Deflación

por Software DELSOL

El diccionario de la Real Academia Española define deflación como descenso del nivel general de precios.

Lo primero que tenemos que decir es que la evolución de los precios es un indicador macroeconómico, es decir, que afecta a la evolución de la economía del país en su conjunto y no, de manera directa, a personas, familias empresas.

Siguiendo la definición de la RAE, para que exista deflación el descenso de precios debe ser general, no hay deflación si bajan determinados precios y otros no y, en su conjunto, no bajan.

Por ejemplo, si baja el precio de los coches y también el precio de la gasolina por la razón que sea, pero esta bajada no afecta a otros bienes de producción y consumo y, hallando la media, los precios suben, no hay deflación.

El criterio económico, fijado por el Fondo Monetario Internacional, es que para hablar de deflación la bajada de precios debe ser mantenida en el tiempo, sólo podemos considerar que existe si se mantiene la bajada generalizada de precios, al menos, durante dos semestres.

El Índice de Precios al Consumo (IPC)

El IPC se elabora valorando la evolución de los precios de determinados bienes preseleccionados (con criterios de utilizar los bienes más representativos para dar la información sobre precios en general; la llamada cesta), para ello se hace una encuesta entre consumidores sobre lo que compran y a qué precios comparando estos datos respecto de la encuesta anterior lo que nos dará un porcentaje sobre la evolución de los precios.

En España esta labor la desarrolla el Instituto Nacional de Estadística (organismo público autónomo dependiente del Ministerio de Economía) que realiza esta encuesta de manera mensual y publica los resultados obtenidos tanto en cifras generales como por sectores productivos.

Causas y efectos de la deflación

Hemos reunido en un mismo capítulo las causas y los efectos de la deflación porque, como se verá, la deflación produce un circulo vicioso en el que las los efectos acaban siendo, también, sus causas.

A este respecto, lo primero que hay que señalar es que la existencia de deflación es una noticia espantosa para la economía del país o territorio que la sufre ya que produce pobreza y paro.

Solo hay dos motivos para que aparezca esta bajada general de precios: un exceso en la oferta o una escasez en la demanda. Las dos causas crean la misma situación, la existencia de productos a la venta en el mercado en cantidad muy superior a lo que los consumidores van a poder o querer comprar.

El exceso en la oferta se produce cuando se fabrican y ponen a la venta productos en cantidad superior a la demanda de los consumidores; esto puede ocurrir por diversas causas:

  • En productos agrícolas, por ejemplo, una muy buena cosecha pone en el mercado una gran cantidad de este tipo de productos; supongamos que un año concreto ha habido una producción enorme de tomates, eso va a significar que se pondrá en el mercado una cantidad mucho más grande de tomates de la habitual en otros años que, normalmente, va a estar por encima de lo que los consumidores necesitan, quieren o pueden comprar por lo que muchos tomates se quedarán sin vender y acabarán estropeándose. Para solucionar esto lo que se hace es bajar el precio de los tomates para facilitar su venta, pero esta bajada de precios, llegados a ciertos niveles, puede afectar a la explotación agrícola que los cultiva llegando, incluso, a dejar de ser rentable el cultivo de tomates.
  • En otro tipo de productos, industriales, comerciales o de servicios, las empresas pueden caer en un exceso de producción por muchos motivos, por un exceso de competencia entre empresas, por un cambio de ciclo económico no previsto o por otras causas. Las consecuencias son las mismas, el exceso de oferta de esos productos en un mercado que no puede asumirlos provoca que no se van a vender y, para solucionarlos, las empresas van a tener que bajar sus precios de venta, lo que va a afectar a sus resultados económicos y a la rentabilidad de su actividad.

La caída de la demanda o insuficiencia generalizada de la demanda se produce cuando los consumidores no quieren o no pueden comprar los productos en la cantidad que el mercado los oferta.

La consecuencia es que el mercado va a bajar los precios de esos productos para intentar venderlos más fácilmente lo que, llegado a ciertos extremos, puede afectar a la capacidad productiva de las empresas.

Como vemos, tanto el exceso en la oferta como la insuficiencia de la demanda producen una bajada de precios de los productos (es decir, deflación) como intento de solucionar el problema de que los productos no se venden pero, lejos de solucionarlo, el problema se va agravando con el tiempo.

