La mujer del César, o como pedir financiación a los bancos

por Luis R. Garach

Casi el 99% de las empresas españolas, tarde o temprano, deben acudir a fuentes de financiación externas con objeto de poder obtener fondos con los que empezar su andadura, acometer inversiones o lanzar una nueva línea de productos. Los bancos son por tanto, la primera opción de financiación que los autónomos, pymes y empresas de nuestro país, eligen a la hora de emprender cualquier tipo de negocio o proyecto futuro.

Tal y como decían los romanos, “la mujer del César, además de honrada, debe de parecerlo”. Y es ahí donde cualquiera que acuda a un banco, se va a ver retratado con una determinada instantánea, que debidamente analizada por los técnicos de dicha entidad, arrojará un resultado que le permitirá en determinados casos, obtener la ansiada financiación, y en otros, cerrarse las puertas de dicho banco durante bastante tiempo.

En los días de vino y rosas previos a la crisis económica actual, cuando el grifo de la financiación estaba abierto y el dinero circulaba a gran velocidad y elevada presión, era muy sencillo obtener fondos de cualquier entidad bancaria. Los tipos eran muy bajos y había un exceso de liquidez y un afán consumidor, de manera que bastaban cuatro papeles y un atisbo mínimo de confianza en las posibilidades de cualquier negocio, para que se concediera, por parte de muchas entidades y sin más, la operación propuesta.

En el caso de particulares, las hipotecas superaban con creces el 100% del valor de tasación de los inmuebles y se aprovechaba el crédito hipotecario para pagar nuevos vehículos o cambiar el mobiliario de la vivienda recién adquirida. En resumen, se vivía muy por encima de las posibilidades reales del personal, y los bancos empezaban a cavar su fosa del ladrillo.

Y de aquellos lodos, pues los barros actuales, o zona pantanosa en la que se ha transformado el actual sistema financiero español. No tenemos punto medio, y hemos pasado de 100 a 0, en una desaceleración brutal donde las más perjudicadas han sido las pymes españolas, por no hablar de la profunda y brutal reestructuración de nuestro sistema financiero con un elevadísimo coste para la arcas del estado español.

Vistos los antecedentes de sobra conocidos por todos, situémonos en nuestro punto de partida y preguntémonos: ¿qué me va a pedir el banco para concederme financiación?

Papeles, muchos papeles y más de una explicación convincente de nuestra marcha empresarial y de los motivos de nuestra solicitud de financiación.

No quiero extenderme demasiado, por lo que haremos un pequeño desglose que puede variar atendiendo al montante económico de la operación y del destino de los fondos que solicitemos:

  1. Documentación contable y fiscal de la empresa al menos de los tres últimos ejercicios cerrados y de la marcha actual de la misma. Es habitual en caso de sociedades (de cualquier tipo: limitadas, anónimas, cooperativas), solicitar los tres últimos impuestos de Sociedades, los tres últimos depósitos de cuentas anuales presentados en el registro mercantil (o de cooperativas), y un balance actualizado del ejercicio en curso. Todo ello tendrá que estar soportado por las liquidaciones fiscales más importantes que tiene la empresa: 190, 347 y 390, así como los trimestres presentados en materia de IVA del ejercicio en curso. Si se trata de un empresario individual, hablaríamos del Impuesto de la Renta, en lugar del de Sociedades.
  2. Breve descripción del proyecto que desea emprender. Una memoria simple del motivo real para el que solicita la financiación: puesta en marcha de la empresa, apertura de un nuevo local de negocio, puesta en funcionamiento de una nueva línea de producto, realización de inversiones materiales de cierta importancia, o simplemente, financiación de una campaña donde se prevén desfases de tesorería que deben ser cubiertos.
  3. Antecedentes empresariales de la empresa o de sus promotores. Historia reciente de la empresa, análisis económico de su marcha, situación del mercado donde opera, o si lo prefieren, un simple análisis DAFO de su situación actual.
  4. Tipo de operación que solicita a la entidad. Puede ser a corto plazo: póliza de crédito, línea de descuento para papel comercial, anticipos de crédito, préstamo a medio plazo para determinadas inversiones de nivel medio-bajo, o crédito hipotecario para financiar grandes inversiones o reconversión de otras deudas para alargar el plazo de devolución y encontrar viabilidad financiera para la empresa en momentos delicados.
  5. Tipo de garantías que ofrecen tanto la empresa como sus promotores, para avalar la operación solicitada. Muy habitual la solicitud de notas simples de las propiedades tanto de la empresa como de sus propietarios, así como la solicitud de un informe CIRBE al Banco de España para conocer de primera mano la situación financiera actual tanto del negocio como de sus avalistas.

