda reconocer los ingresos por diferencia entre el valor de mercado del bien entregado y su valor fiscal, o entre el valor de mercado del bien recibido y el valor fiscal de la participación.

  • Los transmitidos o adquiridos a título lucrativo.
  • Los aportados a entidades y los valores recibidos en contraprestación.
  • Los transmitidos a los socios por causa de disolución, separación, reducción del capital con devoluciones de aportaciones, reparto de la prima de emisión y distribución de beneficios.
  • Los transmitidos en virtud de fusión, absorción y escisión total o parcial.
  • Los adquiridos por permuta.
  • Los adquiridos por canje o conversión.

® La DGT, en consultas de 21 de abril de 2010 y de 11 de marzo de 2011, considera que las operaciones señaladas anteriormente, valoradas a mercado, no existe obligación de documentarlas, con independencia de que se realicen o no entre partes vinculadas.

15. Cambio de residencia fuera del territorio español

Si una empresa residente en territorio español se traslada durante 2015 al extranjero deberá tributar por las plusvalías tácitas incorporadas en los elementos de los que sea titular, dado que se produce la conclusión de su período impositivo.

En el caso de que los elementos patrimoniales se transfieran a un Estado miembro de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo con el que exista intercambio de información tributaria, podrá aplazarse la deuda tributaria.

® La renta, correspondiente a la plusvalía tácita que se grava, viene determinada por la diferencia entre el valor de mercado y el valor fiscal de los elementos patrimoniales de la entidad.

® Aún en el caso de que se produzca el cambio de residencia, si los elementos patrimoniales se afectan a un establecimiento permanente en territorio español, la renta no se gravará. Dichos elementos conservarán en el establecimiento permanente el valor que tenían con anterioridad al cambio de residencia.

16. Imputación temporal de gastos

Hay que detectar si en la contabilidad de 2015 aparecen registrados gastos que se devengarán en un ejercicio posterior. De existir alguno no se podrán imputar en la base imponible. En estos casos surge una diferencia positiva en 2015 y una negativa en el ejercicio del devengo.

Si por el contrario se ha contabilizado un gasto en 2015 devengado en un ejercicio anterior, se imputará en la base imponible de 2015, salvo que resulte una tributación inferior a la que correspondería de haber sido imputado en el ejercicio del devengo, teniendo en cuenta a estos efectos la prescripción, en cuyo caso se imputará en el período del devengo y no en 2015.

® Es importante analizar si la pérdida contable surgida en la transmisión de un activo pudiera ser consecuencia de la falta de amortización del mismo o de la no contabilización del gasto por el deterioro sufrido con anterioridad a la transmisión, por ejemplo en las ventas de terrenos o de activos financieros. De ser así habría que determinar si se ha producido perjuicio económico para la Hacienda Pública por no haber imputado el gasto por amortización o deterioro conforme a devengo. Un ejemplo frecuente de lo anterior es que no se contabilicen gastos financieros, correspondientes a préstamos, por efectuarse el pago en un ejercicio posterior.

® Aunque la Audiencia Nacional tiene el criterio de que, si en la fecha en que se inician actuaciones inspectoras se encuentra prescrito el ejercicio al que corresponde un gasto según devengo, puede admitirse el gasto en el ejercicio en que se contabiliza si éste no está prescrito, la Dirección General de Tributos entiende lo contrario, que no procede la imputación del gasto porque la tributación que se obtendría sería inferior a la resultante de aplicar el criterio del devengo.

17. Gasto por retribución de fondos propios

Como sabemos los gastos contables que correspondan a una retribución de los fondos propios no son fiscalmente deducibles. Por este motivo es necesario chequear el origen de ciertos gastos para detectar si resultan de una retribución a socios como ocurre, por ejemplo, con los gastos por compras de regalos para entregar a los socios el día de la Junta de accionistas.

® Si durante el año una empresa ha repartido dividendos a los socios por tener acciones sin voto o rescatables, lo habrá contabilizado como un gasto financiero. Dicho gasto no es fiscalmente deducible dado que se considera retribución de fondos propios. En este caso el perceptor podrá aplicar la exención para eliminar la doble imposición si cumple los requisitos para ello.

® Si durante el año una empresa ha contabilizado gastos financieros que corresponden a un préstamo participativo formalizado a partir del día 20 de junio de 2014, y otorgado por una empresa del grupo, tampoco será fiscalmente deducible, porque ahora se considera una retribución de los fondos propios. Igual que en el caso anterior, el perceptor podrá aplicar la exención para eliminar la doble imposición. No obstante, esta limitación a la deducción del gasto por intereses de préstamos participativos entre empresas del grupo sólo es aplicable a los préstamos otorgados a partir del 20 de junio de 2014.

