Y ya no puedo más

por Luis R. Garach

Confieso que no soy seguidor del famoso cantante alicantino, Camilo Sesto, que después de cosechar grandes éxitos en la década de los 70, ha vuelto a copar con sus canciones y letras pegadizas, si no las discotecas, si las verbenas y las celebraciones festivas de muchas localidades de la geografía patria. Ya se sabe que vale más algo malo conocido, que algo bueno por conocer.

En el asunto que hoy nos ocupa, el comienzo del estribillo de una de sus famosas canciones, me viene como anillo al dedo para reafirmar el estado en el que se encuentran miles de asesores y pymes españolas al conocer una nueva invención de nuestro querido Ministerio de Hacienda y por tanto de nuestra querida Agencia Tributaria: adelantar la presentación del modelo 347 (y de alguno más como el 184) al mes de enero, y simultanearlo durante el mes de enero con el resto de liquidaciones y declaraciones informativas que copan el calendario del contribuyente en el primer mes del año.

No querías caldo, pues toma tres tazas. Si ya de por si se afrontaba un mes intenso con las habituales liquidaciones trimestrales (o mensuales en su caso) a las que añadíamos los minuciosos y siempre más problemáticos, resúmenes informativos, ahora nos avisan de la incorporación al estresante mes del archiconocido y molesto (por muy diversos motivos), modelo 347.

Una vez que nos habíamos habituado a adelantarlo al mes de febrero, después de llevar toda la vida haciéndolo en el mes de marzo, Hacienda nos cambia de nuevo el paso y nos estruja en plazos de presentación y en volumen de trabajo, hasta límites inauditos.

Si el adelanto al mes de febrero del modelo 347 considerábamos que era positivo al permitir conciliar saldos y cerrar las contabilidades dentro de los plazos legalmente establecidos (en el caso de coincidencia del ejercicio fiscal con el natural como en el 99% de los casos) antes de adentrarnos en el primer trimestre del año, esta vez la inmensa mayoría de los afectados me temo que no estamos de acuerdo y no vislumbramos ninguna ventaja con este inesperado adelanto. ¿Por qué? Sobran los motivos:

  1. Enero tiene normalmente menos días hábiles que otros meses debido a las tradicionales fiestas navideñas. Ello unido al adelanto de la presentación de liquidaciones por el dichoso proceso de domiciliación en el caso de las sociedades, nos resta un importante número de días laborales para la realización de dichas tareas.
  2. Si además de revisar todos los trimestres o períodos presentados, para conciliar los datos a incluir en los resúmenes informativos anuales, tenemos que realizar nuevos procesos de control para elaborar nuevas presentaciones, no hay tiempo material dentro de los horarios normalmente establecidos en empresas y asesorías que permitan realizar dichos trabajos con cierta pulcritud y exactitud. Lamentablemente en muchos casos eso es incierto, por cuento miles de autónomos, bien empresarios o asesores, invierten decenas de horas fuera de su horario normal, para poder ejecutar dichos trabajos ya que no hay horas suficientes para llevarlos a cabo. Como a ellos no se les pagan las horas extras, pues doble carga de leña y a soportarla en sus anchas y maltratadas espaldas.
  3. La realización de declaraciones informativas con tanta premura de tiempo va a suponer con total certeza la comisión de un mayor número de errores, al no existir en miles de micropymes y pequeñas asesorías, los medios humanos y técnicos suficientes para traspasar dicho cúmulo de datos en tiempo y forma debidamente correcta. Resultado probable: aumento considerable del número de requerimientos y por ende, de la apertura de expedientes sancionadores a aquellos más débiles en este caso: empresas más pequeñas y asesorías con menos medios.
  4. Se tendrá también que adelantar la recolección datos que después se incorporaban en dichas declaraciones. Por ejemplo: las operaciones en efectivo en el modelo 347, los gastos financieros y amortizaciones en el modelo 184 y el cálculo del resultado neto en dichas actividades. Tendremos que hacer más en menos tiempo y a todo gas.

La puesta en marcha del SII ha supuesto sobre el papel que un número aproximado de 60.000 contribuyentes que recaudan más del 80% del IVA que se genera en este país, suministren con detalle y sin demora todos los datos que la AEAT ha considerado oportuno, y entre ellos están los incluidos en los modelos 390 y 347. Si ello ha ocasionado un enorme aumento del control tributario que se ejercía sobre estos grandes recaudadores, por qué cargar ahora las tintas sobre los más pequeños y débiles que son los que peor están soportando la dichosa crisis económica.

Si lo que se esconde con la puesta en marcha de este nuevo adelanto en los plazos de presentación del modelo 347 es apretar las clavijas a los autónomos y las pymes, y aumentar la vía recaudatoria mediante requerimientos y comprobaciones fiscales, creo que se está errando el tiro y haciendo un flaco favor a los pequeños negocios incluidas las asesorías.

Si los márgenes comerciales ya de por si están apretados, cargar de más los trabajos administrativos o de asesoría a las pymes, y por tanto, los servicios que los asesores prestan, me parece un error de bulto que puede ocasionar, además de consecuencias funestas para dichas empresas, la generación de un malestar considerable hacía los políticos de turno que son los que adoptan dichas decisiones. Y amigos, las urnas casi siempre pasan factura, no solo del fraude y la corrupción sino también de una mala gestión y la adopción de medidas que a todas luces, no aportan nada a un calendario de obligaciones fiscales que ya de por sí, está más cargado de lo deseable.

Muchos de nuestros políticos, en especial aquellos que gestionan impuestos y temas empresariales, deberían conocer de primera mano el trato que en otros países se otorga a los emprendedores y empresarios que lo arriesgan todo por salir adelante con sus negocios. En muchos países son una especia protegida. Aquí sin embargo, por mucho que se legisle y prometa, son una especie en vía de extinción. Y esta es una muestra más de ello que intentaré tratar en profundidad, en próximos artículos.

Para terminar, no se olviden de cómo termina el estribillo de la canción: …y siempre se repite la misma historia….

No obstante, esperamos que impere la cordura y se retire esta propuesta antes de que sea demasiado tarde. Estaremos atentos a ello.

Dónde estamos

Geolit, Parque Científico y Tecnológico
Edificio Software DELSOL · 23620
Mengíbar · Jaén

Centralita: 953 22 79 33
Comercial: 953 21 41 00

Área Comercial

  • Distribuidores
  • Colaboradores
  • Preguntas frecuentes

Atención al Cliente

  • Soporte técnico
  • Zona Privada
  • Utilidades

Software DELSOL

  • Acerca de Software DELSOL
  • Descárgalo gratis
  • Desarrolladores
  • Responsabilidad Social
  • Trabaja con nosotros
  • Resultados encuestas 2018
  • Boletín DELSOL
  • Contacto

Políticas

  • Política de Gestión
  • Política de Privacidad
  • Política de Seguridad
  • Términos de Uso Generales
  • Condiciones Generales de Contratación
  • Política de Cookies
Idioma
  • eses
  • caca
Microsoft Partner
Aenor 27001
Aenor 9001
iQnet
iQnet Sr10
Confianza ONLINE
Great Place to Work
  • linkedin
  • youtube
Software DELSOL, S.A. utiliza cookies propias y de terceros con finalidad analítica y de marketing. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en el botón "Configurar".