Suplemento especial febrero El modelo 347: El caballo de Troya de la AEAT

por Software DELSOL

Introducción

Recién concluido el mes de Enero y con el cansancio a cuestas de cuadrar las diferentes liquidaciones trimestrales y anuales que hemos realizado, no podemos descansar ni un segundo más, y antes de cerrar nuestras contabilidades desde el punto de vista mercantil, tenemos que cuadrar nuestras operaciones de cierta importancia para verificar que todo está correcto.

Para Hacienda como bien sabemos todos, es muy importante cumplir con los plazos de presentación, pero cada vez aprieta más a los diferentes contribuyentes en dicho aspecto. Un par de ejemplos como muestra:

  1. El modelo 347 se puede presentar hasta el último día del mes de febrero de cada año (29 en este ejercicio por ser año bisiesto), cuando antes su plazo expiraba el día 31 de marzo.
  2. Y un poco más sangrante si cabe. En las declaraciones con presentación mensual, que tenían una especie de vacaciones fiscales en el mes de agosto, se podían presentar las liquidaciones del mes de julio, en el mes de septiembre junto con las de agosto. Pero desde el año pasado, ya no hay vacaciones para nadie, y se presentan como corresponde, hasta el día 20 de agosto como es norma habitual el resto de meses del año. Así, asesores, contables y demás implicados, deben tenerlo en cuenta, si no quieren incumplir con sus obligaciones fiscales durante el cálido mes veraniego.

Por todo ello, febrero, que era un mes tradicionalmente tranquilo en el aspecto fiscal, cobra un protagonismo inesperado al que la mayoría de las veces, no le prestamos demasiado interés y no le damos la importancia debida. Según la AEAT se ha acortado el plazo de presentación de esta declaración informativa, para facilitar un adecuado cierre de las contabilidades, dado que el plazo para el cierre de las mismas desde el punto de vista mercantil, es el 31 de Marzo de cada ejercicio, para la inmensa mayoría que tienen un año fiscal coincidente con el año natural, es decir, el 99% de las mercantiles de nuestro país.

Innovación en las declaraciones informativas

Una de las “mejoras” que ha incorporado la AEAT a este modelo 347 desde hace tres años, es la presentación de los datos mediante trimestres, reduciendo de esta forma drásticamente, las posibilidades de manipular las operaciones de venta de los contribuyentes obligados a presentar esta declaración. Es un paso más dentro de la exigencia informativa de los datos fiscales y contables que la Hacienda Pública exige a sus contribuyentes para detectar el fraude en cualquiera de sus facetas. Otros pasos han sido:

  1. Dentro del control sobre el manejo de efectivo, se introdujo la necesidad de informar sobre aquellos pagos o cobros que anualmente, superasen el importe de 6.000 euros. Y desde 2013, se compartimenta el suministro de datos por trimestres naturales para evitar el mayor número de desviaciones posibles en la repercusión del IVA declarado.
  2. Después, se sembró entre los contribuyentes, un enorme temor, al anunciar casi a voces que sería obligatoria la presentación del modelo 340 junto con el 303 de cada trimestre. Para los no iniciados, el modelo 340 es el registro de facturas emitidas y recibidas de una empresa clasificado operación por operación, y es de obligada presentación en aquellas empresas que presentan declaración mensual de IVA. Se trata ni más ni menos de una foto fidedigna y exacta de las operaciones que una empresa ha declarado en el modelo 303 pero desde una perspectiva diferente, aún más detallada si cabe. Y en cada período de presentación, el 303 y el 340 deben coincidir al milímetro, algo que bien saben aquellas empresas obligadas a su presentación. Eso bloquea o cierra al máximo las posibilidades de adulteración de las liquidaciones periódicas, además de tener que llevaras con una precisión milimétrica si no queremos recibir requerimientos de comprobación por parte de los órganos de gestión de la AEAT. A cambio de ello, no presentaremos el modelo anual 347.
  3. Este temor que se ha ido posponiendo un año tras otro (por diferentes motivos), no ha desaparecido del todo, pero si ha cuajado en el sistema SII (sistema de información inmediata) para grandes empresa, que empezará a funcionar en enero de 2017 y que supondrá una revolución total en el intercambio de datos fiscales con la AEAT, en unos plazos mínimos, y sobre el cual, ya informamos en un boletín anterior.

