Los 14 principios de administración de Henri Fayol

por Software DELSOL

Henri Fayol, ingeniero, empresario e industrial de la última mitad del Siglo XIX y de los primeros años del XX, realizó estudios y publicó sus tesis sobre la dirección y administración de empresas.

Tras los tremendos cambios que habían producido, en los últimos cien años, tanto las Revoluciones Francesas como la Revolución Industrial y la aparición del primer capitalismo liberal, emerge (como algo totalmente nuevo) la empresa como lo que sigue siendo hoy, una organización de personas y bienes económicos que produce o vende bienes o servicios.

Una parte esencial de cualquier empresa es su alta dirección, las personas que diseñan la propia empresa (sus objetivos, procedimientos, cultura y política), implementan ese diseño a través de la gestión y, por último, revisan y comprueban los resultados que se obtienen para realizar los cambios y mejoras necesarias.

Para elaborar métodos y medios de esta actividad de dirección y gerencia surgieron, a lo largo de los Siglos XIX y XX, diversas teorías y estudios entre los que vamos a destacar aquí los del americano Frederick Winslow Taylor.

En 1916 Henri Fayol publicó su libro “Administración Industrial y General” gracias al cual es conocido como el padre de la administración empresarial hoy en día.

La empresa debe cumplir una serie de funciones para realizar sus objetivos, de carácter técnico, comercial, financiero, contable, de seguridad y administrativo.

Según Fayol, estas últimas funciones, las administrativas, son las que deben coordinar y sincronizar a las cinco anteriores, por lo que son la parte más importante de su libro en el que nos habla de 14 principios de administración.

Vamos a ver cuales son.

Unidad de mando

Un empleado de la empresa debe responder, recibir órdenes e informar a un único superior.

Si son varias las personas que dirigen y ordenan a un trabajador se produce el desorden y mermará la disciplina, eficiencia, productividad y rentabilidad de la empresa.

Para ello la empresa debe contar con un organigrama en el que se fijen de manera clara las cadenas y líneas de mando en la empresa, existiendo una cabeza en la alta dirección y transmitiéndose la autoridad de manera vertical.

Autoridad y responsabilidad

Cada directivo de la empresa, en cualquier nivel, debe tener una autoridad que esté perfectamente equilibrada con sus responsabilidades.

Si alguien tiene autoridad muy por encima de su responsabilidad en la organización abusará de esa autoridad y si tiene que responder muy por encima de la autoridad se sentirá frustrado y no podrá realizar bien sus cometidos.

Debemos hacer una distinción entre autoridad y poder, este último es la capacidad de hacer cosas mientras que la autoridad se refiere al derecho a hacerlas.

Unidad de dirección

Todas las actividades de la empresa que tengan una misma naturaleza y un mismo objetivo deben estar dirigidas por un mismo mando y sujetas a unos mismos principio y procedimiento.

Así, el departamentos como marketing, producción o administración tendrán, cada uno de ellos, un único superior jerárquico y estarán sujetos, también cada uno de ellos, a unos mismos procedimientos y políticas.

Centralización

En una estructura totalmente centralizada la cabeza de la organización tiene toda la autoridad y poder mientras que en una descentralizada esas funciones de autoridad y poder se reparten y comparten entre los distintos mandos y secciones.

Una centralización absoluta tendría el problema de que los directores subalternos no tendrían ninguna autoridad para desarrollar sus funciones

Por otro lado, una absoluta descentralización hace que la dirección de la empresa no tenga autoridad ni poder para controlarla.

En la práctica no existen de manera absoluta ninguna de las dos: debe haber un equilibrio entre centralización y descentralización para que la empresa funcione.

Subordinación del interés particular al general

Existirán en la organización los intereses de las personas que allí trabajan y los de la propia empresa; se debe dar prioridad a estos últimos porque, de no hacerlo así, la organización colapsará.

Disciplina

No puede la organización sobrevivir sin disciplina, debe existir respeto a las normas y procedimientos de la empresa.

Lo mejor sería la auto-disciplina, pero si no la hay entonces la disciplina debe ser forzada mediante órdenes, sanciones y premios.

Los encargados y gerentes de cada sección de la empresa deben tener capacidad de liderazgo para imponer ese respeto.

