Gasto

por Software DELSOL

El gasto se produce cuando destinamos recursos económicos para conseguir bienes y servicios que satisfacen nuestras necesidades.

Por lo tanto, es algo que hacemos todos, gastar, desde comprar el pan o pagar el recibo de la luz hasta comprarnos un coche o un televisor.

Es muy frecuente que, a la palabra gasto, se añada un adjetivo que va a definir aún más lo que estamos diciendo, así algunos ejemplos serían:

  • Gasto común u ordinario, como hacer la compra o pagar el recibo del teléfono.
  • Gasto extraordinario, como irnos de vacaciones o pagar la operación de nuestro perro.
  • Gasto suntuario, no es esencial pero nos damos un capricho, como salir a comer por ahí o comprarnos un coche que nos gusta.

El gasto en las empresas

Los negocios, sean personas físicas o sociedades, también gastan, lo hacen constantemente.

Esos gastos de la empresa tienen muchas consecuencias en muchos aspectos, desde darnos los resultados económicos del negocio hasta calcular el pago de los impuestos.

El resultado o beneficio empresarial se calcula restando los gastos a los ingresos, así que saber en qué consisten los gastos es importante para calcular y/o comprender nuestra cuenta de resultados.

Tanto si utilizamos la contabilidad de sociedades como si somos personas físicas con un pequeño negocio y utilizamos sistemas más sencillos para calcular nuestros resultados, los gastos que vamos a tener en cuenta son los gastos necesarios para la producción de ingresos.

Por lo tanto, si vendemos calcetines los gastos serán la compra de género para vender (de calcetines), el alquiler del local, los suministros como la luz y, si tenemos a alguien contratado vendiendolos, los sueldos del personal; pero no serán gastos otros que no corresponden al negocio como si nos tomamos un refresco o si hacemos una donación; estos no son gastos de nuestro negocio.

En la contabilidad, los gastos y compras aparecen en las cuentas del grupo (6); están estructurados por orden y por su naturaleza y son:

  • Compras: hablamos de comprar cosas que necesitamos para el negocio; pueden ser mercaderías ya terminadas, materias primas para fabricar nuestro producto u otros aprovisionamientos que necesitemos. En este capítulo deberemos restar al gasto los descuentos o “rappels” que nos hagan y, obviamente, las devoluciones de compras.
  • Variación de existencias al terminar el ejercicio hacemos inventario de nuestro almacén y si lo que tenemos en él es de menor valor que al principio del ejercicio, la diferencia se considera un gasto.
  • Servicios exteriores aquí incluimos todos los gastos que tengamos por actividades realizadas por otras personas para nuestro negocio como los servicios profesionales, gastos de investigación y desarrollo, alquileres, trabajos de reparación y conservación, transportes, seguros, publicidad, servicios bancarios, etc.
  • Tributos incluye el Impuesto de Sociedades y los demás tributos que pagamos a nuestro cargo.
  • Gastos de personal como salarios y cuotas de la seguridad social.
  • Otros gastos de gestión pérdidas del negocio que no están previstas en otros lugares.
  • Gastos financieros incluye no sólo los intereses por deudas de todo tipo sino también las variaciones de valor de los instrumentos financieros y otros como la variación de provisiones.
  • Pérdidas procedentes de activos no corrientes y gastos excepcionales son las producidas por nuestro inmovilizado (material e inmaterial) y otras excepcionales.
  • Amortizaciones cuando hacemos una inversión en bienes que nos van a prestar servicio a medio o largo plazo no computamos todo el gasto en el momento de su compra sino que lo periodificamos mediante la amortización, que consiste en ir computando el gasto a lo largo de su vida útil.
  • Pérdidas por deterioros y otras dotaciones consisten en el gasto que nos supone la disminución de valor de nuestros activos por la razón que sea (por circunstancias del mercado o porque se han estropeado, por ejemplo).

Diferencia entre gasto e inversión

Son dos conceptos diferentes, aunque no son incompatibles.

Mientras el gasto, como acabamos de ver, consiste en destinar dinero a cubrir una necesidad, la inversión consiste en destinar dinero a adquirir bienes que nos van a producir rendimientos a medio o largo plazo.

Así, si compramos tinta para el tóner de la impresora eso es un gasto, pero si compramos un local para instalar en él nuestra tienda eso es una inversión.

Una inversión puede ser, a la vez, un gasto o no serlo:

  • Si realizamos una inversión consistente en comprar activos financieros como acciones de otra empresa, obligaciones o bonos, fondos de inversión o similar no se produce ningún gasto; se producirá una ganancia o pérdida patrimonial según nos resulte la operación, pero nada más.
  • Si, como hemos puesto de ejemplo antes, compramos un local para poner nuestra tienda también es una inversión, ya que estamos comprando algo que nos va a prestar servicio durante varios años y que, además, podemos esperar que se incremente su valor a lo largo del tiempo y nos produzca un beneficio. Pero también es un gasto que vamos a poder imputarnos año tras año mediante la amortización.

En el caso de una persona particular, que no sea una empresa, hablaremos de gasto si se compra un piso para vivir en él y de inversión si compra un piso sólo para especular porque piensa que va a subir de precio y, por tanto, que podrá revenderlo con un beneficio.

Diferencia entre gasto y pago

Son dos conceptos completamente diferentes.

El pago consiste en entregar dinero (u otra cosa) a otro para cumplir con una deuda que tenemos con él.

El gasto es destinar dinero a cubrir una necesidad, destinarlo que no entregarlo. Podemos gastar en algo en un momento dado y realizar el pago en otro momento diferente (anterior o posterior) o no pagarlo (en cuyo caso tendremos una deuda) o pagarlo mediante compensación de algo que nos deben.

Nuevo comentario

Software DELSOL se compromete con la privacidad de tus datos.

Te explicamos de manera resumida cómo trataremos tus datos personales.

¿Quién es el Responsable del tratamiento de tus datos?

Software del Sol, S.A., con NIF número A-11682879 y domicilio en Geolit, P. Tecnológico. C/ Las Villas 9. 23620. Mengíbar (Jaén). Dirección de correo electrónico: info@sdelsol.com.

¿Con qué finalidad tratamos tus datos personales?

Tratamos la información que nos facilitas con el fin de enviarte información, promoción y publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio (postal, email o teléfono). Tranquilo, no te abrumaremos con demasiada información.

¿Por cuánto tiempo conservamos tus datos?

Los datos personales que nos proporciones se conservarán mientras se mantenga la relación comercial y/o no solicites la supresión de los mismos.

¿Cuál es la legitimación para el tratamiento de tus datos?

La base legal para el tratamiento de tus datos está basada en el consentimiento que te solicitamos al recabar esos datos y/o en la necesidad de contar con los mismos para procesar tus pedidos y cumplir con los compromisos que adquirimos contigo por contrato.

¿Comunicaremos tus datos a terceros?

No, a menos que la ley nos obligue.

¿Cuáles son tus derechos cuando nos facilitas tus datos?

Tienes derecho a obtener confirmación sobre si en Software del Sol, S.A. estamos tratando tus datos personales, por tanto, tienes derecho a acceder a tus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.

Si quieres conocer con más detalle cómo tratamos tus datos consulta nuestra Política de Privacidad.

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web, le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación. Recuerda que puedes modificar esta configuración.