18. Gastos por donativos y liberalidades

Es importante detectar aquellos gastos que se excluyen del concepto de liberalidad y, por lo tanto, se permite su deducción.

® Así ocurre con los gastos por atenciones a clientes y proveedores teniendo en cuenta que desde el 2015 se limita el importe del gasto deducible al 1 por 100 del INCN del propio ejercicio en que se contabilizan.

® No se considera liberalidad, desde 2015, la retribución que cobra un administrador por el desempeño de funciones de alta dirección, como por ejemplo por el cargo de gerente. Es decir, no es necesario que en los estatutos de la empresa figure la retribución por dichas funciones ejecutivas para que el gasto sea deducible. De esta manera se rompe la teoría del vínculo que venía estableciendo el Tribunal Supremo en el ámbito fiscal.

® La retribución que percibe el administrador por una relación laboral común es deducible sin que precise que la misma figure en Estatutos.

® Si los miembros del Consejo de Administración incurren en gastos para realizar su labor, tales como gastos de desplazamiento o alojamiento, y estos son abonados por la entidad, a los mismos no se les aplicará el régimen de dietas establecido para trabajadores con relación laboral. No obstante, serán deducibles para la entidad, sin constituir renta para el preceptor, cuando la entidad ponga a disposición del miembro del Consejo los medios para asistir a las reuniones del órgano del que forma parte, por ejemplo satisfaciendo el desplazamiento o el alojamiento.

Asimismo será deducible lo empleado para resarcir al consejero de los gastos en los que haya incurrido como tal siempre que se acredite que lo satisfecho viene a compensar estrictamente dichos gastos.

19. Limitación de los gastos financieros

Independientemente de la imposibilidad de deducir los gastos derivados de deudas con entidades del grupo destinados a adquirir, a otras empresas del grupo, participaciones en fondos propios o a aportar capital a entidades del grupo, el límite general de deducción de gastos financieros sigue siendo, en ejercicios iniciados a partir de 1 de enero de 2015, el 30 por 100 del beneficio operativo, con un mínimo de 1.000.000€, haciéndose indefinido el período de tiempo en el que se pueden compensar los gastos financieros no deducidos por esta limitación (antes 18 años).

® A partir de 2015 se establece una nueva limitación (límite adicional del 30 por 100 del beneficio operativo de la entidad adquirente) a la deducibilidad de los gastos que se producen cuando se adquieren con apalancamiento participaciones en entidades y, después, la entidad adquirida es objeto de una fusión no acogida al régimen especial, o pasa a formar grupo con la adquirida (son las denominadas operaciones LBO). El límite del 30 por 100 del beneficio operativo de la entidad que realizó dicha adquisición, sin incluir el beneficio operativo correspondiente a cualquier entidad que se fusione con aquella o que forme grupo fiscal con ella en los 4 años posteriores a dicha adquisición (si no aplica el régimen de reestructuración). Asimismo se aplicará simultáneamente el límite general de la empresa fusionada o del grupo.

® El nuevo límite no resultará de aplicación en el período impositivo en que se adquieran las participaciones en el capital o en los fondos propios de entidades si la adquisición se financia con deuda en un 70 por 100 o menos del precio de adquisición. Tampoco se aplicará en períodos siguientes siempre que el importe de esa deuda se minore, desde el momento de su adquisición, en la parte proporcional que corresponda, en los 8 años siguientes, para que la deuda pueda representar, como máximo, el 30 por 100 del precio de adquisición al final de dicho plazo.

® Es importante chequear las siguientes cuentas contables: (661), (662), (664) y (665) para detectar cuáles son los gastos financieros del ejercicio. Pero hay que tener en cuenta que no se incluyen como gasto o ingreso financiero los intereses devengados y no cobrados de un derecho de crédito objeto de deterioro de valor; las diferencias de cambio que se integren en la cuenta de Pérdidas y Ganancias y que deriven de cualquier endeudamiento afectado por aplicación del artículo 20 de la ley; las coberturas financieras vinculadas al endeudamiento; o los resultados, tanto positivos como negativos, que correspondan al partícipe no gestor de las cuentas en participación.

20. Amortizaciones

Se regula una nueva tabla de amortización de aplicación ya en 2015 que consta de 33 elementos (la anterior contenía 624). Si una entidad viene aplicando la amortización de un elemento según tablas y el coeficiente se modifica con la nueva tabla, deberá determinar el valor neto contable del activo amortizable a final de 2014, y en 2015 aplicar el nuevo coeficiente según la nueva vida útil restante de los activos amortizables.

