Activo fijo

por Software DELSOL

Dentro de la estructura del balance contable hablamos de activo fijo (o no corriente) el que incluye elementos contables que representan bienes o derechos que no se van a convertir en efectivo a lo largo del año corriente y permanecen en la empresa durante más de un año.

Por lo tanto, son elementos que no varían durante el ejercicio de explotación (o año fiscal) y no van a producir liquidez económica a corto plazo.

Por ejemplo, un edificio, un piso o un local que utilizamos para el desarrollo de nuestra actividad económica es un activo fijo pero si habláramos de un negocio inmobiliario que se dedique a comprar y vender inmuebles por cuenta propia ya no serían un activo fijo sino una mercancía que se compra y vende, normalmente, durante el ejercicio fiscal, mientras que, por ejemplo, las oficinas de la inmobiliaria sí serían activos fijos.

La conclusión lógica es que un elemento pertenece al activo fijo por el destino que se le da y no por lo que es, el mismo tipo de bien (por ejemplo, un piso) si se destina a utilizarlo a lo largo del tiempo será activo fijo y si se utiliza para transformarlo y/o venderlo será un activo circulante.

La amortización

Aunque los activos fijos son más duraderos normalmente no son eternos, por el tiempo, por su uso, por obsolescencia o por circunstancias de mercado su valor va disminuyendo y, además, para poder tener estos activos fijos en nuestro patrimonio empresarial los hemos tenido que adquirir y, por tanto, haber realizado un gasto económico.

Como su duración en nuestro tejido productivo es de varios años (y puede llegar a ser de muchísimos años) no podemos computar el gasto de su adquisición y acondicionamiento como tal en el momento que lo realizamos, sino que estamos obligados a periodificar este gasto a lo largo de la vida útil del bien en cuestión.

Esta periodificación se realiza a través de la amortización en la que vamos computando el gasto que supone ese bien a lo largo del tiempo.

La amortización se realizará según criterios y tablas previstos por la normativa contable, intentando ajustarnos a la depreciación efectiva del bien a lo largo del tiempo para reflejar su valor de la manera más ajustada a la realidad.

El valor contable de este bien del inmovilizado será su valor en el elemento contable que lo recoge menos su amortización acumulada.

La amortización contable no siempre va a coincidir la realizada a la vista de la normativa fiscal, que figura en la Ley del Impuesto de Sociedades, por lo que habrá que hacer las correcciones valorativas que procedan a la hora de liquidar dicho impuesto.

Los elementos de Activo Fijo en el Plan General Contable

Nuestro PGC recoge los elementos del inmovilizado en el grupo de cuentas (2) que son, habitualmente, cuentas de activo y, por lo tanto, deudoras; salvo los casos de cuentas que registren depreciaciones por deterioros o amortizaciones acumuladas.

Vamos a ver, a continuación, como se agrupan:

Inmovilizaciones intangibles (20):

Hablamos de elementos que no tienen una presencia física tangible.

Normalmente se contabilizarán por el coste de su obtención y se amortizarán según la duración que van a tener en nuestro tejido productivo que, normalmente, es muy fácil de determinar.

Aquí se incluyen:

  • Gastos de investigación y desarrollo (200) y (201): los que realizamos para obtener elementos de propiedad industrial o intelectual antes de que puedan ser contabilizados como tales dichos elementos.
  • Concesiones administrativas (202).
  • Propiedad industrial (203).
  • Fondo de comercio (204): se computa, únicamente, cuando adquirimos un negocio en bloque y por la diferencia de valor entre los elementos que hemos comprado y el precio pagado que, se entiende, se refiere a la capacidad del negocio adquirido de producir ventas.
  • Derechos de traspaso (205): igual que en el Fondo de Comercio se contabiliza según las cantidades pagadas por este concepto.
  • Aplicaciones informáticas (206).
  • Anticipos para inmovilizaciones intangibles (209): son gastos entregados a cuenta a proveedores para la obtención de este tipo de inmovilizado.

Inmovilizaciones materiales (21):

Estos elementos son tangibles (muebles o inmuebles) que figuran en el activo no corriente del balance y, por ello, son normalmente deudoras.

Aquí se incluyen:

  • Terrenos y bienes naturales (210); cuando no están incluidos en el punto siguiente como parte del valor de un piso o local.

Hablamos, por tanto, de solares urbanos, terrenos rústicos, minas y canteras.

  • Construcciones (211).
  • Instalaciones técnicas (212) son elementos complejos para usos especiales en la producción incluidos edificios, máquinas, elementos diversos incluidos los sistemas informáticos y los repuestos o recambios que necesiten.

Su característica es que, aunque están compuestos de elementos separables están unidos de manera definitiva para un uso definido y sometidos al mismo criterio de amortización.

