Popups o ventanas emergentes

por Software DELSOL

Una ventana emergente es un sistema de publicidad que consiste en abrir en nuestro navegador, por encima del sitio que estamos visitando en ese momento, una ventana en la que aparece información publicitaria sobre un producto o servicio que es lo que se quiere promocionar.

Es un sistema de publicidad muy agresivo y que los destinatarios suelen considerar como tremendamente molesto (sobre todo cuando se abusa de él como algunas páginas web que llegan a bombardearnos con un sinfín de ventanas emergentes), ya que les impide continuar con la navegación que estaban realizando durante unos momentos bloqueando lo que estamos haciendo.

Aunque la ventana emergente suele tener un icono para poder cerrarla, que suele estar en la parte superior derecha, no siempre es fácil de encontrar y contiene, también, “trampas”, sitios donde, si pulsamos, nos suscribimos o compramos cosas que no deseamos y que ni siquiera sabemos lo que estamos haciendo.

Por lo tanto, normalmente estamos hablando de spam.

Además, debemos tener cuidado porque no siempre son inocente publicidad, existen algunas ventanas emergentes que son software malicioso y que podrían, incluso, contagiar un virus a nuestro equipo.

Para el dueño de la página donde aparece la ventana no parece una buena idea permitir que se incluyan en la página ventanas emergentes porque producen el efecto de que los visitantes que están intentando acceder a nuestra página se cansen y la cierren y busquen esa misma información en otro lugar.

Sin embargo, el hecho de que, a pesar de todo lo que acabamos de decir, se siga utilizando este tipo de publicidad significa que tiene el suficiente nivel de eficacia para ello. Nos están obligando a ver el anuncio y eso acaba significando, aunque resulte normalmente irritante para el destinatario, que estamos viendo la marca y que algún porcentaje de los destinatarios van a ser inducidos, indudablemente, a la compra por este tipo de publicidad.

Otro problema de índole jurídica pero, también, moral es que para elegir que tipo de publicidad nos llega a través de este tipo de ventanas el publicista utiliza información sobre nosotros, sobre nuestras costumbres en internet y, también, fuera de internet que ha obtenido a través de los navegadores y las redes sociales y de nuestro teléfono móvil, es decir, está utilizando a de manera ilegal, y también inmoral, información personal de los consumidores.

Esto puede suceder hoy por el big data, es decir, por la capacidad que existe hoy en día, a través de algoritmos, de gestionar y utilizar cantidades inimaginables de información.

En este ámbito debemos hablar de las cookies, ficheros que el sitio web que estamos visitando tiene para registrar información sobre nuestra actividad en él; tales ficheros pueden ser utilizados para la generación de publicidad personalizada. No pueden utilizarse estas informaciones salvo que el destinatario haya consentido dicha utilización, por lo que cuando nos preguntan si aceptamos la política de cookies de la página y decimos que sí estamos consintiendo que utilicen la información que allí tienen sobre nosotros para enviarnos publicidad.

La Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal limita y regula cómo se pueden utilizar este tipo de datos.

Además de todo lo dicho, tanto la legislación europea (la Directiva 2000/31/CE, de 8 de junio, sobre el comercio electrónico) como la nacional, en especial la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico y su desarrollo en el RD 1163/2005 (que crea el distintivo público de confianza en línea), de 30 de septiembre, amparan y promueven el establecimiento de códigos de conducta y de autorregulación del mercado publicitario en defensa de los consumidores y, específicamente, en la publicidad que se realiza a través de internet.

En este ámbito AUTOCONTROL (Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial) y ADIGITAL (Asociación Española de la Economía Digital) han creado, en el año 2003, la asociación denominada CONFIANZA ONLINE para regular la publicidad electrónica y crear confianza en los consumidores en este tipo de publicidad.

Esta asociación obliga, a las empresas publicitarias que se quieran adherir, al cumplimiento de un código ético y les da un sello de calidad que acredita que asumen dicho código ético. Asimismo crea un sistema arbitral para la resolución extrajudicial de los desacuerdos.

Bloqueo de ventanas emergentes

Como hemos visto, la ventana emergente de publicidad surge por iniciativa del sitio web que estamos visitando.

La mayoría de los navegadores tienen herramientas para bloquear estas ventanas emergentes en las que evitan su apertura y nos avisan de que hay una ventana emergente bloqueada y que no se va a abrir. Vamos a hablar aquí de los navegadores más habituales pero los demás también suelen tener esta herramienta.

Si, a pesar del bloqueo, sigue apareciendo alguna ventana emergente debemos tener cuidado porque, probablemente, es software macilioso.

En internet explorer debemos acudir a herramientas, elegir bloqueador de elementos emergentes y allí tendremos dos opciones: desactivar o activar el bloqueo.

Si entramos en activar el bloqueo se abrirá un nuevo menú para configurar el bloqueador. Aquí podemos mantener el bloqueo para todos los sitios o elegir determinados sitios a los que si les vamos a permitir que abran este tipo de ventanas.

También deberemos elegir un nivel de filtro, si elegimos el alto se bloquearán totalmente.

En Chrome el navegador ya viene, por defecto, con el bloqueo activado de ventanas emergentes. En el menú configuración avanzada configuración de contenido ventanas emergentes podemos permitir a determinados destinos web que abran ventanas emergentes.

En el teléfono con sistema Android deberemos hacerlo a través de Chrome con el mismo camino que acabamos de describir.

En Mozilla Firefox las podemos bloquear en menú, opciones, privacidad y seguridad, permisos, bloquear ventanas emergentes. Aquí también podemos incluir excepciones.

Nuevo comentario

Software DELSOL se compromete con la privacidad de tus datos.

Te explicamos de manera resumida cómo trataremos tus datos personales.

¿Quién es el Responsable del tratamiento de tus datos?

Software del Sol, S.A., con NIF número A-11682879 y domicilio en Geolit, P. Tecnológico. C/ Las Villas 9. 23620. Mengíbar (Jaén). Dirección de correo electrónico: info@sdelsol.com.

¿Con qué finalidad tratamos tus datos personales?

Tratamos la información que nos facilitas con el fin de enviarte información, promoción y publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio (postal, email o teléfono). Tranquilo, no te abrumaremos con demasiada información.

¿Por cuánto tiempo conservamos tus datos?

Los datos personales que nos proporciones se conservarán mientras se mantenga la relación comercial y/o no solicites la supresión de los mismos.

¿Cuál es la legitimación para el tratamiento de tus datos?

La base legal para el tratamiento de tus datos está basada en el consentimiento que te solicitamos al recabar esos datos y/o en la necesidad de contar con los mismos para procesar tus pedidos y cumplir con los compromisos que adquirimos contigo por contrato.

¿Comunicaremos tus datos a terceros?

No, a menos que la ley nos obligue.

¿Cuáles son tus derechos cuando nos facilitas tus datos?

Tienes derecho a obtener confirmación sobre si en Software del Sol, S.A. estamos tratando tus datos personales, por tanto, tienes derecho a acceder a tus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.

Si quieres conocer con más detalle cómo tratamos tus datos consulta nuestra Política de Privacidad.

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web, le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación. Recuerda que puedes modificar esta configuración.