Si los precios bajan las empresas reciben menos dinero por sus productos y servicios lo que hace que sean menos rentables. Esta baja de la rentabilidad va a provocar que algunas desaparezcan, dejando en el paro a sus trabajadores, y que otras deban reducir costes entre los que están los costes laborales: van a despedir trabajadores, creando también paro, y a reducir, dentro de sus posibilidades legales, la retribución de los trabajadores que sigan en la empresa.

De esta manera los trabajadores van a tener ingresos menores o a no tener ingresos (si están en el paro) con lo que su capacidad de compra en el mercado será menor y la demanda seguirá bajando, con lo que la bajada de precios se agudizará y así sucesivamente, lo que hemos dicho, un círculo vicioso.

También puede ocurrir que las empresas bajen el precio de los productos para competir en los mercados exteriores, en la exportación, para lo que tendrán que abaratar sus costes de producción de la misma manera que hemos descrito en el párrafo anterior. Esto supone que los trabajadores de esas empresas obtengan ingresos menores y tengan, por tanto, menor poder adquisitivo. Con ello las empresas podrán vender fuera en buenas condiciones, pero dentro de su país van a vender mucho menos.

Medidas para combatir la deflación

Siendo, como hemos visto, un grave problema la deflación y hablando de un indicador macroeconómico, la solución a esta situación debe venir de los gobiernos de los estados afectados, así como de las instituciones económicas supranacionales e internacionales.

Sin embargo, las medidas a adoptar no son fáciles ni todo el mundo está de acuerdo en su implementación y eficacia. Todas ellas van encaminadas a lo mismo, poner dinero en el bolsillo de los consumidores para que puedan comprar.

La primera medida es la bajada de impuestos ya que, al pagar menos al Estado, el consumidor tiene más dinero y puede consumir más.

El problema de la bajada fiscal es que su diseño debe ser perfecto para no producir efectos aún peores de los que quiere solucionar; si no se hace bien puede producir una bajada en los ingresos del Estado lo que acabará afectando a otro tipo de políticas y/o produciendo un exceso de endeudamiento público que puede ser aún peor.

Otra medida posible es el aumento del gasto público (lo que se ha venido llamando una política keynesiana). Si las entidades públicas realizan gastos como obras públicas, van a dar trabajo a trabajadores en paro que tendrán, de esta manera, ingresos y podrán consumir (lo que Keynes llamó efecto multiplicador de la demanda agregada).

No todo el mundo está de acuerdo con esto. Ya se utilizó en tiempos de Roosevelt durante la crisis de 1929, durante muchos años, y no pasó de ser un “paño caliente” que no solucionó el problema.

También se puede combatir mediante políticas monetarias; si se consigue aumentar la oferta de dinero en el mercado y/o disminuir su precio (los tipos de interés) se incentivan las inversiones y el consumo. Para esto los bancos centrales pueden, en muchas ocasiones, poner en el mercado cantidades exorbitantes de dinero.

Un último recurso que tienen los estados sería la devaluación de la moneda que no deja de ser una especie de impuesto indirecto ya que todos los que tengan dinero en esa moneda van a tener, en realidad, menos dinero.

Nuevo comentario
Política de Privacidad

Software del Sol S. A, sociedad inscrita en el Registro Mercantil de Jaén. Tomo 150, Folio 160, Hoja J-4552, Inscripción 8ª y CIF A-11682879, se compromete a garantizar la seguridad y confidencialidad de los datos de carácter personal facilitados por sus clientes de acuerdo con las leyes de protección de datos y privacidad.

Te aconsejamos que dediques unos minutos a leer esta Política de Privacidad y que lo hagas cada vez que visites nuestra página Web, para ayudarte a entender cómo recopilamos, empleamos, tratamos y protegemos tus datos personales.

