ContactoZona PrivadaPrecios
Consigue un 50% de descuento durante 6 meses en todos nuestros programas

Cómo ser modista

cenefa
cenefa
Mejora tu forma de trabajar con la nube
 

Aprovecha todas las ventajas que tiene para ti

 
Solicitar presupuesto
Avatar de Software DELSOLSoftware DELSOL
6 de junio de 2022

Tener tu propia marca de ropa, vestir a modelos y que tus diseños sean los protagonistas de las grandes pasarelas del mundo… o de tu barrio, es un sueño que puede cumplirse. Si quieres saber cómo ser modista, llena tu neceser de creatividad, conocimiento y dedicación y presta atención a nuestra master class para conocer qué te hace falta a la hora de diseñar tu vocación.

Si puedes desearlo, puedes conseguirlo: formación para ser modista

Tras cada una de las prendas que vestimos, hay un largo proceso de creación y materialización, llevado a cabo por el modista. Ser diseñador de moda no es sencillo, pues tienes que combinar dos puntos clave que, si bien pueden parecer fáciles de conseguir, son muy difícil de mantener en el tiempo, siempre vivos y con la misma motivación e ilusión del principio:

  1. Cortar y coser.
  2. Crear tendencia.

¿Simple? Estas cuatro palabras encierran un mundo lleno de expectativas, sueños y, sobre todo, esfuerzo, que puedes materializar con muchos cursos de especialización sobre moda y al alcance de todos los bolsillos. ¿Cómo? Formándote, realizando desde cursos básicos de formación profesional, a lo que puedes acceder teniendo solo la ESO, hasta títulos universitarios. Estos son algunos ejemplos de la oferta que puedes encontrar:

  • Grado Básico de Arreglo y Reparación de Artículos Textiles y de Piel.
  • Grado Medio en Técnico de confección y Moda.
  • Grado Superior en Diseño Técnico en Textil y Piel.
  • Grado Superior en Patronaje y Moda.
  • Grado Superior en Vestuario a Medida y Espectáculos.
  • Grado universitario en Diseño de Moda (antigua licenciatura).
  • Algunos cursos más demandados del mercado:
    • Curso de diseño textil y creación de moda.
    • Curso de estilismo y marketing de moda.
    • Curso de Historia de la Moda Contemporánea.
    • Curso de Patronaje Superior.
    • Curso de Experto en Creación y Diseño de Moda.
    • Curso de Estilismo y Tendencias en la Moda.
    • Curso de Patronaje y Confección.

Habilidades de un buen diseñador

Saca un espejo y párate un momento antes de enhebrar la agujar: es la hora de "auto coatch analizarte" y ver si posees cierras habilidades que se necesitan para ser un buen modista:

Creatividad

Si naces con el don de la creatividad, estás de suerte: explótalo y deja que tu arte y tu imaginación hagan el resto. Si no, trabaja cada parte de ti que crea en lo artístico y saca tu diseñador potencial. No hay materia prima perfecta: lo importante es que la haya.  

Habilidad para el dibujo

Tus capacidades para el dibujo deben ser sólidas, eso sí. Si no tienes mucha habilidad para el dibujo a mano, haz cursos de dibujo general, en los que aprendas a controlar sobre volúmenes, fondos, escalas… y, más tarde, algunos específicos sobre moda, en los que practiques sobre figurín. Sobre unos buenos cimientos se construye el mejor edificio.

Visión de águila

El mundo de la moda es pequeño e intrincado, como la más mínima de las prendas, por eso cada detalle importa tanto como el resultado final de la prenda completa. Un botón, un punto bien dado, todo tiene que estar medido al milímetro para que, con buen gusto y ejecutado a la perfección, haga rodar el engranaje de tu proyecto desde el principio.

Ahí residirá tu punto fuerte: tendrás que tener la habilidad de visualizar cada minucioso detalle y ser capaz de plasmarlo del modo idóneo al boceto..

Habilidades de relación

Tanto con los clientes como con el equipo con el trabajes. Un buen patrón necesitará joyas, accesorios o zapatos que te situarán en la vicisitud de buscar colaboraciones entre otros colegas de profesión y saber moverte por el mundo de la moda, con tus dotes más empáticas y simpáticas.  

Conocimientos acerca de negocios

O, si no los tienes, sírvete del apoyo profesional en este ámbito. Debes tener en cuenta que diriges un negocio y que, como tal, asumes costes de materiales y fabricación, supervisas tus colecciones y la confección de tus prendas y estás atento a cada detalle que tenga que ver con tus presentaciones, marketing y publicidad. No dejes que el hecho de descuidar los aspectos financieros, publicitarios o comerciales de tu negocio hagan que fracases.

¿Pero tendré éxito?

La respuesta está en ti, en un poco de suerte y en tu capacidad para desenvolverte.

Siendo realista, ser modista no es fácil. Estudiar, especializarte, poner en marcha tu negocio y lidiar con mucha competencia es, cuanto menos, todo un desafío. Pero cree en ti y en tus capacidades y piensa que puedes ser el próximo diseñador que abra su tienda en las grandes capitales como Londres, París, Milán o Nueva York… para lo que antes habrás tenido que empezar como autónomo, cosiendo a domicilio o por cuenta ajena, trabajado para mayoristas o empresas de diseño. Márcate tus metas y no te rindas.

Hasta ahora, ya sabías que eres un modista. A partir de aquí, ya sabes también cómo ser modista profesional y convertirlo, con esfuerzo y dedicación, en tu forma de vida: una labor fructífera, artística, constante, pero, sobre todo, satisfactoria. Desenvaina tus agujas: la competencia apremia, pero tú eres el dueño de esos patrones únicos que plasmar.