Aquellas pequeñas cosas

por Luis R. Garach

Para los no tan jóvenes, este es el título de una de las más conocidas canciones del famoso cantautor catalán, Joan Manuel Serrat. Si, el mismo que, por no poder cantar en Eurovisión en catalán, fue apartado de dicho certamen, donde España obtendría, de la mano de la mítica Massiel, el único éxito hasta la fecha, de nuestro particular calvario de paso por este certamen tan televisivo.

Pero dejando de lado el show business, y pasando al asunto en cuestión, es ahora, cuando llega el cierre contable y fiscal del ejercicio 2018, cuando nos debemos preocupar por aquellas pequeñas cosas a las que muchas veces, no hacemos caso o les prestamos poca atención, pero que son, en la mayoría de las ocasiones, síntomas inequívocos de que no llevamos las cosas como debiéramos, y a veces suponen el hilo suelto de donde se puede tirar para desmontar todo nuestro sistema informativo contable y detectar conductas cuando menos, poco creíbles o inadecuadas ante una posible inspección fiscal.

Esos detalles insignificantes que muchas veces no revisamos de forma adecuada, pueden ocasionarnos considerables perjuicios si no ponemos la suficiente diligencia en darles el tratamiento correcto.

Sin entrar en grandes detalles ya que son temas que hemos tratado en artículos anteriores con mayor lujo de detalle, os facilitamos aquellos aspectos que deben ser muy tenidos en cuenta a la hora de cerrar nuestra contabilidad en el momento de concluir un ejercicio contable y fiscal:

1.- Revisión de los movimientos de caja

Dependiendo del tipo de empresa con el que nos encontremos, los movimientos de caja podrán ser meramente testimoniales o, por el contrario, ocuparnos gran parte de nuestra operatoria. En cualquiera de los casos, debemos revisar que el saldo, a lo largo de todo el ejercicio, no sea en ningún caso, acreedor. No podemos tener números rojos en nuestra caja salvo que en ella se encuentren anotaciones inadecuadas o se hayan realizado aportaciones por parte de los socios y no estén debidamente registradas.

2.- Conciliación bancaria

Una empresa que se precie, debe mantener al día todos los saldos de sus cuentas bancarias, ya sea de las que utiliza en su tráfico comercial habitual (cuentas corrientes o pólizas), bien del resto de operaciones que podemos contratar con cualquier entidad: préstamos, leasing, líneas de descuento, anticipo de papel comercial, etc. No debemos dejar de lado el cuadre de dichas cuentas y en el caso de los préstamos y leasing, es vital realizar en cada ejercicio, el traspaso de saldos que cambia del largo al corto plazo, con el fin de facilitar una imagen fiel de nuestra empresa. Serán casi siempre los mismos bancos, los que nos reclamen esa medida para analizar nuestra marcha de cara a la aprobación de nuevos riesgos o de la renovación de los ya existentes. El movimiento sólo se demuestra andando.

3.- Operaciones con socios

Muchas veces, más de las deseadas, debemos utilizar las cuentas con socios por muy diversos motivos, estén o no justificados. Hacienda no es muy amiga de la utilización de estas cuentas del grupo 5, motivo por el cual recomendamos que se utilicen de la manera adecuada y se proceda a saldarlas con motivo de la finalización del ejercicio. La existencia de saldos abiertos en dichas cuentas, pueden ser un indicio manifiesto de una conducta que aunque no sea fraudulenta, puede suponer un aumento de la intensidad de la revisión que nos practiquen.

4.- Deducibilidad de los gastos

Dependiendo de nuestra actividad y de nuestra operativa, podemos encontrarnos con determinados gastos que en aplicación de la normativa fiscal que nos corresponda, pueden no ser deducibles. Ello nos obligará a registrarlos en el subgrupo 678 y practicar el correspondiente ajuste fiscal a la hora de liquidar nuestro impuesto anual. Aconsejamos no ser tacaños en el reconocimiento de un gasto que no es tal para nuestra empresa. Ya sabemos lo del cristal con que se mira y eso, pero el cristal de Hacienda suele ser cristalino en la aplicación de la norma: es gasto deducible aquel que es preciso para la obtención de ingresos de la empresa, pero siempre que esté suficientemente justificado y dentro de la normativa fiscal vigente en dicho sentido.

5.- Periodificación de gastos

Tan importe como realizar una correcta clasificación de nuestras partidas de gastos, es la correspondiente periodificación con objeto de imputar la parte proporcional que podemos desgravar en este año y traspasar el resto al ejercicio posterior. Salvo en contados y flagrantes casos, no es motivo de mucha controversia ya que normalmente se trata de gastos que se repiten año tras año, pero en el caso de producirse por un importe elevado según nuestro volumen de facturación, y la fecha del año en que se anota, nos llevan a aconsejar que se proceda adecuadamente.

