ContactoZona PrivadaPrecios

Cómo hacer un buen Curriculum Vitae

cenefa
cenefa
  • Facturación Electrónica,
  • Ley Crea y Crece,
  • Ley Antifraude...

No esperes al último momento, adáptate ya

GRATIS con Kit Digital

ME INTERESA
Avatar de Software DELSOL
22 de marzo de 2019

Nuestro curriculum vitae es un documento donde aparece información sobre nosotros y que confeccionamos para presentarlo cuando queremos optar a un puesto de trabajo en una empresa.

Como veremos en este artículo, la información que contiene se refiere a nuestra preparación académica, nuestra experiencia profesional y nuestras características personales, habilidades, aficiones, etc.

Es muy importante redactarlo bien, conseguir que venda nuestro perfil, es decir, que nos presente de la manera más atractiva posible; ¿por qué?, porque es lo que vamos a presentar para postularnos a un puesto de trabajo y, por ello, es la primera impresión que va a tener la persona que va a realizar la selección de personal y puede determinar que consigamos tener, o no, una entrevista personal para dicho trabajo.

De hecho, la primera criba entre candidatos a un puesto de trabajo se hace estudiando los curriculum que han presentado.

Carta de presentación

Lo mejor es acompañar el currículum con una carta de presentación; debemos tener en cuenta que estamos enviando este currículum a una persona que no nos conoce y que queremos captar su atención para que nos convoque a esa entrevista de trabajo con preferencia a otros candidatos, para marcar alguna diferencia utilizaremos esta carta.

En la canta expondremos nuestro interés o deseo de acceder al trabajo ofertado e intentaremos poner en valor las características que nos hacen más atractivos para la selección, todo ello con cuidado para que concuerde correctamente con el contenido del curriculum.

La redacción y presentación del curriculum

Debemos tener en cuenta que la persona a la que va dirigido nuestro currículum está realizando una primera selección entre los candidatos al puesto (que pueden ser muchos) y si redactamos este documento de manera rebuscada, complicada o poco clara no le estaremos facilitando el trabajo y puede ser la causa de que descarte nuestro curriculum directamente y no nos llamen para la entrevista.

Por lo tanto la redacción del currículum debe ser sencilla, clara y fácilmente inteligible y la información debe presentarse muy bien ordenada y estructurada.

Por cuidar, debemos cuidar incluso la presentación, los márgenes, el tipo y tamaño de letra y cosas por el estilo, todo ello con seriedad, nuestro currículum debe dar una imagen de seriedad y solvencia evitando cosas o configuraciones demasiado originales.

Deberíamos pensarlo dos veces antes de mentir o exagerar demasiado en nuestro currículum añadiendo informaciones que no se correspondan con la realidad; es verdad que un buen currículum nos va a facilitar llegar a una entrevista de trabajo pero también lo es que si mentimos y nos pillan, cosa muy posible, esa entrevista no nos servirá para nada.

En cuanto a la presentación, ya sea en papel o a través de un fichero electrónico, se suele acompañar una fotografía y, como ya hemos dicho, debe dar una imagen profesional y solvente.

Los contenidos, que veremos a continuación, deben adaptarse en su presentación y en el énfasis o importancia que demos a cada parte de ellos, al puesto de trabajo concreto que estamos solicitando, por lo que realizaremos varias versiones del curriculum para utilizar en cada caso diferente.

El contenido del curriculum

La información que contiene debe ser presentada de manera completa pero sencilla, sin incluir demasiada información que pudiera no ser apropiada o necesaria.

En cuanto al orden de presentación de esta información, se acostumbra a incluir:

  • Una primera parte con nuestra preparación académica (carrera universitaria o de formación profesional y otros estudios o cursos), llamada formación, donde pondremos las titulaciones o certificados conseguidos y las fechas de su obtención y, a veces, los años que se han dedicado para conseguirlos.
  • Una segunda parte con nuestra experiencia profesional: las empresas en las que hemos trabajado o con las que hemos colaborado, según    los casos, a lo largo de nuestra vida.

El orden en que se presenta este listado de empresas en las que hemos trabajado se hace de la más reciente a la más antigua; esto es así porque lo contrario daría una impresión de que nuestra actividad laboral estaría obsoleta.

Cada experiencia laboral se presentará en un párrafo separado, con expresión de las fechas de inicio y término de la relación profesional o laboral y los datos del puesto de trabajo desempeñado y con una exposición sucinta de las habilidades o experiencia que hemos adquirido allí.

Es conveniente, si se puede, poner los datos de contacto de las empresas en las que hemos trabajado para que el seleccionador pueda pedirles referencias; salvo casos muy concretos las empresas no suelen dar información negativa de sus antiguos trabajadores y siempre podemos ponernos en contacto con ellos y preguntar.

Información complementaria: habilidades, idiomas, aficiones.

En este punto suelen ser muy importantes, hoy en día, los idiomas (normalmente sobre todo el Inglés); si hablamos uno o más de uno deberemos exponerlo por separado con indicación del nivel que tenemos y, si los tenemos, de los títulos académicos sobre ese idioma (Escuela Oficial, Proficency, etc.).

Un segundo aspecto que podemos incluir, si lo hay, son colaboraciones, publicaciones y demás aportaciones que podamos haber hecho al campo donde queremos trabajar en esa empresa: si hemos escrito y publicado algún libro sobre el asunto, si tenemos algún artículo sobre el tema en una revista de papel, o en Internet, si tenemos un blog, etc. En este caso deberemos facilitar el acceso a esa publicación o colaboración para que pueda estudiarla el seleccionador.

Para poder hablar de estas publicaciones, si no las tenemos, no está de más dedicar el tiempo necesario a tenerlas: publicar en un blog, propio o de otra persona, o conseguir que nos publiquen artículos en plataformas de Internet es relativamente fácil y podrá añadir esto a nuestro curriculum.

En cuanto a otras informaciones que podamos incluir aquí, tampoco es cuestión de hacer una autobiografía; lo ideal será buscar aquellas facetas, habilidades o aficiones que puedan tener algún tipo de relación (positiva, claro) con el tipo de puesto de trabajo que estamos buscando.

Plantilla

En Internet podemos encontrar cientos o, quizá, miles de plantillas para hacer el curriculum; aunque, con las instrucciones y orden que hemos señalado aquí, lo podemos hacer como si fuera una carta normal.