Del estudio de dicha documentación por parte de los analistas o técnicos financieros de la entidad bancaria donde hemos realizado nuestra solicitud, dependerán en gran medida, el éxito o fracaso de nuestra operación sin olvidar otros detalles que también tienen una cierta importancia y que en la mayoría de las ocasiones, no se tienen en cuenta a la hora de realizar una evaluación adecuada de las posibilidades de éxito de la misma:

  • la compatibilidad financiero fiscal de los estados contables y las declaraciones fiscales entregadas a la entidad: dice el refranero popular, que se pilla a un mentiroso antes que a un cojo. El papel lo soporta todo, pero que los números del balance digan una cosa y las liquidaciones fiscales pongan otra muy diferente, es uno de los motivos principales para denegar la operación propuesta.
  • solicitar un tipo de operación determinada cuando nuestros balances dicen los contrario. Ejemplo: pedimos una póliza para una campaña determinada, y nuestros saldos de tesorería, arrojan saldos positivos muy grandes, claro mensaje de no necesitar financiación, sino más bien que somos nosotros los que podemos depositar efectivo en el banco para lograr buenos réditos. O bien, solicitar una operación de crédito a un plazo muy corto, lo que unido a nuestra escasa generación de beneficios, nos impedirá muy probablemente devolver en los plazos previstos, los fondos que nos van a prestar.
  • declarar en balance una determinadas deudas y avales, cuyo importe es muy inferior a los que salen declarados en la CIRBE del Banco de España. Aunque el retraso en la grabación de las operaciones financieras no suele alcanzar los 60 días de plazo, muchas veces se ocultan datos a los analistas de la entidad, que tarde o temprano, son descubiertos, y por tanto, los hacen desconfiar de la operación propuesta.

Está claro que a un mayor importe de la operación, la entidad nos pedirá más documentación y más garantías tanto personales como hipotecarias en caso de ser precisas para avalar el montante que estamos solicitando.

Cada entidad tiene un modus operandi diferente, pero al fin y al cabo estudian desde diversos puntos de vista la viabilidad económico-financiera de la operación que se propone. En pequeñas cantidades como puede ser un simple préstamo a corto plazo destinado a consumo, empezarán con un simple cálculo de scoring, sistema automatizado de cálculo de créditos que en base a unos parámetros que le suministramos emite una calificación que permite conocer la aprobación ya sea previa o definitiva de esa operación, y asignarle un determinado importe de concesión.

Pero cuando los importes aumentan y la complejidad de la operación planteada es muy superior, todo pasa por los analistas de los departamentos que las entidades bancarias tienen para estudiar y conceder dichas propuestas. Y como el grifo se cerró y sólo ahora empieza a abrirse muy leve y lentamente, los requisitos para la concesión han crecido poderosamente, tanto en las garantías y tipo de las mismas que se exigen a los solicitantes, como en el estudio económico de las empresas donde se pretende realizar o acometer este o aquel proyecto de inversión.

Por eso, antes de acudir a una entidad bancaria para solicitarles alguno de los diferentes productos financieros que necesitamos para nuestra empresa o negocio, debemos realizar un breve planteamiento previo (check list) que nos ayudará, por una parte a no engañarnos a nosotros mismos, y por otro, a no perder mucho el tiempo vagando de entidad en entidad, buscando un mirlo blanco, que por desgracia, desapareció hace ya unos cuantos años de nuestra fauna bancaria:

  • ¿tengo todas mis declaraciones fiscales en regla?
  • ¿presento mi depósito de cuentas anualmente? (solo en entidades mercantiles)
  • ¿llevo una contabilidad medianamente ordenada de mi empresa que permita a un tercero conocer si su marcha es buena y sacar conclusiones razonables?
  • ¿genera mi empresa los fondos precisos para acometer la inversión o proyecto que pretendo? O por el contrario, ¿me estoy metiendo en más de lo que puedo pagar o soportar?
  • ¿puedo establecer diferentes proyecciones (positivas, normales y negativas) o escenarios de la marcha futura de mi negocio?
  • ¿qué nivel de endeudamiento tanto de la empresa como particular tengo a efectos de garantizar la operación planteada?
  • ¿he realizado algún sondeo previo o estudio de mercado para el proyecto o inversión que quiero acometer?

Un alto porcentaje de respuestas afirmativas de este simple cuestionario nos ahorrará muchos quebraderos de cabeza y probablemente nos sirva para mirar con la cabeza bien alta al director o analista de la entidad financiera a la que decidamos dirigirnos. En caso contrario, recomendamos primero limpiar un poco nuestra imagen económica exterior y no llevarnos a engaño, ante posibles y reiteradas negativas que obtendremos de aquellos lugares donde acudamos a pedir financiación. El tiempo es oro y un empresario jamás debe perderlo en tareas improductivas, aunque esto sea sólo un consejo.

 

Dónde estamos

Geolit, Parque Científico y Tecnológico
Edificio Software DELSOL · 23620
Mengíbar · Jaén

Centralita: 953 22 79 33
Comercial: 953 21 41 00

Área Comercial

  • Distribuidores
  • Colaboradores
  • Preguntas frecuentes

Atención al Cliente

  • Soporte técnico
  • Zona Privada
  • Utilidades

Software DELSOL

  • Acerca de Software DELSOL
  • Descárgalo gratis
  • Desarrolladores
  • Responsabilidad Social
  • Trabaja con nosotros
  • Resultados encuestas 2020
  • Boletín DELSOL
  • Contacto

Políticas

  • Política de Gestión
  • Política de Privacidad
  • Política de Seguridad
  • Términos de Uso Generales
  • Condiciones Generales de Contratación
  • Política de Cookies
Idioma
  • eses
  • caca
Microsoft Partner
Aenor 27001
Aenor 9001 | Calidad
iQnet
iQnet Sr10
Confianza ONLINE
Great Place to Work
  • linkedin
  • youtube
Software DELSOL, S.A. utiliza cookies propias y de terceros con finalidad analítica y de marketing. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en el botón "Configurar".