Activo circulante

por Software DELSOL

El activo circulante (o activo corriente) es el conjunto de cuentas de activo (y por tanto, en su mayoría deudoras) que suponen todo tipo recursos de la empresa (para cualquier destino relacionado con su actividad, sea para financiación, para su venta, para su utilización en producción o para auxiliarnos en la prestación de servicios) que vamos a utilizar, previsiblemente, a corto plazo o, lo que es lo mismo, dentro del ejercicio contable.

Se diferencia por este último dato (el corto plazo) del activo fijo que son activos de duración mayor (a medio y largo plazo).

Siguiendo las definiciones de nuestro Plan General Contable, el activo circulante está compuesto por:

  • Los elementos de activo del ciclo normal de explotación destinados a su consumo, venta o realización. En este sentido se habla de “ciclo normal de explotación” el que se va a producir dentro del año o del ejercicio contable, contando el tiempo entre la adquisición y la venta o consumo del activo afectado.
  • Otros activos de los que esperamos su realización, venta o vencimiento a corto plazo. Dentro de este capítulo incluiremos los activos financieros destinados a su negociación si esperamos liquidarlos dentro del plazo señalado (un año o el ejercicio contable).
  • Dinero efectivo y otros elementos patrimoniales líquidos que estén a libre disposición de la empresa.

Los demás elementos que componen el activo deben considerarse no corrientes.

Cuentas del grupo 3, Existencias. Aquí encontramos los bienes materiales de activo circulante como las mercaderías pendientes de venta y componentes del proceso de producción como materias primas, envases y productos, tanto terminados como semiterminados.

  • Existencias comerciales (300/301): son mercaderías compradas para su reventa directa, sin ninguna transformación.
  • Materias primas (310/311): compras que se utilizan en el proceso productivo para su utilización y transformación previa a su venta.
  • Otros aprovisionamientos (32): comprende:
    • Elementos y conjuntos incorporables (320) fabricados por un tercero y que compramos para utilizarlos en nuestro proceso productivo sin transformación.
    • Combustibles (321).
    • Repuestos (322).
    • Materiales diversos (325).
    • Embalajes (326).
    • Envases (327).
    • Material de oficina (328).
  • Productos en curso (33): bienes en fase de transformación al cierre del balance pero que no son productos semiterminados ni residuos.
  • Productos semiterminados (34): productos fabricados por la entidad pero que no se pueden destinar a su venta hasta que se terminen de elaborar.
  • Productos terminados (35): los que ha fabricado la empresa y ya sirven para ser consumidos o vendidos.
  • Subproductos, residuos y metariales recuperados (36): son
    • Subproductos: lo que surge de manera accesoria o secundaria en la fabricación principal.
    • Residuos: aparecen en la fabricación de productos o subproductos y, si tienen algún valor de venta o uso, se contabilizan aquí.
    • Materiales recuperados: los bienes que vuelven al almacén, con algún valor, después de su utilización en la producción.
  • Deterioro de valor de las existencias (39): cuando detectamos, al cierre del ejercicio pérdidas de valor previsibles en todo tipo de mercaderías o materias primas. Figuran en el activo con saldo negativo (acreedor) por lo que restan valor al resto del activo.

Cuentas del grupo 4, Acreedores y deudores por operaciones comerciales. Las cuentas de activo de este grupo (que no son todas) recogen los derechos que la empresa adquiere por su actividad comercial (a corto plazo).

  • Clientes (43): recoge las deudas, a nuestro favor, de nuestros compradores de bienes y servicios; por lo tanto son créditos comerciales que esperamos cobrar a corto plazo y que tienen su origen en nuestra actividad productiva o de servicios. Comprende subcuentas en los siguientes casos:
    • Clientes (430); cuando emitimos y remitimos una factura para gestionar el cobro de nuestros bienes o servicios cargamos su importe en esta cuenta contra una cuenta del grupo (7) y será, posteriormente, abonada cuando se realice el pago o cuando se reconvierta en otro tipo de deuda, por ejemplo, si nos firman una letra se abonará con cargo a la siguiente cuenta (431).
    • Efectos comerciales a cobrar (431) cuando la deuda de nuestro cliente se formalice con letras o pagarés, en esta cuenta nos encontramos todos los efectos estén en cartera, descontados, impagados o entregados en gestión de cobro salvo los que deban integrarse en la (436).
    • Operaciones de fáctoring (432) se incluirá aquí el crédito cuando lo hemos cedido por este tipo de operaciones siempre que seamos nosotros los que sigamos soportando los riesgos y beneficios de las gestiones de cobro.
    • Empresas del grupo, asociadas y otros vinculados (433), (434) y (435) todas las deudas de este tipo de clientes que no son terceros consumidores sino empresas de nuestro grupo productivo.
    • Clientes de dudoso cobro (436) se cargarán en esta cuenta [con abono a la (430) u otra de las anteriores ya que puede también incluir facturas representadas por letras, factoring, etc.] cuando tengamos motivos para dudar de que vamos a cobrar nuestra factura y permanecerá aquí su saldo hasta que se cobre o se convierta (total o parcialmente) en una insolvencia.
    • Envases y embalajes a devolver por los clientes (437) figura en el activo y supone una minoración de la (430).
    • Anticipos de clientes (438) pagos “a cuenta” que realizan los clientes antes de emitir la factura.
  • Deudores diversos (44): deudas a nuestro favor con compradores de bienes y servicios u otras personas que nos deban dinero. La estructura de las subcuentas es muy similar a la del grupo anterior (43) por lo que la damos aquí por reproducida.
  • Administraciones públicas (47): este grupo encontramos cuentas de activo y de pasivo circulantes.
    • Hacienda Pública deudora por diversos conceptos (470): aquí estarán deudas a nuestro favor de cualquier administración pública (excepto de la Seguridad Social) por conceptos como devoluciones de impuestos, subvenciones, devolución de IVA o cualquier otra, existiendo en el plan subcuentas específicas según sea el origen de la deuda.
    • Organismos de la Seguridad Social deudores (471): su origen es los pagos que tenga que hacernos la Seguridad Social dentro de sus prestaciones sociales.
    • Hacienda Pública IVA soportado (472) se recoge aquí el IVA a nuestro favor hasta su liquidación periódica.
    • Hacienda Pública retenciones y pagos a cuenta (473) de impuestos futuros.
    • Activos por impuesto diferido (474) son derechos que hemos generado (por ejemplo a deducciones fiscales) que no se pueden computar por las diferencias entre la regulación contable y la fiscal pero que podrán deducirse en ejercicios futuros.
  • Ajustes por periodificación: gastos anticipados (480): son gastos deducibles pero que no pueden computarse en el ejercicio corriente sino en ejercicios futuros por lo que permanecerá su saldo aquí hasta que se puedan contabilizar como tales gastos.
  • Deterioro de valores comerciales y provisiones a corto plazo (490): figura en el activo circulante con signo negativo, minorando otras cuentas positivas, cuando detectemos dicha disminución de valor de créditos a nuestro favor.