Se regula una libertad de amortización para bienes de escaso valor que pueden aplicar todo tipo de empresas, si el precio unitario del activo es inferior a los 300€ y el importe global de todos estos bienes no supera los 25.000€ (hasta el 2015 solo podían aplicar esta libertad de amortización las empresas que tributaban por el régimen de ERD pero con otros importes).

® Si una entidad ha estado aplicando el método de amortización de porcentaje constante o el de suma de dígitos, y con la nueva tabla se ha modificado el coeficiente máximo y la vida útil máxima, se da la opción de seguir en 2015 con el sistema antiguo o amortizar en 2015 y siguientes el resultado de dividir el neto contable a finales de 2014 entre el resto de la nueva vida útil.

® Hay que tener en cuenta que es en 2015 cuando empieza a revertir el 30 por 100 del gasto por amortización contable que no fue fiscalmente deducible en los años 2013 y 2014. Recordamos que las empresas que vieron limitado este gasto son las que no tenían la condición de ERD en 2013 y 2014. A partir de 2015 se recuperará el gasto no deducido de forma lineal en 10 años siguientes o se puede optar por recuperarlo durante la vida útil restante del elemento patrimonial.

Si se vendiera el activo se recuperaría todo lo que restase mediante ajuste negativo en el ejercicio de la transmisión.

® Si en algún período un elemento es amortizado por debajo del coeficiente mínimo de tablas, el exceso de amortización sobre dicho mínimo, realizado en un período posterior, se entiende que corresponde al período impositivo en el que no se llegó al mínimo. No obstante, la deducibilidad queda condicionada a que de ello no se derive una tributación inferior a la que se habría producido si la deducción se hubiese efectuado por devengo, teniendo en cuenta que la Administración viene entendiendo que se produce menor tributación si está prescrito el ejercicio en el que se devengó el gasto.

® Si se realizaron inversiones en elementos nuevos del inmovilizado material o de las inversiones inmobiliarias desde ejercicios iniciados en 2010, hasta el 30 de marzo de 2012, analice si puede acogerse a la libertad de amortización condicionada o no al mantenimiento de plantilla.

21. Fondo de comercio por adquisiciones de negocios y operaciones de reestructuración empresarial

Aunque el fondo de comercio y los demás intangibles de vida útil indefinida no se amortizan contablemente, desde el punto de vista fiscal se permite realizar un ajuste extracontable negativo del 5 por 100 del precio de adquisición, si bien en 2015 dicho porcentaje se sitúa en el 1 por 100 para el fondo de comercio y en el 2 por 100 para el resto de estos intangibles (porcentajes que transitoriamente se vienen aplicando desde el año 2012).

La ley de auditoría establece que a partir de 2016 se amortizarán el fondo de comercio en un plazo de 10 años, y la norma fiscal permitirá una deducción máxima anual del 5%, por lo que desde dicha fecha se tendrá que realizar en la base imponible un ajuste positivo por la diferencia entre la amortización contable y la fiscal.

® Ya no es posible deducir el fondo de comercio que surge como consecuencia de una fusión, al quedar exento el beneficio obtenido en la transmisión de participaciones. Recordamos que antes no se aplicaba la deducción para evitar la doble imposición a la parte del beneficio que correspondía a la plusvalía tácita.

® Tampoco es necesario dotar una reserva indisponible por el importe del valor del fondo de comercio. Este último requisito ha sido eliminado tanto en la norma del Impuesto sobre Sociedades como en la ley de auditoría.

® A partir de este ejercicio es posible, sin restricción alguna, deducir fiscalmente el fondo de comercio surgido entre entidades del grupo mercantil. Recordamos que el fondo de comercio registrado con anterioridad a 2015, entre entidades de un grupo mercantil, no era deducible, salvo que la entidad transmitente hubiera adquirido dicho intangible a personas o entidades no vinculadas.

22. Provisiones para gastos

Generalmente es deducible este gasto contable. No obstante, no lo serán los derivados de obligaciones implícitas o tácitas, por ser subjetivos. Tampoco lo serán los derivados de retribuciones a largo plazo al personal, los contratos onerosos, de reestructuraciones, riesgo de devoluciones de venta y los de retribución al personal mediante fórmulas basadas en instrumentos de patrimonio. El gasto puede ser deducible en los supuestos siguientes:

  • Retribuciones a largo plazo al personal: solo son deducibles las contribuciones de los promotores de planes de pensiones y las realizadas a planes de previsión social empresarial siempre que no sean fondos internos, se imputen a los trabajadores, que se transmita de forma irrevocable el derecho a la percepción y que se transmita la titularidad y gestión de los recursos.
  • Retribuciones al personal con pagos en instrumentos de patrimonio: el gasto será deducible en el momento en que la provisión se aplique a su finalidad, es decir cuando se liquide en efectivo o, si se satisface mediante la entrega de instrumentos de patrimonio, cuando los mismos sean entregados.
  • Por reestructuraciones: solo serán deducibles si se refieren a obligaciones legales o contractuales y no si son meramente tácitas.
  • Por devoluciones de ventas: serán deducibles cuando se produzcan las devoluciones de ventas y los ocasionados por la provisión por garantías de reparación y revisión, y para la cobertura de gastos accesorios por devoluciones de venta, con el límite de multiplicar un porcentaje sobre el saldo de las ventas con garantía pendiente al finalizar el periodo impositivo.

