Daños y perjuicios

por Software DELSOL

En el transcurso de cualquier actividad, incluso aquellas que se llevan a cabo en el día a día, se pueden producir ciertos riesgos que se concreten en un daño a una tercera persona. Nuestra legislación civil establece que, en estos casos, la víctima que haya sufrido el daño tendrá derecho a una indemnización. Sin duda, el concepto de daños y perjuicios tiene gran calado en nuestro ordenamiento jurídico, por lo que conviene conocerlo a fondo.

¿Qué son los daños y perjuicios?

Los daños son los desperfectos que sufre una persona por la actuación de otra, mientras que los perjuicios son los ingresos o beneficios que alguien debiera haber obtenido o el daño que ha sufrido el patrimonio de una persona por la actuación de otra.

No obstante, aunque cada uno de los conceptos tienen una definición diferente, estos se usan de forma conjunta a efectos judiciales, con el objetivo de conseguir la indemnización a la que la víctima de los mismos tendrá derecho.

Así pues, los daños y perjuicios dan lugar al derecho a recibir una indemnización de carácter económico derivada de la responsabilidad civil. Tanto las personas físicas como las personas jurídicas estarán obligadas, siempre que se pruebe que han incurrido en responsabilidad civil —es decir, cuando hayan provocado un daño o perjuicio a un tercero—, a pagar la correspondiente indemnización por daños y perjuicios.

En definitiva, mientras los daños hacen referencia a los menoscabos que puedan sufrir los bienes, la propia persona (la pérdida de un ojo, por ejemplo) o parte de su patrimonio, los perjuicios se refieren únicamente a los daños patrimoniales, es decir, al menoscabo económico que hubiera sufrido el perjudicado.

Tipos de daños

Dentro de los daños, encontramos daños patrimoniales y extrapatrimoniales. Estos, a su vez, se subdividen en otros tipos de daños.

Daños patrimoniales

Son aquellos que afectan al patrimonio del perjudicado, que pueden ser cuantificados y que son objetivos. Existen dos subtipos:

  • Daño emergente: el daño emergente hace referencia a la cuantía de la pérdida sufrida por la víctima de los daños y perjuicios. Por ejemplo, imaginemos que un viandante va caminando por la calle cuando le cae una maceta en la cabeza que lo deja inconsciente. Ha de estar hospitalizado 5 días, de los que se derivan ciertos gastos, y ha de ser intervenido, de la cual se derivan otros gastos. Estos gastos son lo que se conoce como daño emergente.
  • Lucro cesante: el lucro cesante hace referencia a lo que se ha dejado de obtener como consecuencia del daño sufrido. Siguiendo con el ejemplo anterior, el perjudicado ha tenido que dejar de ejercer su actividad profesional como consecuencia de las secuelas que le ha dejado el daño sufrido, por lo que ha dejado de percibir ingresos. Esto es lo que se conoce como lucro cesante.

Daños extrapatrimoniales

Estos años afectan a los bienes y derechos personales de la víctima, es decir, a su vida, a su honor, a su dignidad, a su integridad física, a su propia imagen, a su salud o a su reputación. Estos son difícilmente cuantificables, pues estos son de carácter subjetivo. En cualquier caso, la reclamación de este tipo de daños es completamente compatible con la reclamación de los daños materiales que se hubieran producido.

  • Daños corporales: son aquellos que afectan a la salud o a la integridad física del perjudicado. Estos pueden tener tanto consecuencias patrimoniales como no patrimoniales (el daño estético, el precio del padecimiento que se haya sufrido, etc.).
  • Daños morales: son aquellos que afectan a la dignidad, a la reputación o al honor de las personas. Un buen ejemplo sería un actor que ha sido sometido a una campaña de descrédito y, como consecuencia de la misma, ha sido despedido de la película que estaba rodando.

La indemnización por daños y perjuicios

De acuerdo con el artículo 1106 del Código Civil, la indemnización de daños y perjuicios comprende el valor de la pérdida sufrida y el valor de la ganancia que se haya dejado de obtener. Así, la indemnización por daños y perjuicios comprende el daño emergente y el lucro cesante, así como los daños extrapatrimoniales que se hubieran provocado.

