ContactoZona PrivadaPrecios

El síndrome del impostor

cenefa
cenefa
Calcula tu precio sin compromiso
 
Te enviamos el mejor precio según tus preferencias
CALCULA TU PRESUPUESTO
Avatar de Software DELSOLSoftware DELSOL
26 de diciembre de 2019
1 comentarios

Imagina tener una carrera profesional de éxito, un currículum de aúpa y un expediente académico brillante y, a pesar de todo ello, seguir pensando que todo es consecuencia de la suerte y que ésta puede desaparecer en cualquier momento. ¿Sabes de lo que hablamos? A continuación, te detallamos qué es el síndrome del impostor y cómo saber si lo padecemos. ¡Atentos!

¿Qué es el síndrome del impostor y cómo se desarrolla?

El síndrome del impostor es uno de los trastornos más habituales, dándose en 7 de cada 10 personas al menos una vez en su vida. Este síndrome, acuñado por primera vez por la Doctora Clance en 1978, es el miedo escénico que experimentan aquellas personas que sienten que todos sus logros son debidos a un golpe de suerte y que temen que se descubra que no son lo suficientemente capaces o brillantes.

Este miedo suele surgir cuando, ante un grupo de personas, tienes que presentarte como alguien competente en ciertos ámbitos. Aunque este miedo es sobradamente normal -teniendo en cuenta que, al exponer nuestras capacidades, tenemos miedo a ser juzgados por las personas ante quienes las exponemos-, lo anormal es tener ese sentimiento de fraude respecto de nuestra carrera o nuestros logros y que ese sentimiento se prolongue en el tiempo.

Normalmente, este síndrome se desarrolla en la familia. Así, es muy común que este síndrome surja en buenas familias con una buena posición económica y social, en las que se aprecia el logro en exceso y hay un rechazo firme al fracaso. Así, a los niños no se les enseña a aceptar el fracaso como parte de la vida y, además, no se elogian ni se celebran suficientemente los logros conseguidos. Sin duda, una familia con una educación exigente es el entorno perfecto donde puede germinar la semilla del síndrome del impostor.

¿A quién afecta el síndrome del impostor?

Sin duda, este síndrome afecta en mayor proporción a las personas más brillantes y con carreras de mayor éxito, normalmente porque estas personas han sido criados de forma muy exigente. Por otro lado, las mujeres también sufren más el síndrome del impostor, probablemente porque siguen existiendo, a día de hoy, estereotipos de género.

¿Qué comportamientos tienen los aquejados por el síndrome del impostor?

Las personas que padecen el síndrome del impostor suelen tener ciertos comportamientos que pueden constituir conductas limitantes que frenen el desarrollo de sus carreras profesionales y que les impidan seguir conquistando logros. Veamos cuáles son:

  1. Falsa modestia: aunque la humildad es, sin duda, una virtud, lo cierto es que hay un abismo de diferencia entre la humildad y la falsa modestia. Así, las personas que sufren el síndrome del impostor restan importancia a sus logros o se quitan méritos para evitar parecer arrogantes.
  2. Autosabotaje: es muy común que las personas que padecen este síndrome sean sus peores enemigos, lo que les dificulta seguir desarrollándose en sus profesiones o continuar haciendo crecer sus negocios. Así, normalmente son personas muy perfeccionistas, lo que les empuja a la procrastinación.
  3. Autoexigencia excesiva: las personas que sufren el síndrome del impostor piensan que su trabajo no es suficiente, llegándose a fustigar cuando no se consiguen los resultados esperados y a no celebrar los logros conseguidos. Así, la autoexigencia excesiva suele ir acompañada de un autorreconocimiento muy pobre.
  4. Listón muy alto: ser exigente no es malo, pero tenerlo demasiado alto sí. Las personas que sufren el síndrome del impostor tienen el listón muy alto, muy por encima de lo normal. Esto se suele traducir en un miedo atroz al fracaso que puede llegar a paralizar a la gente más brillante.
  5. Hiper responsabilidad: las personas que padecen el síndrome del impostor suelen tener una conducta de salvavidas, son excesivamente responsables. Y, si bien es una virtud ser profesional y responsable con tu trabajo, lo cierto es que es de igual importancia no intentar cargar tú solo con todas las responsabilidades.

Los síntomas del síndrome del impostor: cómo saber si padecemos este síndrome

Ya hemos adelantado que 7 de cada 10 personas sufrirán el síndrome del impostor alguna vez en su vida. Teniendo en cuenta estos datos, es muy probable que en algún momento padezcamos este síndrome. A continuación, detallaremos una serie de síntomas para que puedas identificar si padeces este síndrome y ponerle solución. Los síntomas son los siguientes:

  • El que padece el síndrome del impostor no acepta que otros sobresalgan por encima de ellos, pues esto les causa una gran inseguridad. Así, estas personas suelen sabotear el éxito de otras a los que consideran más competentes que ellos mismos.
  • El que padece el síndrome del impostor se compara de forma errónea con los demás. Así, estas personas pueden llegar a sentirse incompetentes frente a personas que son muchos menos brillantes que ellos.
  • El que padece el síndrome del impostor deforma la realidad y su perfeccionismo le lleva a pensar que los demás son mucho mejores y más competentes que él.
Comentarios ( 1 )
  • HAO
    2020-03-18 17:42:21
    Genial