A perro flaco, todo son pulgas

Cuan agraciados somos los españoles por poseer un idioma tan rico en matices, dobles sentidos y un amplísimo repertorio del saber popular como son los refranes. Que lástima que no formen parte de alguna asignatura de uno de los muchos y fracasados planes de estudio con los que ahora, una ingente cantidad de jóvenes obtiene su titulación incluso sin aprobar ni el recreo. Y lo que todavía nos queda por ver cómo las cosas sigan así.

El perro flaco de nuestro refrán de hoy está perfectamente representado por esos millones de pequeños y medianos empresarios a los que la pandemia no sólo ha cercenado sus posibilidades de crecimiento, sino que los ha sumido en una tremenda crisis económica de proporciones inimaginables allá por el mes de marzo del año pasado, y que amenaza con el cierre de cientos de miles de empresas y lo que es mucho más grave, la destrucción de más de 700.000 puestos de trabajo, los cuales engrosan temporalmente la larga lista de adscritos a los consabidos ERTES que parecían un parche temporal, para convertirse a la postre, en un limbo laboral de difícil encaje si la cosa no mejora.

Queda claro que los sectores más afectados en nuestro país han sido fundamentalmente la hostelería y el comercio, dadas las limitaciones de horario y los confinamientos de todo grado que se han llevado a cabo, aunque me temo que no se ha librado nadie, excepción hecha de aquellos sectores que, para su fortuna y desgracia de la comunidad, han tenido que redoblar su producción y poner su capacidad encima de la mesa: material sanitario, farmacéuticas y funerarias.

Las ayudas para los sectores más perjudicados que se han llevado a cabo han sido a todas luces insuficientes y son parches de papel en tuberías de plomo explotadas por la enorme presión de esta pandemia. Si las comparamos con otros países de nuestro entorno, no podemos más que sentir sonrojo y sana envidia de nuestros vecinos europeos.

El cánido peninsular hispánico no sólo a dejado de ser especie protegida, sino que, además, está pasando frío y hambre. Aunque algunos políticos montaraces han decido darle el toque de gracia y asestarles el golpe definitivo por una doble vía: tributaria y mediante una subida de cotizaciones sociales. Me temo que, de esta forma, aniquilaremos de raíz el emprendimiento y la generación de empleo de nuestro país, un país abocado al subsidio, las ayudas sociales y un probable rescate que se evitó en 2011, pero que ahora, está mucho más cerca de lo que creemos.

Lo malo de esta plaga para el sector empresarial es que viene acompañada de otras que creíamos erradicadas pero que vuelven a surgir de unas mentes obtusas y despiadadas que ven a nuestro tejido empresarial como una fuente inagotable de recaudación. Craso error por cuanto está abocando a la gente a la economía sumergida y con ellos, a todas sus plantillas de empleados que se quedan en la calle y cobrando prestaciones de un Estado que tarde o temprano, no tendrá para cubrir tanto gasto social.

En este sentido destaca para aquellos que ejercen como sociedades mercantiles la puesta en marcha de una vez por todas (habrá que verlo con el paso del tiempo) del régimen sancionador para aquellos que no cumplan con la obligación anual del depósito de cuentas ante el registro mercantil correspondiente.

Comenzaba la década de los 90 cuando se instauró esta obligación mercantil. Una ardua tarea en aquellos tiempos que requería rellenar unos impresos autocopiativos en papel químico que se atrancaban en la impresora de agujas de la época y que además requerían legitimación notarial de la firma de los administradores que las suscribían. La cosa se fue simplificando con el paso de los años, la informática mejoró e incluso se suprimió la legitimación de firmas, aunque ello no es óbice para que cada año, se queden cientos de miles de empresas sin cumplir con dicha obligación.

Dado que se ha sancionado ocasionalmente y sólo a grandes corporaciones por dicha dejadez, nuestras mentes pensantes han visto en esta deficiencia, una nueva vía recaudatoria para ajustar cuentas con aquellos que por un motivo o por otro, no cumplen con la normativa en este sentido.