Por otro lado, es conveniente tener en cuenta que, de acuerdo con el artículo 1101 del Código Civil, cualquier persona física o jurídica que haya incurrido en dolo, negligencia o morosidad o que incumpliera una obligación, estará obligado a pagar la correspondiente indemnización por daños y perjuicios.

Requisitos para obtener una indemnización por daños y perjuicios

Para poder obtener la indemnización por daños y perjuicios es necesario que se den una serie de requisitos. Son los siguientes:

  • El incumplimiento de una obligación que sea imputable a la persona obligada, ya que si no existe culpabilidad no habrá indemnización posible.
  • Que, como consecuencia del incumplimiento de la obligación, se hayan producido daños y perjuicios a un tercero.
  • Que exista un nexo de causalidad entre la acción y los daños provocados.
  • Que estos daños y perjuicios estén acreditados y probados.

Conocer cuándo se tiene derecho a obtener y cuándo se está obligado a pagar la indemnización por daños y perjuicios es fundamental, sobre todo si tenemos en cuenta que cualquier actividad puede conllevar un riesgo y pueda provocar un daño.

Nuevo comentario

Software DELSOL se compromete con la privacidad de tus datos.

Te explicamos de manera resumida cómo trataremos tus datos personales.

¿Quién es el Responsable del tratamiento de tus datos?

Software del Sol, S.A., con NIF número A-11682879 y domicilio en Geolit, P. Tecnológico. C/ Las Villas 9. 23620. Mengíbar (Jaén). Dirección de correo electrónico: info@sdelsol.com.

¿Con qué finalidad tratamos tus datos personales?

Tratamos la información que nos facilitas con el fin de enviarte información, promoción y publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio (postal, email o teléfono). Tranquilo, no te abrumaremos con demasiada información.

¿Por cuánto tiempo conservamos tus datos?

Los datos personales que nos proporciones se conservarán mientras se mantenga la relación comercial y/o no solicites la supresión de los mismos.

¿Cuál es la legitimación para el tratamiento de tus datos?

La base legal para el tratamiento de tus datos está basada en el consentimiento que te solicitamos al recabar esos datos y/o en la necesidad de contar con los mismos para procesar tus pedidos y cumplir con los compromisos que adquirimos contigo por contrato.

¿Comunicaremos tus datos a terceros?

No, a menos que la ley nos obligue.

¿Cuáles son tus derechos cuando nos facilitas tus datos?

Tienes derecho a obtener confirmación sobre si en Software del Sol, S.A. estamos tratando tus datos personales, por tanto, tienes derecho a acceder a tus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.

Si quieres conocer con más detalle cómo tratamos tus datos consulta nuestra Política de Privacidad.

Dónde estamos

Geolit, Parque Científico y Tecnológico
Edificio Software DELSOL · 23620
Mengíbar · Jaén

Centralita: 953 22 79 33
Comercial: 953 21 41 00

Área Comercial

  • Programa de facturación
  • Programa de contabilidad
  • Programa de nóminas
  • Programa de facturación en la nube
  • Programa de contabilidad en la nube
  • Comparativa software de gestión
  • Distribuidores
  • Colaboradores
  • Preguntas frecuentes

Atención al Cliente

  • Soporte técnico
  • Zona Privada
  • Utilidades

Software DELSOL

  • Acerca de Software DELSOL
  • Descárgalo gratis
  • Desarrolladores
  • Responsabilidad Social
  • Trabaja con nosotros
  • Resultados encuestas 2021
  • Boletín DELSOL
  • Artículos destacados
  • Contacto

Políticas

  • Política de Gestión
  • Política de Privacidad
  • Política de Seguridad
  • Términos de Uso Generales
  • Condiciones Generales de Contratación
  • Condiciones Generales de Contratación Nube
  • Política de Cookies
Idioma
  • eses
  • caca
  • linkedin
  • youtube
Software DELSOL, S.A. utiliza cookies propias y de terceros con finalidad analítica y de marketing. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en el botón "Configurar".