Engañarnos a nosotros mismos

por Luis R. Garach

En la vida de cualquier empresa, tarde o temprano, llega el momento de buscar fuentes de financiación externas para poder invertir, crecer o enderezar el rumbo de nuestro negocio. No todo el mundo tiene el músculo financiero suficiente para aguantar con fondos propios (capital, reservas, beneficios) esos momentos que, con buena lógica, se producen en la vida de una empresa. Y es ahí donde tenemos que recurrir a la búsqueda de los recursos precisos que, con el menor coste posible, nos permitan conseguir nuestros objetivos.

Aunque cada vez surgen nuevas tendencias en el mercado para muy determinados proyectos por su volumen (capital-riesgo, fondos de inversión) o por su impacto social (crowfounding), la mayoría de las empresas deben acudir a las cada vez menor número de entidades financieras existentes en nuestro país. La mejora de los mercados económicos ha reducido los tipos de interés a los que se presta el dinero por parte de estas entidades, pero la tremenda reducción de su número, así como el aumento de los controles establecidos por las autoridades europeas para el control de estas actividades, nos auguran que no será un camino de rosas.

En pasados artículos comentábamos como el suministro de información por parte de las empresas a las entidades financieras se había ido estandarizando poco a poco debido a la mencionada regulación europea de los mercados, lo que contribuye de manera muy positiva para evitar riesgos a las mismas y supone un endurecimiento de las condiciones de obtención de fondos para las empresas.

Todo este proceso conlleva que los solicitantes deban velar por mantener una imagen fiel de sus negocios y su funcionamiento, lo cual será corroborado por las entidades bancarias mediante el suministro de la información contable y fiscal precisa para determinar la veracidad de esos datos, y que con los mismos se pueda evaluar la conveniencia o no a la hora de darles la financiación demandada, y por tanto, de valorar el riesgo asumido al conceder cualquier tipo de operación.

Esto que escrito así parece tan sencillo, trasladado al mundo de la economía real adquiere una complejidad manifiesta que relaciona no sólo a las empresas demandantes de capital y a las entidades financieras que prestan, sino también a colectivos profesionales que preparan toda la documentación precisa (despachos de abogados, economistas, gestores, asesores, etc.), a empresas de información económica que elaboran los rating de calificación financiera de todo tipo de entidades, a fedatarios públicos (notarios, registradores), incluso a organismos públicos (liquidación de impuestos de dichas operaciones, o supervisores de los mercados financieros).

¿Y cómo empieza a moverse todo este complejo mecanismo? Muy simple: con la solicitud de financiación por parte de una empresa a una entidad bancaria. Hace unos pocos años era una aventura casi condenada al fracaso, pero la mejora de nuestra economía unida a la enorme bajada de los tipos de interés por parte de las autoridades monetarias europeas, ha permitido que se abra el abanico de posibilidades y que el dinero fluya con un poco más de alegría.

Queda claro que cuanto mayor sea el importe solicitado, mayor será las exigencias de documentación que tendremos que presentar, y mayores serán los requisitos que tengamos que cumplir ante la entidad a la que pedimos fondos.

Y en toda esa documentación precisa, el primer paso siempre son los informes contables y fiscales de la empresa. Y aquí amigos, el movimiento se suele demostrar andando y hacia adelante y no dando rodeos como muchos tienen por costumbre en estos casos.

De nada sirve montar un expediente con unos informes cuyos números son un montaje o fruto del maquillaje contable al que alguien ha sometido nuestros estados financieros. Tarde o temprano, la verdad sale a relucir y cuando nos pillan, nos cierran todas las puertas y además se quedan cerradas durante un prudencial espacio de tiempo.

Además de existir en el mercado cada vez más compañías que elaboran los informes de riesgo y calificación de cientos de miles de empresas que operan en nuestro país, las diferentes entidades bancarias poseen unos completos y esmerados servicios de estudio de riesgos a los que el solicitante debe enfrentarse si pretende conseguir financiación. Y los tienen no solo para atender a aquellos que demandan crédito, sino también obligados por los requisitos que para tal fin establece el regulador del mercado bancario español.

