Ebitda

por Software DELSOL

El índice ebitda (Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation and Amortization o beneficios antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones), se creó para medir la capacidad de una empresa de ser rentable.

¿Qué es?

Como su nombre indica, el ebitda se calcula eliminando los gastos que no son, según se considere, propios de la explotación, por lo que, a partir del resultado contable (Pérdidas o Ganancias) deberemos restar:

  • Los intereses y demás gastos financieros de la explotación, además de no tener en cuenta la amortización del capital principal de financiación ajena.
  • Los impuestos de todo tipo, no sólo el Impuesto de Sociedades sino cualquier otro que deba soportar la empresa.
  • Las depreciaciones, deterioros o cualquier pérdida de valor de los activos de la empresa por cualquier motivo y de cualquier naturaleza.
  • Las amortizaciones y todo tipo de periodificación de gastos.
  • Cualquier partida no perteneciente a la actividad principal, por ejemplo, una empresa que se dedique a fabricar prendas de ropa no incluirá, en este índice, los resultados de la venta de un piso porque no se dedica a vender pisos y estos resultados no indican la marcha de la actividad.

Así pues, el ebitda nos da información sobre el funcionamiento del negocio en el día a día computando, exclusivamente, los ingresos y los gastos ordinarios de la actividad productiva concreta; la idea es obtener información sobre el funcionamiento puro de la empresa, de los resultados que obtiene en el núcleo puro de su actividad.

La aparición de este índice responde a la política, llevada a cabo en los últimos años del Siglo XX, de compra de unas empresas por otras en el sector tecnológico en base a fuertes apalancamientos, es decir, utilizando recursos económicos ajenos.

Precisamente lo que pretende el índice ebitda es prescindir de las consecuencias de, entre otros, un fuerte apalancamiento.

El apalancamiento y otros factores a eliminar

En términos financieros hablamos de apalancamiento para referirnos a la utilización de fondos ajenos para realizar compras o inversiones en nuestra actividad productiva.

Esos fondos ajenos pueden proceder de una entidad financiera (un préstamo o crédito de cualquier tipo), de la colaboración del mercado (por ejemplo, a través de la emisión de obligaciones o a través del crowdfunding) o de otras fuentes como, por ejemplo, la recepción de subvenciones que no sean a fondo perdido.

Por un lado, la utilización de capital ajeno tiene un coste ya que deberemos, además de devolverlo, pagar sus gastos financieros (intereses y comisiones) lo que supone una disminución del resultado de la operación principal (si compramos un activo que nos produce, en determinado periodo, un beneficio de 100 y tenemos que pagar de gastos financieros de esa operación 10 el beneficio que obtenemos es de 90).

Por otro lado, también tiene un riesgo ya que, si la operación que hemos financiado con recursos económicos ajenos sale mal, podríamos llegar a ser insolventes ya que hay que seguir devolviendo el dinero, salga bien o mal.

La idea del ebitda es eliminar este parámetro porque, cuando una empresa adquiere un negocio a base de apalancamiento, se entiende que está creando una economía de escala que, con el desarrollo del negocio, va a compensar los posibles efectos negativos del endeudamiento.

El mismo criterio, y por las mismas razones, se aplica a las depreciaciones y amortizaciones y a los gastos fiscales que no forman, según este índice, parte del negocio.

Utilización del ebitda

Como todos los índices económicos sobre una actividad, el ebitda puede ser utilizado para comparar; bien para comparar los propios resultados de una misma empresa en momentos diferentes de su actividad o para comparar el funcionamiento de una empresa con otra.

En realidad, lo que nos está diciendo es la eficacia operativa de la actividad a la que se aplica.

Al prescindir de factores que, aunque sean esenciales para el negocio, no inciden directamente en la producción como son la financiación ajena, las cargas fiscales o las inversiones productivas, lo que nos está diciendo es cual es la eficacia en el desarrollo de dicho negocio como tal, además de poder comparar distintas empresas, aunque tengan elementos a su favor no computables como un mejor tratamiento fiscal o una financiación más barata.

Esta comparación es útil para el diseño del modelo de producción.

En cualquier caso, debemos tener muy claro para qué no debemos utilizar el ebitda porque nos daría una información falsa:

  • No sirve para informar sobre los flujos de tesorería ya que no tiene en cuenta movimientos como el pago de inversiones, de gastos financieros ni fiscales ni los cálculos de capital trabajo. Sería muy peligroso fiarnos de este índice para tomar decisiones sobre la política financiera de la empresa porque la información no está diseñada para eso.

Tampoco podemos utilizarlo para conocer la viabilidad o rentabilidad del negocio porque no nos da información real sobre los costes de producción.

Nuevo comentario

Software DELSOL se compromete con la privacidad de tus datos.

Te explicamos de manera resumida cómo trataremos tus datos personales.

¿Quién es el Responsable del tratamiento de tus datos?

Software del Sol, S.A., con NIF número A-11682879 y domicilio en Geolit, P. Tecnológico. C/ Las Villas 9. 23620. Mengíbar (Jaén). Dirección de correo electrónico: info@sdelsol.com.

¿Con qué finalidad tratamos tus datos personales?

Tratamos la información que nos facilitas con el fin de enviarte información, promoción y publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio (postal, email o teléfono). Tranquilo, no te abrumaremos con demasiada información.

¿Por cuánto tiempo conservamos tus datos?

Los datos personales que nos proporciones se conservarán mientras se mantenga la relación comercial y/o no solicites la supresión de los mismos.

¿Cuál es la legitimación para el tratamiento de tus datos?

La base legal para el tratamiento de tus datos está basada en el consentimiento que te solicitamos al recabar esos datos y/o en la necesidad de contar con los mismos para procesar tus pedidos y cumplir con los compromisos que adquirimos contigo por contrato.

¿Comunicaremos tus datos a terceros?

No, a menos que la ley nos obligue.

¿Cuáles son tus derechos cuando nos facilitas tus datos?

Tienes derecho a obtener confirmación sobre si en Software del Sol, S.A. estamos tratando tus datos personales, por tanto, tienes derecho a acceder a tus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.

Si quieres conocer con más detalle cómo tratamos tus datos consulta nuestra Política de Privacidad.

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web, le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación. Recuerda que puedes modificar esta configuración.