ContactoZona PrivadaPrecios

¿Cómo montar una lavandería autoservicio?

cenefa
cenefa
  • Facturación Electrónica,
  • Ley Crea y Crece,
  • Ley Antifraude...

No esperes al último momento, adáptate ya

GRATIS con Kit Digital

ME INTERESA
Avatar de Software DELSOL
7 de noviembre de 2022

Los negocios de autolavandería están en auge por su comodidad, su sencillez y la agilidad que suponen para las necesidades de la vida moderna. Si tu espíritu emprendedor vibra ante la idea de montar una lavandería autoservicio, te mostramos los pasos necesarios para empezar a dar forma y poner en funcionamiento este negocio tan particular como moderno.

La lavandería de autoservicio: una buena apuesta

Está claro que una lavandería de autoservicio es un negocio, cuanto menos, original y relativamente fácil de posicionar en el mercado, pero si aún te falta un impulso que te decida del todo, estas son algunas de las ventajas que te ofrece montar tu propia lavandería:

  • No es necesaria una gran inversión inicial.
  • El montaje de las instalaciones es rápido y poco costoso.
  • Su gestión requiere de poco tiempo, pues es automatizada y se centra en el mantenimiento.
  • El beneficio es rápido e inmediato.
  • No se necesita experiencia previa ni titulación.                

Entre las opciones que te ofrece el mercado actual, puedes optar por montar una lavandería propia (lo que suele suponer unos costes iniciales de alrededor de unos 40 000 euros) o inclinarte por una franquicia. Si eliges una franquicia de lavanderías, te resultará aún más fácil cada paso que des, porque estarás asesorado en cuanto a licencias, obras, instalaciones, compra de maquinarias y puesta en marcha, quedando tu puesto limitado a cumplir con las obligaciones del contrato de franquicia que firmes.

Estudios previos al montaje del negocio de autolavandería

Antes de ponerte a comprar lavadoras, debes pararte a analizar una serie de puntos importantes. Asesórate con el mejor equipo posible, aunque te suponga un gasto extra, pues será vital para el éxito posterior de tu negocio y condición necesaria para que tus documentos sean válidos (es necesario que cada proyecto vaya firmado por un técnico cualificado, sea ingeniero o arquitecto técnico). Estos son los puntos clave que debes tener en cuenta antes de empezar con obras y trámites legales.

Proyecto de actividad: Describe las metas y objetivos del servicio, el funcionamiento concreto de las instalaciones, las características del local y su ubicación.

  1. Proyecto de obras, menores o mayores: se anexa al anterior, indicando la entidad de las mismas, la descripción, el presupuesto, la gestión de sus residuos y todos los aspectos secundarios que deriven de su ejecución.
  2. Proyecto eléctrico: recoge el número de potencia eléctrica que debemos contratar, en función del número de máquinas que tengas. Si la potencia implica un número superior a 20 kW, este proyecto es de carácter obligatorio. Si no alcanzamos los 20 kW, solo bastará con un llamado boletín eléctrico, realizado por un electricista.
  3. Proyecto de instalación de gas: será necesario si vamos a instalar gas ciudad y también dependiendo de la potencia del gas contratada.  

Requisitos legales: obras y licencias

Una vez tengamos nuestros proyectos listos, podemos presentar nuestra solicitud de licencia de apertura correspondiente ante el Ayuntamiento Local del municipio en el que esté situado nuestro local de lavandería de autoservicio. Previamente, para que el Ayuntamiento proceda a su estudio y posterior concesión, tras el pago de las tasas correspondientes, deberemos contar con:

  • Licencia de obras o declaración responsable, dependiendo de la entidad de las obras que realicemos (obras mayores o menores). Dependiendo del estado de nuestro local, necesitaremos realizar uno u otro tipo de obras, tales como:
    • Acondicionamiento de fontanería.
    • Alicatado de solería y paredes.
    • Instalaciones especiales:
      • Extracción de vahos: Nuestras máquinas generarán vaho, que debemos recoger y verter al exterior del local, por lo que debemos contar con un buen sistema de canalización de red de saneamiento para no producir goteo a la vía pública.
      • Ventilación y humos.
      • Protección contra incendios.
  • Licencia de inicio de actividad.
  • Licencias de carga y descarga (normativa relativa a cartelería exterior y vados).

¿Qué debe tener mi lavandería de autoservicio?

Ya que estás en posesión de tus permisos correspondientes, te encuentras ante un local vacío, pero tú estás lleno de ganas e ilusión por empezar. Para eso, tus instalaciones deben dotarse de unos mínimos, marcados por el tamaño del local y lo ambicioso de tu presupuesto. No así, siempre serán fundamentales los siguientes aspectos:

  • Las máquinas: elige las máquinas (lavadoras y secadoras) como el mayor de los tesoros. Invierte en ella todo lo que puedas, pues son la clave principal para el funcionamiento idóneo de nuestra lavandería. Hay múltiples marcas y modelos en el mercado, pero apuesta por que:
    • sean eficientes desde el punto de vista energético,
    • tengan garantía de encontrar piezas de sustitución,
    • sean fáciles de usar por el cliente, y
    • haya variedad para elegir entre distintos tipos de lavados y cargas.
  • Acceso para minusválidos.
  • Aseo.
  • Cubierta, normalmente de pladur.
  • Carpintería, decoración y acabados: opta por colores asépticos que inspiren limpieza.
  • Zona de espera durante el lavado.
  • Zona para doblado de ropa, si el espacio te lo permite.
  • Cartelería interior con instrucciones claras y precisas.
  • Cartelería exterior.

Como ves, montar una lavandería de autoservicio es una forma cómoda, sencilla y fácil de invertir una suma de dinero que, aunque en un principio pueda parecer grande, te supondrá beneficios y rentabilidad desde el primer momento.