23. Créditos comerciales y no comerciales

Son deducibles las pérdidas por deterioro de créditos derivados de insolvencias contabilizadas de deudores cuando, a la fecha de devengo del Impuesto, hayan transcurrido 6 meses desde que venció la obligación. Sin embargo, aunque no haya transcurrido dicho plazo, el gasto contable es fiscalmente deducible si el deudor se encuentra en alguno de los siguientes casos:

  • Declarado en situación de concurso, siendo suficiente con el Auto de la declaración de concurso.
  • Procesado por delito de alzamiento de bienes, siendo suficiente que esté simplemente procesado por dicho delito, aunque no haya sentencia judicial firme.
  • Cuando las obligaciones han sido reclamadas judicialmente o son objeto de un litigio judicial o procedimiento arbitral de cuya solución dependa su cobro.

® Aunque no son deducibles los gastos por insolvencias cuando el deudor es un ente público, sí serán deducibles cuando los créditos sean objeto de un procedimiento arbitral o judicial sobre su existencia o cuantía.

® Respecto a los gastos por insolvencias cuando el deudor es un vinculado, el gasto solo será deducible si el deudor vinculado ha entrado en la fase de liquidación del concurso.

® Las empresas que aplican el régimen de ERD podrán deducirse globalmente el 1 por 100 sobre los deudores existentes al fin del período impositivo, bien entendido que el citado porcentaje gira sobre los deudores que no hayan sido deteriorados individualmente y sobre los créditos cuya insolvencia no sea deducible según lo apuntado antes. A estos efectos se debe tener en cuenta que, si hemos ido dotando en ejercicios anteriores, la dotación no es acumulativa, sino del 1 por 100 de los saldos a fin de ejercicio.

24. Reserva de capitalización

Una de las principales novedades de la nueva norma es el ahorro de impuestos que pueden obtener las sociedades que tributan al tipo general o al del 30 por 100, si deciden capitalizarse. Aunque antes el legislador también fomentaba la capitalización empresarial a través de las deducciones por inversión en beneficios extraordinarios o por inversión de beneficios, ahora no se exige que la inversión se materialice en activos concretos, sino tan solo mantener los fondos propios durante 5 años, salvo pérdidas contables, y dotar una reserva indisponible y mantenerla durante el referido plazo de mantenimiento.

El incentivo fiscal consiste en reducir la base imponible en el 10 por 100 del incremento de los fondos propios producido entre el inicio y el final del período impositivo (sin tener en cuenta el beneficio del ejercicio ni el del anterior), con un máximo del 10 por 100 de la base imponible previa a esta reducción y a restarle la deducción de gastos que originaron activos por impuesto diferido (DTA) y la compensación de bases imponibles negativas (BIN’s).

® Si la empresa duda entre aplicar la reserva de capitalización o compensar bases imponibles negativas, puede que sea más interesante aplicar la reserva y dejar para otro ejercicio posterior la compensación de las bases imponibles negativas, porque para estas últimas no existe plazo temporal para su aplicación.

® Las entidades de nueva creación no aplican este incentivo en el primer período impositivo, aunque incrementen sus fondos propios, dado que para la determinación de los fondos propios no se tienen en cuenta los beneficios del ejercicio por lo que siempre será nulo el incremento.

® Aunque en principio la reserva es indisponible, no se entiende dispuesta en caso de separación de socio, si se elimina por realizar una operación de reestructuración empresarial y tampoco cuando se tenga que aplicar por obligación legal.

® Las partidas que no se consideran fondos propios, como son entre otras, las aportaciones de socios, las ampliaciones de capital por compensación de créditos, las reservas legales o estatutarias o la reserva de nivelación, no deben tampoco tenerse en cuenta para calcular los fondos propios que deben mantenerse en cada período impositivo hasta los 5 años siguientes al de la aplicación de la reducción.