6.- Dotación de amortizaciones

Con independencia del sistema de amortización que elijamos (creciente, decreciente, números dígitos, etc.), es conveniente llevar un correcto registro de los bienes de inversión que incorporamos a nuestro inmovilizado con objeto de poder practicar las dotaciones correctas de cara al cierre del ejercicio.

Además del libro registro de bienes de inversión que la AEAT nos podrá solicitar en caso de cualquier requerimiento informativo o inspección, nos permitirá practicar si lo necesitamos, una de las medidas de ahorro fiscal – financiero que suelen utilizar muchas empresas: la aceleración de amortizaciones en cualquiera de sus modalidades e incluso la libertad de amortización siempre que reunamos los requisitos legales precisos.

En este caso, unos buenos cuadros de amortizaciones y los ajustes contable-fiscales correspondientes, siempre serán el mejor argumento para defender en caso de ser preciso, el ajuste practicado en el Impuesto de Sociedades.

7.- Saldos de dudoso cobro

A pesar de nuestros esfuerzos denodados por intentar mantener inmaculada nuestra cuenta de morosos, podemos encontrarnos incidencias de este tipo. La dotación de provisiones es un gasto deducible fiscalmente en determinados casos, bien por el tiempo transcurrido desde que se produjo dicha incidencia, o en caso de pymes, mediante la dotación de una provisión genérica sobre el saldo del grupo 430 pendiente de cobro al 31-

8.- Operaciones con IRPF

Revisar las anotaciones y saldos de las cuentas del grupo 475 afectadas por la presentación de los modelos 111 (IRPF de trabajadores, profesionales y similares), modelo 115 (arrendadores de locales de negocio) y modelo 123 (retenciones practicadas por rendimientos del capital mobiliario y determinadas rentas).

9. La contabilización del IVA

Comprobar que las bases imponibles declaradas coincidan con la cifra de ventas que figura en nuestra cuenta de pérdidas y ganancias. En caso de no ser así, suele deberse a la existencia de alguna operación de enajenación de nuestro inmovilizado, hecho que deberemos informar en el modelo 390 en caso de estar obligados a su presentación.

Es importante también revisar aquellas operaciones de especial aplicación del impuesto y que deben venir reflejadas adecuadamente en los diferentes modelos 303 presentados: entregas intracomunitarias, exportaciones, operaciones exentas o de inversión del sujeto pasivo.

Es sumamente importante comprobar la conciliación de los saldos de las cuentas 470, 472, 475 y 477 en cada período de liquidación presentado.

10.- El Impuesto de Sociedades y los pagos fraccionados

Una vez calculado el importe correspondiente al Impuesto de Sociedades, debemos anotarlo en la cuenta 630 Impuesto Corriente y 6301 Impuesto Diferido, sin olvidarnos de saldar los pagos fraccionados realizados y retenciones que hemos sufrido (grupo 473) con el importe líquido a pagar que quedará anotado en la cuenta 4752.

Es importante también revisar en el caso de practicarlas, las correspondientes deducciones o bonificaciones que hayamos aplicado, así como todos los ajustes realizados en el cálculo, cada vez más complicado, de nuestro Impuesto de Sociedades.

Esperamos que este pequeño guión les sirva para revisar aquellos aspectos que no debemos descuidar y que nos servirán para estar algo más tranquilos a la hora de rendir cuentas ante nuestra “querida” Agencia Tributaria.

Finalmente, aprovecho para desearos unas felices fiestas y un próspero año nuevo 2019. Y ya que se avecinan nuevas subidas de impuestos, al menos desearos de corazón, mucha salud y que nos os falte el trabajo.

Dónde estamos

Geolit, Parque Científico y Tecnológico
Edificio Software DELSOL · 23620
Mengíbar · Jaén

Centralita: 953 22 79 33
Comercial: 953 21 41 00

Área Comercial

  • Distribuidores
  • Colaboradores
  • Preguntas frecuentes

Atención al Cliente

  • Soporte técnico
  • Zona Privada
  • Utilidades

Software DELSOL

  • Acerca de Software DELSOL
  • Descárgalo gratis
  • Responsabilidad Social
  • Trabaja con nosotros
  • Resultados encuestas 2018
  • Boletín DELSOL
  • Contacto

Políticas

  • Política de Gestión
  • Política de Privacidad
  • Política de Seguridad
  • Términos de uso generales de Nube
  • Condiciones Generales de Contratación
  • Política de Cookies
Idioma
  • eses
  • caca
Microsoft Partner
Aenor 27001
Aenor 9001
iQnet
iQnet Sr10
Confianza ONLINE
  • linkedin
  • youtube
Software DELSOL, S.A. utiliza cookies propias y de terceros con finalidad analítica y de marketing. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en el botón "Configurar".