División del trabajo

La empresa se organizará y dividirá entre personas y departamentos; la división supone especialización y ésta supone eficiencia, lo que es importante para la productividad, rentabilidad y eficacia del negocio.

Lo ideal será conseguir que en cada puesto de trabajo esté la persona más capacitada y adecuada para sus funciones por su formación, experiencia profesional y aptitudes.

Orden

Orden en las cosas: cada cosa en su lugar y un lugar para cada cosa. Es importante saber dónde está todo y no tener que perder tiempo buscando cosas.

Orden en las personas u orden social: se busca que esté el hombre adecuado en la función y lugar adecuados.

Todo en la empresa debe estar en su sitio para poder aprovechar al máximo los recursos.

Jerarquía

En la empresa existirá una línea de mando (o cadena escalar) que va desde la alta dirección hasta los puestos más bajos.

Todo el mundo debe tener muy claro quién es su superior y quién su subordinado.

Esta jerarquía supone una buena comunicación y no debe romperse.

Sin embargo, a veces es necesaria una acción rápida que puede suponer saltarse esta línea de mando y ponerse en comunicación directa con jefes superiores al nuestro: ésto debe estar previsto y regulado.

Justa Remuneración

Es necesario tener una buena política de remuneración a las personas que trabajan en la empresa, adecuada a los servicios que prestan, a su experiencia y capacitación profesional.

La remuneración tiene un importante componente económico pero también existe una parte de la remuneración no económica (respeto, promoción, formación, etc.).

El resultado de gestionar bien las retribuciones a los empleados será una mejor productividad y calidad de sus servicios.

Equidad

Es una combinación de justicia y bondad, su utilización por la dirección de la empresa crea un mejor ambiente de trabajo e, incluso, devoción de los empleados.

Estabilidad del personal

Cada trabajador debe tener el tiempo necesario para adaptarse y aprender a desempeñar bien su cometido y, una vez que ha conseguido esa adaptación, tener una posición tranquila y estable para realizar sus tareas.

No es una buena política estar renovando personal continuamente.

Iniciativa

La dirección o gerencia debe permitir e, incluso, fomentar que los trabajadores realicen su propia planificación personal de sus tareas y su puesta en práctica.

Deben asumir los trabajadores que, en esta planificación, se van a cometer errores.

El fomento de la iniciativa individual producirá una mayor satisfacción del personal y buenas aportaciones al negocio.

Trabajo en Equipo

No es sólo el fomento de trabajar en equipo sino la creación de un espíritu de cuerpo en el que los trabajadores se sientan integrados y motivados por unos objetivos comunes.

Esto creará un mucho mejor ambiente de trabajo.

Nuevo comentario

Software DELSOL se compromete con la privacidad de tus datos.

Te explicamos de manera resumida cómo trataremos tus datos personales.

¿Quién es el Responsable del tratamiento de tus datos?

Software del Sol, S.A., con NIF número A-11682879 y domicilio en Geolit, P. Tecnológico. C/ Las Villas 9. 23620. Mengíbar (Jaén). Dirección de correo electrónico: info@sdelsol.com.

¿Con qué finalidad tratamos tus datos personales?

Tratamos la información que nos facilitas con el fin de enviarte información, promoción y publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio (postal, email o teléfono). Tranquilo, no te abrumaremos con demasiada información.

¿Por cuánto tiempo conservamos tus datos?

Los datos personales que nos proporciones se conservarán mientras se mantenga la relación comercial y/o no solicites la supresión de los mismos.

¿Cuál es la legitimación para el tratamiento de tus datos?

La base legal para el tratamiento de tus datos está basada en el consentimiento que te solicitamos al recabar esos datos y/o en la necesidad de contar con los mismos para procesar tus pedidos y cumplir con los compromisos que adquirimos contigo por contrato.

¿Comunicaremos tus datos a terceros?

No, a menos que la ley nos obligue.

¿Cuáles son tus derechos cuando nos facilitas tus datos?

Tienes derecho a obtener confirmación sobre si en Software del Sol, S.A. estamos tratando tus datos personales, por tanto, tienes derecho a acceder a tus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.

Si quieres conocer con más detalle cómo tratamos tus datos consulta nuestra Política de Privacidad.

Descargar NominaSOL

Más información

El blog en tu email

Suscríbete para recibir la newsletter mensual directamente en tu email.

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web, le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación. Recuerda que puedes modificar esta configuración.