25. Compensación de bases imponibles negativas de ejercicios anteriores

Limitación cuantitativa a la compensación

Aunque se elimina el límite temporal, que era de 18 años, para compensar las bases imponibles negativas, se sigue limitando la cuantía a compensar en 1.000.000€. Hasta esta cuantía siempre se podrán compensar sin restricción, pero a partir de la misma entra en liza en 2017 y siguientes una limitación del 70 por 100 de la base imponible previa. A continuación recogemos los límites a la compensación de bases imponibles negativas que dependerá del período impositivo en que nos encontremos.

Importe Neto de la cifra de negocios en el ejercicio anterior 2015 2016 2017 y siguientes
INCN < 20.000.000 100 % 60 % y 1.000.000 70 % y 1.000.000
20.000.000 > INCN < 60.000.000 50 % 60 % y 1.000.000 70 % y 1.000.000
INCN > 60.000.000 25 % 60 % y 1.000.000 70 % y 1.000.000

Limitación a la compensación de bases negativas cuando se adquieren entidades

Aunque la propia sociedad que genera la base imponible negativa es la que tiene derecho a la compensación, hay que tener presente una serie de cautelas que la impiden. En concreto, cuando la entidad con bases imponibles negativas sea adquirida por una persona o por unas personas que estén vinculadas, que teniendo menos del 25 por 100 de titularidad en el ejercicio en que se generó la base negativa, adquieren, con posterioridad, una participación que les otorgue, al menos, el 50 por 100 del capital y, además, se produzca alguna de las siguientes consecuencias:

  • La entidad hubiera estado inactiva dentro de los 3 meses antes de la adquisición.
  • La actividad económica en los 2 años siguientes a la adquisición sea diferente de la realizada con anterioridad (según CNAE) y la cifra de negocios sea superior al 50 por 100 del INCN de los 2 años anteriores.
  • Se trate de una sociedad patrimonial.
  • Se haya dado de baja en el índice de entidades por no presentar, durante 3 períodos impositivos consecutivos, la declaración del Impuesto sobre Sociedades.

Plazo de comprobación de las bases imponibles negativas por parte de la Administración

La Administración tributaria dispone de 10 años para comprobar las bases imponibles negativas compensadas por el contribuyente. Transcurrido dicho plazo prescribirá ese derecho de la Administración. A partir de ese momento, el contribuyente deberá acreditar sólo lo siguiente:

  • Que se han declarado las bases negativas en las autoliquidaciones correspondientes, o que la Administración las haya reconocido en liquidación.
  • Que se ha conservado la contabilidad y acreditar su depósito en el Registro Mercantil.

® Al eliminarse el límite temporal para compensar las bases imponibles negativas, todas las bases generadas en períodos impositivos iniciados a partir de 1 de enero de 1997 podrán compensarse sin límite de plazo.

® Como en 2016 el tipo general pasará a ser del 25 por 100, en lugar del 28 por 100, en principio interesará agotar en 2015 la posibilidad de compensar bases negativas de ejercicios anteriores porque de cada 100€ de base compensada se rebajarán 28€ de cuota a pagar, mientras que en 2016 la rebaja será de solo 25€.

® No se aplica el límite a la compensación de las bases negativas a la parte de la base correspondiente a ingresos por quitas o esperas; tampoco cuando se produzca la extinción de la sociedad, salvo que se acoja al régimen especial de reestructuración; ni a las entidades de nueva creación en los 3 primeros ejercicios en que generen bases imponibles positivas.

® Si se detecta que hay una base imponible negativa que no ha sido declarada y, por lo tanto, no es susceptible de ser compensada, se podrá solicitar rectificación de la autoliquidación para que se reconozca, siempre que el ejercicio aún no haya prescrito.

® Si la sociedad es de nueva creación y aplica el tipo del 15 por 100, puede ser interesante no compensar las bases imponibles negativas en los dos primeros años que obtenga bases positivas y aplazar dicha compensación al tercer año y siguientes, que es cuando comienza a tributar al tipo general en lugar de hacerlo al reducido.

® Si el período impositivo es inferior al año, el importe de las bases imponibles negativas que pueden ser compensadas será el resultado de multiplicar 1.000.000€ por la proporción existente entre la duración del periodo impositivo con respecto del año.