De conformidad con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD) y en la normativa de desarrollo, el cliente queda informado y presta su consentimiento a la incorporación de sus datos a los ficheros automatizados existentes en Software del Sol, S. A. y al tratamiento automatizado de los mismos, incluyendo aquellos a los que esta empresa pueda tener acceso como consecuencia de su navegación por esta página web, para las finalidades de realización de estadísticas, envío de comunicaciones comerciales, comercialización de productos y servicios, mantenimiento y gestión de la relación contractual con Software del Sol, S.A., así como envíos de artículos, ibooks o enlaces con información generada por esta empresa y relacionada con sus productos y servicios que se consideren que puedan ser de su interés. Estos datos personales están siendo tratados e incorporados a los correspondientes ficheros automatizados, que están debidamente inscritos en el Registro General de la Agencia Española de Protección de Datos.

Si no está de acuerdo con esta Política de privacidad, le pedimos que abandone nuestra página Web.

Recopilación de datos personales

Con objeto de responder a tus preguntas, satisfacer tus peticiones o procesar tus pedidos, puede ser necesario solicitar datos personales tales como, entre otros, tu nombre, domicilio, dirección de correo electrónico y número de teléfono. De la misma forma, cuando utilizas nuestros productos o servicios en plataformas Web 2.0 (como pueden ser Facebook, Twitter u otras redes sociales) nos das acceso a estos datos a través de tu perfil. Si encargas un producto, solicitas un servicio o envías contenidos a este sitio Web, es posible que tengamos que ponernos en contacto contigo para conocer los datos adicionales necesarios para procesar o satisfacer tu encargo y/o petición. No obstante, a menos que así lo exija la legislación aplicable, no facilitaremos esa información a terceras partes sin tu permiso.

Acceso a tus datos

La política de privacidad de Software del Sol, S. A. te asegura, en todo caso, el ejercicio de los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, en los términos establecidos en la legislación vigente. Puedes ejercitar estos derechos dirigiendo un escrito a Software del Sol, S. A:, Geolit, Parque Científico y Tecnológico - Edificio Software DELSOL - 23620 Mengíbar – Jaén, o bien enviando un correo electrónico a calidad@sdelsol.com.

Nuestro compromiso en materia de privacidad

Para garantizar la seguridad de tus datos de carácter personal, comunicamos nuestras directrices en materia de privacidad y seguridad a todos nuestros empleados y adoptamos las medidas correspondientes para proteger la privacidad dentro de la empresa.

Mantenimiento de la Política de Privacidad

Software del Sol, S. A. se reserva el derecho a enmendar o modificar esta Política de Privacidad en cualquier momento y/o en respuesta a los cambios que afecten a la legislación aplicable en materia de privacidad y protección de datos.

Si por cualquier causa decidiéramos utilizar la información personal e identificable de manera diferente a la establecida hasta ahora, te lo notificaríamos vía correo electrónico. Tendrás la posibilidad de autorizarnos o no, a utilizar esta información de manera diferente. Utilizaremos la información de acuerdo con la política de privacidad bajo la que recogimos la información.

Cookies y otras tecnologías

Al navegar por nuestra página Web, podremos recabar cierta información como, versión del navegador, dirección IP, sistema operativo, proveedor de internet, número de accesos, fecha/hora, etc. Recopilamos estos datos con la intención de administrar nuestra Web, así como para conocer la conducta de nuestros clientes y poder personalizar los productos y/o servicios que ofrecer a los mismos. Todos los datos que de alguna manera puedan servir para identificarte y que por tanto, se consideren datos de carácter personal, serán tratados como tales por Software del Sol, S. A.

En algunos de nuestros mensajes de correo electrónico podremos utilizar un enlace personalizado, vinculado a la Web de Software del Sol, S. A.. Al hacer clic en alguno de estos enlaces, el cliente pasa directamente a la página de destino dentro de nuestra Web. En este sentido podremos hacer un seguimiento en nuestra Web de los clics recibidos, para determinar los intereses sobre temas específicos y valorar la eficacia de nuestras comunicaciones a clientes. Si no quieres que realicemos ese seguimiento, no hagas clic en los vínculos textuales o gráficos incluidos en los mensajes de correo electrónico.

Los pixel tags nos permiten enviar mensajes de correo electrónico en un formato legible por los clientes y saber si el mensaje ha sido abierto. Podremos utilizar estos datos para reducir o eliminar los mensajes enviados a clientes. Para obtener más información le recomendamos que revise nuestra política de cookies.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web, le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación. Recuerda que puedes modificar esta configuración.