De ahí la gran importancia del pariente menor de la familia informativa, el modelo 347, ya que a través del mismo y de los filtros numéricos que se apliquen (menor porcentaje de error a mayor volumen declarado), la AEAT podrá comprobar la conciliación de las cifras declaradas por aquellas empresas que hayan superados los límites establecidos en cada caso.

Caso práctico y procedimiento de la comprobación

  1. Discrepancias trimestrales

    1. Supongamos una empresa que declara entre sus ventas (clave B) a un tercero por un importe anual de 10.000 euros, con una cuota trimestral idéntica de 2.500 euros. El mismo tercero declara dichas compras (clave A) por el mismo importe anual, pero los datos trimestrales no coinciden. No existirá comprobación tributaria, excepto si la AEAT detecta que las compras son superiores a las ventas declaradas en el acumulado progresivo.

      Empresa 1-T 2-T 3-T 4-T Anual Actuación
      Vendedor 2.500 2.500 2.500 2.500 10.000  
      Comprador 2.000 2.000 3.000 3.000 10.000 No procede

      El comprador ha contabilizado las adquisiciones con posterioridad al vendedor lo cual está permitido por la normativa tributaria ya que no se produce ningún quebranto fiscal. Recordemos que un IVA soportado puede desgravarse hasta 4 años con posterioridad a la emisión de la factura, sin entrar a valorar otros impuestos (IRPF, Sociedades) que se pueden ver afectados.

    2. Mismo caso pero con importes superiores en el comprador en algunos trimestres.

      Empresa 1-T 2-T 3-T 4-T Anual Actuación
      Vendedor 2.500 2.500 2.500 2.500 10.000  
      Comprador 2.500 3.500 2.500 1.500 10.000 Procede

      Se produce un desfase en el 2º trimestre que es ilógico, por cuanto no se puede soportar un IVA que se ha devengado en un trimestre posterior. Dependiendo del porcentaje de desfase y del importe del mismo, podría recibir un requerimiento ya que se trata de un intento de fraude. Este porcentaje se define en cada campaña inspectora por la propia AEAT, atendiendo al número de incidencias detectadas. A mayor diferencia, mayor posibilidad de una comprobación o requerimiento.

  2. Discrepancias anuales

    1. Traspaso de operaciones de adquisición de un ejercicio a otro

      Muchas veces los departamentos administrativos no son los eficientes que se podría desear, lo cual, unido al retraso del servicio postal en los finales de año (navidad más cuesta de enero), ocasiona bien una contabilización diferida de un hecho contable, bien algún tipo de incidencia que ocasiona la omisión de alguna factura. Si la cifra declarada por el vendedor es superior a la del comprador, no suele existir un gran problema, salvo que lo más normal es que el sentido de la diferencia se invierta al contrario en el ejercicio siguiente.

      Año 2014

      Empresa 1-T 2-T 3-T 4-T Anual Actuación
      Vendedor 2.500 2.500 2.500 2.500 10.000  
      Comprador 2.500 1.500 1.500 1.500 7.000 No procede

      Año 2015

      Empresa 1-T 2-T 3-T 4-T Anual Actuación
      Vendedor 2.500 2.500 2.500 2.500 10.000  
      Comprador 3.500 3.500 3.500 2.500 13.000 No procede

      En caso de ser muy importante el desfase, suele haber un requerimiento informativo con solicitud de documentación, la cual una vez revisada, debe aclarar la procedencia de las diferencias.