26. Tipos de gravamen

Según la nueva normativa, serán los siguientes:

Tipo de Empresa Tipo Impositivo
Entidades de Crédito 30 %
Empresas de Hidrocaburos 33 %
Empresas en general 28 %
Pymes 25-28 %
Micropymes 25 %
Empresas de nueva creación 15 %
Cooperativas de Crédito y Cajas Rurales 25 %
Mutuas 25 %
SGR y de refinanciación 25 %
Colegios y Asociaciones Profesionales 25 %
Entidades sin ánimo de lucro (no aplican ley 49/2002) 25 %
Fondos de promoción de empleo 25 %
Uniones, federaciones y confederaciones de cooperativas 25 %
Entidades de derecho público, puertos del Estado 25 %
Cooperativas protegidas 20 %
Entidades Ley 49/2002 10 %
Sociedades de Capital Variable 1 %
Fondos de Inversión, SII, FII y Fondos de Mercado Hipotecario 1 %
Fondos de pensiones 0 %

® Para aplicar en 2015 el tipo reducido para las micropymes es necesario que el INCN de este año no sea superior a 5.000.000€ y no tener más de 25 trabajadores en plantilla, además de mantener o aumentar la plantilla respecto de 2008. Si la sociedad se ha constituido en 2015 podrá aplicar el tipo reducido aunque la plantilla sea inferior a la unidad a condición de que al año siguiente, al menos, la plantilla conste de un empleado.

® Para el cálculo de la plantilla se tienen en cuenta las personas contratadas en los términos dispuestos por la legislación laboral, considerando la jornada contratada en relación con la jornada completa. Se computan los trabajadores que estén dados de baja por maternidad o enfermedad. No forman parte de la plantilla los socios que, conforme a la legislación laboral, no son empleados aunque presten servicios retribuidos a la empresa. La DGT interpreta que tampoco se computan como plantilla los administradores cuando posean el control de la entidad.

® Para aplicar el tipo de gravamen de las entidades de nueva creación, es necesario que la entidad realice actividades económicas. El incentivo se aplicará en el primer período impositivo en que la base imponible sea positiva y en el siguiente, siempre que la base sea también positiva en este último. No se entiende que se inicia una actividad económica cuando hubiera sido realizada con carácter previo por otras personas o entidades vinculadas y transmitida a la entidad de nueva creación. Tampoco cuando la actividad económica hubiera sido ejercida, durante el año anterior a la constitución de la entidad, por una persona física que ostente una participación, directa o indirecta, en el capital o en los fondos propios de la entidad de nueva creación, superior al 50 por 100.

27. Deducciones en la cuota del Impuesto

Desaparecen las siguientes deducciones: para el fomento de las tecnologías de la información y de la comunicación; por reinversión de beneficios extraordinarios; por inversión en beneficios; por inversiones medioambientales; y de gastos de formación profesional.

En 2015 solo quedan en vigor las siguientes deducciones: por inversión en actividades de I+D+i; por producciones cinematográficas; por creación de empleo para trabajadores discapacitados; y por creación de empleo, sin que estas dos últimas hayan sufrido modificación alguna.

® El plazo para aplicar las deducciones es de 15 años desde el periodo en que se generaron y no se pudieron deducir, siendo de 18 años para los saldos de I+D+i.

® El límite en cada ejercicio del total de deducciones es del 25 por 100 de la cuota íntegra menos las deducciones por doble imposición y menos bonificaciones, elevándose al 50 por 100 si los gastos de I+D+i exceden en más del 10 por 100 de la cuota íntegra.

Concepto de deducción 2015
Investigación y Desarrollo (I+D)
Gastos investigadores cualificados (I+D)
Inversiones en Inmovilizado Material e Intangible a efectos (I+D+i)
25-42 %
17 %
8 %
Innovación Tecnológica (i) 12 %
Producción Cinematográfica Española 20-18 %
Producción Cinematográfica extranjera
Espectáculos en vivo de artes escénicas y musicales
Por contrato de trabajo indefinido de apoyo a los emprendedores
15 %
20 %
3.000 € - variable
Creación empleo discapacitados 9.000 – 12.000 €

28. Deducción por reinversión de beneficios extraordinarios

Si en 2012, 2013 ó 2014 una sociedad transmitió un inmovilizado material, intangible, inversión inmobiliaria o participaciones, reinvirtiendo en 2015 el importe obtenido en la venta en otros activos de estos, podrá aplicar una deducción del 12 por 100 sobre la plusvalía generada e integrada en el ejercicio de la transmisión.

Aunque ya ha desaparecido esta deducción, se regula un régimen transitorio para las sociedades que aún están a tiempo, durante 2015 y años posteriores, de reinvertir el beneficio extraordinario obtenido años atrás. En el caso de que la sociedad se hubiera acogido al régimen de operaciones a plazo por la renta generada en la transmisión, el porcentaje de deducción será del 10 por 100 por la parte de renta integrada en 2015 y reinvertida en ese año, y del 7 por 100 si se integra en 2016 o siguientes.

® No todo el beneficio obtenido forma parte de la base de deducción, dado que se excluyen los siguientes conceptos: el importe de las pérdidas por deterioro deducidas o la parte de renta que generó derecho a la deducción por doble imposición, si se transmitieron valores; y si se transmitieron bienes de inmovilizado, las cantidades a las que se aplicó libertad de amortización o el extragasto deducido en caso de adquisiciones de los elementos en régimen de arrendamiento financiero.