Cuentas del grupo 5, Cuentas financieras. Aquí encontramos nuestros activos a corto plazo totalmente líquidos (caja y bancos) o liquidables, es decir, el dinero que entra y sale en nuestra actividad y las obligaciones y derechos de carácter económicos a menos de un año.

  • Inversiones financieras a corto plazo en partes vinculadas (53): Incluye todo tipo de activos como préstamos, fianzas constituidas, dividendos o intereses a cobrar o negociar a corto plazo o cualquier análogo. Existen subcuentas específicas para cada uno de estos conceptos.
  • Otras inversiones financieras a corto plazo (54): El mismo tipo de inversiones que en el punto anterior (préstamos, intereses, dividendos, fianzas, etc) pero con empresas que no son de nuestro grupo.
  • Otras cuentas no bancarias (55): incluye:
    • Titular de la explotación (550).
    • Cuenta corriente con socios y administradores (551).
    • Cuenta corriente con otras personas o entidades vinculadas (552).
    • Cuentas corrientes en fusiones y escisiones (553).
    • Cuenta corriente en uniones temporales de empresas y comunidades de bienes (554).
    • Partidas pendientes de aplicación (555) recoge remesas de efectivo que, en el momento de contabilizarlas, no podemos identificar y se utiliza esta cuenta mientras resolvemos el problema. Deben permanecer aquí el menor tiempo posible.
    • Socios por desembolsos exigidos (558) capital social comprometido por suscripción del mismo de los socios y que ya es exigido.
    • Derivados financieros a corto plazo (559) operaciones como primas pagadas o cobradas, operaciones con el valor razonable, diferencias de cambio, permutas financieras, etc.
  • Tesorería (57):  dinero totalmente líquido a nuestra disposición, incluye.
    • Caja (570).
    • Bancos e instituciones de crédito de la (572) a la (575).
    • Inversiones a corto plazo de gran liquidez (576) deben ser inversiones ordinarias en el tráfico de nuestro negocio, que sean convertibles en efectivo en menos de tres meses y que no supongan un riesgo significativo.
  • Deterioro del valor de inversiones financieras a corto plazo y de activos no corrientes mantenidos para la venta (59): Variaciones de valor negativas de activos de todo tipo que figura en el activo con signo negativo, minorando el valor positivo (deudor) del activo afectado.
Nuevo comentario

Software DELSOL se compromete con la privacidad de tus datos.

Te explicamos de manera resumida cómo trataremos tus datos personales.

¿Quién es el Responsable del tratamiento de tus datos?

Software del Sol, S.A., con NIF número A-11682879 y domicilio en Geolit, P. Tecnológico. C/ Las Villas 9. 23620. Mengíbar (Jaén). Dirección de correo electrónico: info@sdelsol.com.

¿Con qué finalidad tratamos tus datos personales?

Tratamos la información que nos facilitas con el fin de enviarte información, promoción y publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio (postal, email o teléfono). Tranquilo, no te abrumaremos con demasiada información.

¿Por cuánto tiempo conservamos tus datos?

Los datos personales que nos proporciones se conservarán mientras se mantenga la relación comercial y/o no solicites la supresión de los mismos.

¿Cuál es la legitimación para el tratamiento de tus datos?

La base legal para el tratamiento de tus datos está basada en el consentimiento que te solicitamos al recabar esos datos y/o en la necesidad de contar con los mismos para procesar tus pedidos y cumplir con los compromisos que adquirimos contigo por contrato.

¿Comunicaremos tus datos a terceros?

No, a menos que la ley nos obligue.

¿Cuáles son tus derechos cuando nos facilitas tus datos?

Tienes derecho a obtener confirmación sobre si en Software del Sol, S.A. estamos tratando tus datos personales, por tanto, tienes derecho a acceder a tus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.

Si quieres conocer con más detalle cómo tratamos tus datos consulta nuestra Política de Privacidad.

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web, le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación. Recuerda que puedes modificar esta configuración.