ContactoZona PrivadaPrecios

Gastos deducibles para empresas

cenefa
cenefa
  • Facturación Electrónica,
  • Ley Crea y Crece,
  • Ley Antifraude...

No esperes al último momento, adáptate ya

GRATIS con Kit Digital

ME INTERESA
Avatar de Software DELSOL
7 de febrero de 2018

Un gasto deducible supone para nuestra empresa una ayuda económica. Estos se entienden como algo estrictamente necesario que nos ayude a desarrollar nuestra actividad empresarial de forma correcta.

Hablando más claro, nos ayudan a la generación de ingresos, ya sean actuales o futuros. Está escrito en el artículo 7 sobre la Ley del Impuesto sobre la Renta que son "gastos útiles, necesarios y pertinentes para producir la utilidad o beneficio".

Dado que son actividades profesionales y hay muchas, cada una de ellas tendrá unos gastos deducibles y otros que no lo son.

Estos deben estar claramente justificados en una factura, además debemos de registrarlos en la contabilidad de nuestra empresa.

En el caso de las sociedades es fácil justificarlos debido a que siempre se presupone que derivan en su totalidad de los casos de la propia actividad empresarial.

Los gastos no deducibles son aquellos que no podemos descontar fiscalmente. O lo que es lo mismo, aquellos que no se tienen en cuenta a la hora de determinar el resultado fiscal.

¿Qué gastos son deducibles?

  • Explotación: Materias primas, envases, material de oficina, combustibles... Todo lo que nos ayude directamente a la hora de desarrollar nuestro negocio de una forma directa.
  • Sueldos y salarios: Cuando paguemos a nuestros trabajadores que hayan sido contratados en concepto de sueldos, así como las pagas extraordinarias, dietas, gastos de viaje, premios e indemnizaciones.
  • Impuestos: El Impuesto de Bienes Inmuebles, el Impuesto de Actividades Económicas y todos aquellos que se relacionen con nuestra actividad. También el IVA que esté directamente asociado con compras relacionadas con nuestra actividad empresarial.
  • Alquiler y gastos de mantenimiento: Los gastos de mantenimiento y el seguro del local también es posible deducirlo.
  • Gastos financieros: Nos referimos como éstos a créditos, intereses de préstamos, recargos por aplazamiento en el pago de las deudas, gastos de descuento de efectos... Las amortizaciones por el importe del deterioro del también se puede deducir.
  • Otro tipo de gastos: I+D (Investigación y desarrollo), suministros de electricidad, agua y teléfono, servicios bancarios, transportes, publicidad...

Debemos tener en cuenta de que, si el teléfono lo usamos tanto para uso personal como profesional, Hacienda nos desgravará hasta el 50% de lo que gastemos. Lo mismo ocurre en el caso del vehículo, en caso de que lo necesitemos para ir a trabajar, también nos desgravará el 50%, el 100% será aplicable para aquellos profesionales que se dediquen al sector del transporte.

¿Es posible deducir el IVA?

Llamamos IVA deducible a aquel que soporta los gastos y las inversiones que tengamos relacionadas con nuestra actividad empresarial. Por ejemplo, los autónomos, estos pagan el IVA de todos los productos que les sean necesarios para el correcto desarrollo de su trabajo y lo incluyen a su vez en la declaración trimestral del IVA y se le devuelve.

El principal problema con esto es el retraso a la hora de pagar las facturas, un autónomo declara una factura y paga su IVA correspondiente, pero hasta que el cliente la paga no puede cobrarla, esto suele retrasarse bastante tiempo.

¿En qué nos puede afectar esto? En la liquidez de nuestro negocio, deberemos hacer frente a nuestra actividad diaria en la empresa y a otros pagos mientras esperamos el pago de la anterior factura.

¿La solución? Podemos pedir un anticipo de facturas. Esto es una alternativa para las pymes (Pequeñas y medianas empresas) que les ayuda a adelantar cobros sin la necesidad de tener que estar esperando a que llegue el vencimiento.

¿Se puede deducir algo más?

Si, podemos deducir más cosas siempre y cuando nuestra empresa esté destinada a uno de estos casos:

  • Aquellas empresas que inviertan en I+D podrán deducirse esos gastos a modo de incentivo fiscal.
  • Las empresas que destinen cantidades superiores al 10% podrán elevar de 3 a 5 millones de euros anuales el importe monetizable de la deducción por I+D al Impuesto de Sociedades.
  • La Ley de Emprendedores nos da incentivos para la cesión de activos intangibles (como el caso de las patentes), también aquellas personas que inviertan en alguna empresa de nueva creación, pueden deducirse el 20% en el IRPF sobre el valor aportado.
  • Por último, la contratación de empleados, la empresa podrá disfrutar de diferentes deducciones fiscales dependiendo del tamaño de la empresa, el trabajador y del tipo de contrato.

¿Es posible deducir para aquellas personas que trabajan desde casa?

El Tribunal Económico Administrativo sentenció que aquellas personas que utilicen su domicilio a modo de trabajo pueden deducirse en su IRPF gastos como son: la luz, el gas o el teléfono.