® Los bienes objeto de reinversión habrán de mantenerse en el patrimonio de la entidad en general 5 años y, tratándose de bienes muebles, tan sólo 3, excepto pérdida justificada, que la vida útil sea inferior a los plazos antedichos o que se produzca reinversión en nuevos bienes o valores.

® La Audiencia Nacional, en Sentencia Nº 442/2009, recuerda que para poder aplicar la deducción por reinversión de beneficios extraordinarios es necesario que en la memoria de las cuentas anuales se refleje el importe de la renta acogida a la deducción y la fecha de la reinversión. No se trata de un requisito formal simplemente, sino de un requisito esencial, cuyo incumplimiento comporta la pérdida del beneficio fiscal.

® La DGT, en consulta de 6 de marzo de 2013 niega la posibilidad de deducir por este concepto cuando una entidad, habiendo obtenido una plusvalía por transmisión de participaciones, reinvierte suscribiendo acciones emitidas por otra entidad del grupo, aunque esa entidad tenga intención de acometer inversiones con el importe de la ampliación. La inversión ha de ser directa, con la excepción de aquellos casos en los que existan impedimentos para ello.

29. Deducción por inversión de beneficios

Aunque este incentivo ya no es de aplicación en 2015, hay que tener en cuenta que aún se podrá aplicar en ejercicios iniciados ese año siempre que se trate de una ERD y que durante 2015 se adquieran bienes del inmovilizado material o inversiones inmobiliarias nuevas y afectos a una actividad económica para aplicar los beneficios de 2014. Habrán de cumplirse todos los requisitos regulados para esta deducción en la ley anterior. Para calcular la base de deducción se tendrá en cuenta el beneficio antes de impuestos correspondiente a 2014, al que se deberá restar los ingresos o rentas exentas, las rentas reducidas, bonificados o deducidas, y dividir la cuantía resultante por el propio beneficio antes de impuestos de 2014, redondeando el porcentaje por defecto; dicho porcentaje se aplicará al importe total del beneficio de 2014.

® Para disfrutar de esta deducción es necesario dotar una reserva indisponible, por el importe de la base de la deducción, contra los beneficios invertidos.

® Los elementos adquiridos deben permanecer en funcionamiento en la entidad durante, al menos, 5 años o según su vida útil si fuera menor. Si se transmiten antes del citado plazo, deberá reinvertirse de nuevo para no perder la deducción el importe obtenido o el valor neto contable si fuera menor para no perder la deducción.

® Deberá informarse en la memoria, hasta que se cumpla el plazo de mantenimiento de la inversión, del importe de los beneficios acogidos a la deducción, de la reserva indisponible dotada, de la identificación e importe de los elementos, así como de la fecha de adquisición y afectación.

30. Reserva de nivelación

Podrán aplicar este incentivo las entidades que sean ERD. Consiste en reducir la base imponible del ejercicio como máximo en un 10 por 100 de su importe, con un límite cuantitativo de hasta 1.000.000€. Por el importe minorado es obligatorio dotar una reserva indisponible con cargo a los beneficios del año en que se minora la base y, si no existen beneficios suficientes, deberá dotarse en los ejercicios siguientes en cuanto sea posible.

Si la empresa que dotó esta reserva tiene en los cinco ejercicios posteriores una base imponible negativa, ésta se reduce con el importe de la reserva. Si al final de los cinco ejercicios posteriores a la reducción la entidad no ha consumido en su totalidad la reserva con bases negativas, el importe que reste se suma a la base imponible del quinto ejercicio y ya se puede cancelar, siendo en este caso el incentivo fiscal un simple diferimiento del impuesto.

® Esta reserva de nivelación es opcional, por lo que si no se aplica en una declaración no podrá rectificarse posteriormente la misma para utilizar el incentivo.

® De incumplirse los requisitos de mantenimiento se deberá de regularizar integrando la cuota íntegra que se dejó de ingresar en el período impositivo en que tenga lugar el incumplimiento, incrementada en un 5 por 100 y junto con los intereses de demora correspondientes.

® Las entidades de nueva creación no pueden aplicar este incentivo fiscal al tributar a un tipo inferior que el general.

31. Otros incentivos fiscales aplicables a las ERD

Se suprime la libertad de amortización para bienes de escaso valor que se regulaba de forma específica para las ERD. No obstante, se establece un régimen general aplicable a todos los contribuyentes para estos activos, que se podrán amortizar libremente cuando el importe individual no supere los 300€ y el conjunto de todos estos activos no supere los 25.000€ anuales.

