Tipo de cambio

por Software DELSOL

El tipo de cambio es un indicador económico que nos dice el valor de nuestra moneda o divisa en relación con otras divisas o, dicho de otro modo, qué cantidad de esas otras divisas necesitamos para comprar o hacer un pago en la nuestra o viceversa.

Cómo aparece el tipo de cambio

Desde la antigüedad hasta el Siglo XIX el valor de una moneda residía en su contenido físico en metales preciosos (plata u oro, sobre todo) de manera que una moneda era una pieza de metal y su valor era el del metal que contenía, con independencia de que estuviera “acuñada” figurando en ella los símbolos y nombre de quién la había fabricado (normalmente un rey o una ciudad).

Ha existido, también, desde la Grecia Clásica el “dinero de vellón”: cuando no se disponía de plata u oro en cantidad suficiente para acuñar monedas se acuñaban de otro metal (normalmente cobre o bronce) con un porcentaje pequeño de plata (un 10 ó 15%, por ejemplo) utilizándose para hacer transacciones locales ya que este dinero no solía ser aceptado con facilidad fuera de su ámbito.

Esto no significa que no hubiera mercado de divisas o monedas de referencia; en la Edad Moderna, por ejemplo, existía una referencia a las divisas de los distintos territorios en determinadas ciudades alemanas y existían, además, divisas de referencia como el Tálero del Imperio Alemán o el Real de a Ocho Castellano.

Durante este periodo llegó a existir, en China, el dinero en papel (Siglo VI), pero siempre estaba respaldado por reservas en metales preciosos.

A partir del Siglo XVII (en Suecia) y, poco a poco, hasta el Siglo XIX va apareciendo el llamado dinero fiduciario que es aquél que no está respaldado por metales.

En este nuevo sistema, que es el que existe hoy en día, el dinero ya no está en monedas de metales preciosos sino en símbolos que lo representan como monedas y billetes, asientos bancarios o dinero electrónico cuyo valor no reside en estos soportes sino en el respaldo de una entidad bancaria que es capaz de garantizar dicho valor.

Esta entidad bancaria, normalmente un banco central, respalda el valor de la moneda generando confianza en ella no solo a través de sus reservas (cantidades de oro o de dólares que tiene guardados) sino también de otros indicadores para generar confianza como determinados comportamientos y características de la economía en que se desenvuelve.

Además del banco central otras entidades bancarias como bancos comerciales o cajas de ahorro pueden, también, crear dinero a través del llamado coeficiente de caja por el que, cumpliendo con una cantidad mínima de depósitos en el banco central, pueden conceder a sus clientes crédito mediante meros asientos contables lo que multiplica, en determinados porcentajes, su capacidad de disponer de dinero.

Por lo tanto, el valor de una divisa depende totalmente de la confianza o falta de confianza que genera quién la ha emitido y sus circunstancias y política económica de manera que existen monedas fuertes emitidas por estados económicamente fuertes y sanos y monedas débiles emitidas por estados que no lo son.

Esto fija cual va a ser su comportamiento y, sobre todo, su pérdida de valor en el tiempo o inflación, lo que acabará determinando su precio en el mercado de divisas.

Clasificación de los tipos de cambio

Tipo de cambio fijo

En este caso el cambio de la divisa lo fija el gobierno del Estado que ha emitido la moneda expresado en relación a otra moneda de referencia (normalmente el Dólar). Es propio de economías débiles que no generan la suficiente confianza.

Puede ser:

  • En régimen de convertibilidad es un cambio fijo establecido por Ley, el Estado se compromete a pagar el dinero que emite por lo que debe disponer de reservas en oro o en divisas para garantizar la totalidad del dinero emitido.

Podemos decir que el país que adopta este sistema, en realidad, no tiene moneda porque depende totalmente del valor de referencia.