Por ello, si decide afrontar para su empresa este procedimiento, le damos una serie de recomendaciones:

  • Prepare la documentación contable y fiscal de su empresa que le solicite la entidad bancaria: liquidaciones fiscales de los últimos ejercicios, balances y cuentas de resultados actualizadas e incluso previsionales. La trayectoria de una empresa es su mejor aval a la hora de plantear cualquier tipo de operación.
  • Argumente con sinceridad cuál es el destino que dará a los fondos que necesita: inversiones en inmovilizado, ampliación de sus mercados y almacenes, o simplemente problemas temporales de tesorería. Nadie financia una inversión a largo plazo mediante una póliza de crédito, ni cubre un desfase de tesorería con un préstamo hipotecario. La lógica debe imperar en cualquier solicitud de financiación.
  • Piense que sus estados financieros se rigen por el principio de imagen fiel y ello supone que deben reflejar la realidad de sus necesidades. No se le ocurra presentar un balance con una tesorería reluciente y un fondo de maniobra positivo, si realmente está pidiendo una póliza de crédito. Cualquier maquillaje contable se puede detectar en poco tiempo, y si es fiscal, ocurre lo mismo tarde o temprano. Inflar cifras de ventas es una mentira con las patas muy cortas, ya que debe existir una coherencia absoluta entre los importes de sus liquidaciones periódicas con los resúmenes informativos, y por tanto con sus cuentas anuales.
  • No venda la piel del oso si no lo ha cazado. Puede tener unas buenas expectativas, pero si las mismas no se cumplen, estará perdiendo credibilidad ante sus interlocutores bancarios y será difícil revertir dicha situación. Las heridas sólo las sana el tiempo y las previsiones muy positivas se deben basar en criterios reales y nunca en entelequias irrealizables.
  • Tenga en cuenta cuando plantee una operación a una entidad bancaria que enfrente tiene profesionales con unas claras intenciones comerciales como son captarle como cliente, pero que detrás de ellos, hay todo un completo equipo de analistas que revisarán detalladamente todos los aspectos precisos de su empresa antes de arriesgar el capital de su entidad. No venda humo de más ya que no se lo comprarán.

Así que no sólo deberá armarse de valor para este delicado momento en la vida de cualquier empresa, sino que debe hacer los deberes y preparar la documentación precisa para que el resultado de sus negociaciones sea lo más positivo posible. Si no lo hace, habrá gastado una bala del cargador y en este país, el cargador cada vez tiene menos huecos. Engañarse a sí mismo es un error que cometen muchos empresarios y echarles la culpa a las entidades financieras en dichos casos, solo es un reflejo más de su incapacidad para gestionar adecuadamente sus empresas.

Dónde estamos

Geolit, Parque Científico y Tecnológico
Edificio Software DELSOL · 23620
Mengíbar · Jaén

Centralita: 953 22 79 33
Comercial: 953 21 41 00

Área Comercial

  • Distribuidores
  • Colaboradores
  • Preguntas frecuentes

Atención al Cliente

  • Soporte técnico
  • Zona Privada
  • Utilidades

Software DELSOL

  • Acerca de Software DELSOL
  • Descárgalo gratis
  • Desarrolladores
  • Responsabilidad Social
  • Trabaja con nosotros
  • Resultados encuestas 2020
  • Boletín DELSOL
  • Contacto

Políticas

  • Política de Gestión
  • Política de Privacidad
  • Política de Seguridad
  • Términos de Uso Generales
  • Condiciones Generales de Contratación
  • Política de Cookies
Idioma
  • eses
  • caca
Microsoft Partner
Aenor 27001
Aenor 9001 | Calidad
iQnet
iQnet Sr10
Confianza ONLINE
Great Place to Work
  • linkedin
  • youtube
Software DELSOL, S.A. utiliza cookies propias y de terceros con finalidad analítica y de marketing. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en el botón "Configurar".