Ya no es posible aplicar la amortización acelerada para los elementos patrimoniales objeto de reinversión. No obstante, si la empresa viene amortizando un elemento por este motivo al triple del coeficiente aplicado en tablas en ejercicios anteriores a 2015, podrá seguir aplicando este método.

Los incentivos fiscales vigentes para el periodo impositivo 2015 para las empresas que apliquen el régimen de ERD, además de la reducción por reserva de nivelación, son los siguientes:

  • Libertad de amortización para inversiones en inmovilizado material e inversiones inmobiliarias generadoras de empleo.
  • Amortización acelerada para bienes del inmovilizado material, inversiones inmobiliarias e intangibles sin mantenimiento de empleo.
  • Pérdida por deterioro de los créditos por insolvencias de deudores.
  • Consideración como gasto de la recuperación del coste de un bien adquirido en arrendamiento financiero hasta el triple del coeficiente máximo de tablas.

® Si se aplica la libertad de amortización con creación de empleo, y la sociedad realiza más de una actividad económica, no es necesario que el elemento adquirido y el incremento de empleo se realicen en la misma actividad, pues el cómputo de creación de empleo se realiza a nivel de contribuyente y no de actividad.

® Si se aplica la libertad de amortización con creación de empleo, y se incumple el requisito de incrementar la plantilla o de mantenerla, se deberá ingresar la cuota íntegra que haya correspondido a la cantidad deducida en exceso más los intereses de demora, y ello deberá realizarse en la autoliquidación del impuesto correspondiente al período impositivo en el que se haya incumplido la obligación.

® Aunque el INCN de 2014 sea superior a 10.000.000€ puede seguir aplicando el régimen especial durante otros tres años, siempre que la entidad se haya calificado como de ERD en el ejercicio en el que se superó al límite y en los dos anteriores.

32. Operaciones de reestructuración empresarial

Si durante este ejercicio ha realizado alguna operación por la que se quiere acoger al régimen especial de reestructuración empresarial, aunque ya no habrá que optar por el mismo, tenga en cuenta que es obligatorio comunicar a la Administración la realización de la operación pues, en caso contrario se le puede imponer una sanción de 10.000€, aunque el incumplimiento de este requisito formal no impedirá aplicar el régimen especial.

Si se ha realizado una escisión parcial se podrá aplicar el régimen especial con independencia de que el patrimonio subsistente en la entidad escindida no constituya una rama de actividad. En este caso es necesario que, al menos, mantenga en su activo participaciones en el capital de otras entidades que confieran la mayoría del capital.

® La diferencia de fusión que puede surgir cuando se realiza una operación de reestructuración empresarial no será deducible, al quedar desde 2015 exenta la plusvalía obtenida en la transmisión de las participaciones.

® Si se realiza una fusión y la entidad absorbida aplicó la reserva por capitalización pero no la pudo aplicar en su totalidad por el límite del 10% de la base imponible, entonces se podrá aplicar en la absorbente, y será esta quien deberá cumplir con el requisito de mantenimiento de los fondos propios.

® Si la operación que se ha llevado a cabo ha sido una escisión parcial, será la misma entidad que dotó la reserva quien deba cumplir con el requisito de mantenimiento de los fondos propios.

33. Entidad parcialmente exenta

Por un lado, se introduce en el texto legal el criterio administrativo de que no quedan exentos los ingresos procedentes de las cuotas satisfechas por los asociados, colaboradores o benefactores, siempre que se correspondan con el derecho a percibir una prestación derivada de una actividad económica.

Por otro lado, se modifica a la baja el umbral del importe que hay que considerar a final de año de los ingresos totales para tener o no la obligación de presentar la declaración. En concreto, pasa de 100.000€ a 75.000€ anuales, siendo este último importe el que definitivamente establece, ya para 2015, la ley de Presupuestos de 2016 (aunque en la redacción original de la ley 27/2014 el importe era 50.000€).

® Si una entidad acogida al régimen especial de parcialmente exentas percibe cuotas de socios que en parte se destinan a una actividad económica y en parte a la defensa de los intereses de los asociados, habrá que prorratear los ingresos por cuotas, dado que una parte de los mismos no estarán exentos.

® La AEAT entiende que una asociación que organiza cursos formativos realiza una explotación económica, con independencia de que se financie con subvenciones públicas, por la propia federación o mediante la contraprestación de los alumnos, socios o terceros.

Nosotros te llamamos
Servicio disponible solo para consultas
comerciales en territorio nacional.
Enviar
¿Necesitas ayuda para registrarte?

Llámanos al 953 21 41 00

Contrata en la web
¿Necesitas ayuda comercial?
Nosotros te llamamos Hazte un presupuesto Preguntas frecuentes