Esta plaga ha llegado para quedarse y no piensen que las sanciones serán baratas, sin olvidar que los que velarán por su cumplimiento y sancionarán serán en esta ocasión los propios registros mercantiles, cuyo personal y medios es bastante más numeroso que el del propio ICAC.

Nuestro querido Gobierno ha querido dar una vuelta de tuerca más al tema para incluir una disposición adicional en la aprobación del Reglamento de la Ley de Auditoría de cuentas publicado el mes pasado. El texto es el siguiente:

Real Decreto 2/2021, de 12 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley 22/2015, de 20 de julio, de Auditoría de Cuentas.

Disposición 1351 del BOE núm. 26 de 2021

"Disposición adicional undécima. Régimen sancionador del incumplimiento de la obligación de depósito de cuentas.

  1. El plazo total para resolver y notificar la resolución en el procedimiento sancionador regulado en el artículo 283 del texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, será de seis meses a contar desde la adopción por el Presidente del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas del acuerdo de incoación, sin perjuicio de la suspensión del procedimiento y de la posible ampliación de dicho plazo total y de los parciales previstos para los distintos trámites del procedimiento, según lo establecido en los artículos 22, 23 y 32 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre.
  2. Los criterios para determinar el importe de la sanción, de conformidad con los límites establecidos en el artículo 283 del texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, serán los siguientes:
    1. La sanción será del 0,5 por mil del importe total de las partidas de activo, más el 0,5 por mil de la cifra de ventas de la entidad incluida en la última declaración presentada ante la Administración Tributaria, cuyo original deberá aportarse en la tramitación del procedimiento.
    2. En caso de no aportar la declaración tributaria citada en la letra anterior, la sanción se establecerá en el 2 por ciento del capital social según los datos obrantes en el Registro Mercantil.
    3. En caso de que se aporte la declaración tributaria, y el resultado de aplicar los mencionados porcentajes a la suma de las partidas del activo y ventas fuera mayor que el 2 por ciento del capital social, se cuantificará la sanción en este último reducido en un 10 por ciento".

Queda claro que, si Moises trató de aniquilar al pueblo egipcio con sus plagas, la supervivencia de nuestro tejido empresarial depende muy mucho de las políticas gubernamentales que se lleven a cabo en estos cruciales momentos. Y mucho me temo que, si seguimos por este camino, el perro morirá subsidiado, escuálido y lleno de pulgas, ya que plaga tras plaga, se habrán bebido su sangre a beneficio propio. Tiempo al tiempo.

Dónde estamos

Geolit, Parque Científico y Tecnológico
Edificio Software DELSOL · 23620
Mengíbar · Jaén

Centralita: 953 22 79 33
Comercial: 953 21 41 00

Área Comercial

  • Programa de facturación
  • Programa de contabilidad
  • Programa de nóminas
  • Programa de facturación en la nube
  • Programa de contabilidad en la nube
  • Ley antifraude
  • Comparativa software de gestión
  • Distribuidores
  • Colaboradores
  • Asesorías y Despachos Profesionales
  • Preguntas frecuentes

Atención al Cliente

  • Soporte técnico
  • Zona Privada
  • Utilidades

Software DELSOL

  • Acerca de Software DELSOL
  • Descárgalo gratis
  • Desarrolladores
  • Responsabilidad Social
  • Trabaja con nosotros
  • Resultados encuestas 2021
  • Boletín DELSOL
  • Artículos destacados
  • Contacto

Políticas

  • Política de Gestión
  • Política de Privacidad
  • Política de Seguridad
  • Términos de Uso Generales
  • Condiciones Generales de Contratación
  • Condiciones Generales de Contratación Nube
  • Política de Cookies
Idioma
  • eses
  • caca
  • linkedin
  • youtube
Software DELSOL, S.A. utiliza cookies propias y de terceros con finalidad analítica y de marketing. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en el botón "Configurar".