  • Régimen de tipo fijo el emisor fija un valor con cierto margen (normalmente un 1%) y realiza las acciones necesarias para mantener dicho cambio a través de acciones como compras y ventas de dinero o fijación de los tipos de interés.
  • De bandas horizontales es igual que el anterior pero con márgenes más amplios (un 2%).
  • Móvil también lo fija el gobierno pero no es inamovible sino que se va revisando y ajustando periódicamente según las circunstancias.
  • Con bandas móviles El gobierno fija el tipo de cambio con ciertos márgenes que va ampliando poco a poco para acabar convirtiéndose en un cambio flotante.

Tipo de cambio flotante

En este caso el cambio lo fija el mercado y va cambiando todo el tiempo; puede ser:

  • De flotación limpia el cambio lo determina la oferta y la demanda sin ningún tipo de intervención del Estado.
  • De flotación sucia el cambio lo sigue determinando el mercado, pero el Banco Central emisor realiza actividades de compra y venta de dinero y manejo de los tipos de interés para influir en el mercado.

Cómo funciona el tipo de cambio

El valor que tiene una moneda que fluctúa en cada momento se expresa realizando una división entre el valor dicha moneda y el de otra divisa que llamaremos divisa de cotización.

Normalmente la divisa de cotización que utilizaremos será el Dólar Americano (USD) que está universalmente aceptada como moneda de referencia.

Así, para saber cuando vale, por ejemplo, un Euro (EUR) debemos realizar esta división:

EUR/USD

Que nos dice dicho valor expresando cuántos Dólares Americanos necesitamos para comprar un Euro.

El mercado publica continuamente estos tipos de cambio (tanto respecto del Dólar como respecto de otras monedas que también fluctúen) pero con dos precios diferentes de la moneda afectada:

  • El precio de venta (bid) al que podemos vender esa divisa.
  • El precio de compra (ask) al que la podemos comprar.

El precio de compra siempre será mayor que el de venta porque si no daría lugar a operaciones especulativas.

La diferencia entre ambos precios se conoce como spread y, cuanto menor sea dicha diferencia más líquido es el mercado.

Los operadores financieros que venden y compran deben, al igual que sucede en los mercados de renta fija o variable, realizar antes o después toda la operación completa, es decir, si venden tendrán que acabar comprando y si compran tendrán que acabar vendiendo.

Para realizar operaciones en divisas diferentes de la nuestra deberemos contratar un seguro de cambio que será más caro dependiendo de la volatilidad o no de la divisa en la que operamos.

Nuevo comentario

Software DELSOL se compromete con la privacidad de tus datos.

Te explicamos de manera resumida cómo trataremos tus datos personales.

¿Quién es el Responsable del tratamiento de tus datos?

Software del Sol, S.A., con NIF número A-11682879 y domicilio en Geolit, P. Tecnológico. C/ Las Villas 9. 23620. Mengíbar (Jaén). Dirección de correo electrónico: info@sdelsol.com.

¿Con qué finalidad tratamos tus datos personales?

Tratamos la información que nos facilitas con el fin de enviarte información, promoción y publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio (postal, email o teléfono). Tranquilo, no te abrumaremos con demasiada información.

¿Por cuánto tiempo conservamos tus datos?

Los datos personales que nos proporciones se conservarán mientras se mantenga la relación comercial y/o no solicites la supresión de los mismos.

¿Cuál es la legitimación para el tratamiento de tus datos?

La base legal para el tratamiento de tus datos está basada en el consentimiento que te solicitamos al recabar esos datos y/o en la necesidad de contar con los mismos para procesar tus pedidos y cumplir con los compromisos que adquirimos contigo por contrato.

¿Comunicaremos tus datos a terceros?

No, a menos que la ley nos obligue.

¿Cuáles son tus derechos cuando nos facilitas tus datos?

Tienes derecho a obtener confirmación sobre si en Software del Sol, S.A. estamos tratando tus datos personales, por tanto, tienes derecho a acceder a tus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.

Si quieres conocer con más detalle cómo tratamos tus datos consulta nuestra Política de Privacidad.

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web, le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación. Recuerda que puedes modificar esta configuración.