    2. Discrepancias significativas

      Hacienda posee unos medios informáticos punteros a nivel europeo que a veces, no se ven corroborados en medios humanos que son insuficientes. Por eso pone en marcha procedimientos estadísticos de comprobación contenidos en su plan de lucha contra el fraude anual. Cada año hay unos determinados sectores que son revisados con especial ahínco, dadas sus peculiaridades, pero con independencia de ello, en lo que se refiere al modelo 347, se siguen cruzando datos en base a dos parámetros fundamentales:

      1. Importe de la discrepancia detectada: a mayor importe, mayor probabilidad de comprobación.
      2. Porcentaje de desviación detectado: a mayor porcentaje, mayor probabilidad de comprobación.

      Puede ser que un contribuyente impute a otro un importe de ventas de 4.000 euros y que este no lo declare por diversos motivos. Hablamos de un porcentaje de un 100% de desviación. Se analizarán otros factores antes de iniciar dicha comprobación ya que los motivos pueden ser variados: diferimiento en la declaración (pasa a otro ejercicio), ausencia de incidencias reseñables, etc. Y se obviaría dicha comprobación. Pero si el importe es más importante, está claro que la posibilidades de que nos “toque” una comprobación serán mucho mayores cuanto mayor sea la diferencia detectada.

Conclusiones

Muchos empresarios se preguntan por qué les llegan numerosos requerimientos informativos o avisos de embargo de cantidades impagadas de impuestos de algunas empresas con las que han tenido relación comercial. Pues muy sencillo: del cotejo de los datos contenidos en el modelo 347 una vez filtrado por los potentes equipos informáticos de la AEAT. De ahí en que hagamos especial interés en recalcar la importancia que tienen estas declaraciones que llamamos informativas pero que son queramos o no, el principal elemento que las empresas proporcionamos a la AEAT para que controle los impuestos que genera el tráfico mercantil entre las empresas.

Por ello, debemos velar por realizar unas simples comprobaciones antes de comenzar a presentar nuestras declaraciones anuales informativas de manera que dichos datos, se trasladen adecuadamente a los impuestos anuales más importantes para los empresarios: Sociedades e IRPF. No hace falta tener una gran herramienta informática aunque si ayuda para eso un buen software contable debidamente orientado en sentido fiscal, pero también nos puede bastar una simple hoja de Excel configurada adecuadamente que nos ahorre sobresaltos y dinero en caso de no poner toda la diligencia que este cometido conlleva.

Del cuidado que pongamos en nuestros departamentos administrativos y contables en la verificación y conciliación de los datos de nuestra empresa, dependerá en gran medida el nº de requerimientos o comprobaciones que nos remitirá la AEAT.

Y cuantas menos notificaciones tributarias telemáticas (en caso de sociedades mercantiles) o envíos postales con el membrete de la AEAT, recibamos en nuestros domicilios o empresas, mayor será la tranquilidad tributaria de la que disfrutaremos seguramente. De nosotros mismos depende.

Dónde estamos

Geolit, Parque Científico y Tecnológico
Edificio Software DELSOL · 23620
Mengíbar · Jaén

Centralita: 953 22 79 33
Comercial: 953 21 41 00

Área Comercial

  • Distribuidores
  • Colaboradores
  • Preguntas frecuentes

Atención al Cliente

  • Soporte técnico
  • Zona Privada
  • Utilidades

Software DELSOL

  • Acerca de Software DELSOL
  • Descárgalo gratis
  • Desarrolladores
  • Responsabilidad Social
  • Trabaja con nosotros
  • Resultados encuestas 2020
  • Boletín DELSOL
  • Contacto

Políticas

  • Política de Gestión
  • Política de Privacidad
  • Política de Seguridad
  • Términos de Uso Generales
  • Condiciones Generales de Contratación
  • Política de Cookies
Idioma
  • eses
  • caca
Microsoft Partner
Aenor 27001
Aenor 9001 | Calidad
iQnet
iQnet Sr10
Confianza ONLINE
Great Place to Work
  • linkedin
  • youtube
Software DELSOL, S.A. utiliza cookies propias y de terceros con finalidad analítica y de marketing. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en el botón "Configurar".