  • Maquinaria (213); además de las máquinas de todo tipo incluye los elementos para el transporte interno dentro de la unidad productiva de personas, mercancías y animales.
  • Utillaje (214); utensilios y herramientas que se utilizan por separado, serán recontados anualmente y su desgaste se computará como gasto en la cuenta (659).
  • Otras instalaciones (215); unidades complejas de elementos unidos pero separados diferentes de los que están en la cuenta (212) y que se amortizan al mismo ritmo.
  • Mobiliario (216).
  • Equipos para procesos de información (217).
  • Elementos de transporte (218): todo tipo de vehículos, terrestres, marítimos y aéreos.
  • Otro inmovilizado material (219); todo lo no incluido en los subgrupos anteriores. Aquí se computan envases o embalajes y recambios de inmovilizado de duración superior al año.

Inversiones inmobiliarias (22):

Aquí se recogen este tipo de bienes de duración superior al año cuando su objeto no sea participar en la actividad productiva ni su comercio como mercaderías, sino que los tengamos para obtener rentas y/o plusvalías. Incluye:

  • Inversiones en terrenos y bienes naturales (220).
  • Inversiones en construcciones (221).

Inmovilizaciones materiales en curso (23):

Gastos realizados durante el ejercicio para adaptar, construir o montar elementos del inmovilizado que todavía no están operativos, incluye los gastos realizados en inmuebles.

Inversiones financieras a largo plazo en partes vinculadas (24):

Las realizadas en empresas del grupo, asociadas, multigrupo o vinculadas de otra manera; incluye los intereses devengados cuando tengan vencimiento de más de un año o sin vencimiento cuando la empresa no vaya a venderlos a corto plazo.

También se incluyen las fianzas y depósitos constituidos a largo plazo.

Se contabilizarán aquí en cuentas separadas, dentro del mismo grupo, los intereses devengados explícitos de vencimiento superior al año (los que sean de vencimiento dentro del año figurarán en el activo corriente).

Figuran en el activo del balance y son cuentas deudoras.

Otras inversiones financieras a largo plazo (25):

Todo tipo de inversiones y sus intereses de vencimiento superior a un año con terceros no vinculados.

Figuran en el activo del balance y son cuentas deudoras. Incluyen:

  • Inversiones financieras a largo plazo en instrumentos de patrimonio (250); incluye acciones, participaciones en sociedades limitadas o en instituciones de inversión colectiva siempre que no estén vinculadas.
  • Valores representativos de deuda a largo plazo (251); por ejemplo, obligaciones o bonos de entidades no vinculadas.
  • Créditos a largo plazo (252); no comerciales y concedidos a terceros no vinculados.
  • Créditos a largo plazo por enajenación de inmovilizado (253); cuando su origen esté en la venta de inmovilizado.
  • Créditos a largo plazo al personal (254).
  • Activos por derivados financieros a largo plazo (255); se incluyen también los derivados implícitos de instrumentos financieros híbridos, en particular las primas pagadas por opciones y las variaciones positivas de valor razonable de activos por derivados financieros.
  • Activos por retribuciones a largo plazo de prestación definida (257); son derechos de cobro de un seguro.
  • Imposiciones a largo plazo (258); saldos positivos en entidades financieras por depósitos a largo plazo.
  • Desembolsos pendientes sobre participaciones en el patrimonio neto a largo plazo (259).
  • Fianzas y depósitos constituidos a largo plazo (26).

Amortizaciones acumuladas y deterioros (28) y (29)

Son cuentas que figuran en el activo del balance minorando el valor de las cuentas correspondientes según se vaya produciendo la amortización o se contabilice el deterioro que corresponda.

Nuevo comentario

Software DELSOL se compromete con la privacidad de tus datos.

Te explicamos de manera resumida cómo trataremos tus datos personales.

¿Quién es el Responsable del tratamiento de tus datos?

Software del Sol, S.A., con NIF número A-11682879 y domicilio en Geolit, P. Tecnológico. C/ Las Villas 9. 23620. Mengíbar (Jaén). Dirección de correo electrónico: info@sdelsol.com.

¿Con qué finalidad tratamos tus datos personales?

Tratamos la información que nos facilitas con el fin de enviarte información, promoción y publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio (postal, email o teléfono). Tranquilo, no te abrumaremos con demasiada información.

¿Por cuánto tiempo conservamos tus datos?

Los datos personales que nos proporciones se conservarán mientras se mantenga la relación comercial y/o no solicites la supresión de los mismos.

¿Cuál es la legitimación para el tratamiento de tus datos?

La base legal para el tratamiento de tus datos está basada en el consentimiento que te solicitamos al recabar esos datos y/o en la necesidad de contar con los mismos para procesar tus pedidos y cumplir con los compromisos que adquirimos contigo por contrato.

¿Comunicaremos tus datos a terceros?

No, a menos que la ley nos obligue.

¿Cuáles son tus derechos cuando nos facilitas tus datos?

Tienes derecho a obtener confirmación sobre si en Software del Sol, S.A. estamos tratando tus datos personales, por tanto, tienes derecho a acceder a tus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.

Si quieres conocer con más detalle cómo tratamos tus datos consulta nuestra Política de Privacidad.

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web, le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación. Recuerda que puedes modificar esta configuración.