Eurobonos

por Software DELSOL

Los Eurobonos serían la deuda pública común para todos los países de la Zona Euro.

De momento no existen ni existe nada parecido, son sólo una idea o proyecto de poner en común la deuda pública de los distintos países que utilizan el Euro y que, como explicaremos, significaría que responderían todos ellos del endeudamiento de cada uno por separado.

Para poder explicarlo lo primero que debemos hacer es definir lo que es la deuda pública.

La deuda pública

Cada Estado tiene un presupuesto de ingresos y gastos: sus gastos son el mantenimiento de los servicios públicos para sus ciudadanos (sanidad, educación, infraestructuras, etc.) y sus propios gastos de administración y funcionamiento.

Sus ingresos provienen, exclusivamente, de los tributos que pagan sus ciudadanos.

Como sucede siempre en cualquier tipo de presupuesto es necesario que los ingresos sean suficientes para atender los gastos, pero esto no siempre sucede (de hecho, no suele suceder) y se produce lo que llamamos déficit público: el Estado no tiene ingresos suficientes para pagar sus gastos.

Cuando esto sucede la única solución es que el Estado pida ese dinero que le falta prestado a personas que lo tienen (inversores, fondos de inversión, entidades financieras públicas o privadas) mediante la llamada deuda pública.

En ella el Estado emite unos títulos (bonos, obligaciones, letras) que vende a inversores y consigue esos fondos, es un contrato en el que se obliga a devolver ese dinero a los inversores en un plazo concreto y determinado y pagando unos intereses definidos.

Estamos, por tanto, hablando de pedir dinero prestado y pagar, por ello, un precio en forma de intereses (o aplicando un tipo de descuento): para los inversores la deuda pública tiene la ventaja de que está garantizado que van a recuperar su dinero porque está avalado por un Estado que es, normalmente, algo muy solvente. Por ello los intereses que se pagan son siempre algo menores que los que se pagarían si se da un préstamo a un particular: el interés que se paga es una retribución por dejar dinero, en parte, y una compensación por los posibles riesgos de dejarlo, en otra parte.

Sin embargo, aunque los inversores consideran que un Estado es un deudor muy solvente, todo tiene sus límites: si el déficit es muy alto durante mucho tiempo (como ha ocurrido, por ejemplo, en muchos países europeos durante la última crisis económica) el nivel de deuda de esos estados puede ser demasiado alto; en España el nivel de endeudamiento público del Estado a principios del Milenio era en el entorno de un 30% de su PIB y hoy en día alcanza casi el 100%.

Si la gestión el presupuesto público no da buenos resultados y el déficit es excesivo existe el riesgo de que ese Estado no pueda pagar su deuda y este riesgo hace que los intereses de esa deuda sean más altos: es lo que llamamos prima de riesgo que es un porcentaje que se aplica al tipo de interés y que nos dice la diferencia entre los intereses que paga ese Estado y los que paga Alemania.

La idea de los Eurobonos

Hemos visto que los países de la Zona Euro tienen, cada uno por su cuenta, su propio presupuesto e incurren en déficit y emiten deuda pública cada uno por su propia cuenta.

Esto es una pequeña limitación: en países que tienen su propia moneda y su propio banco central emisor de moneda la deuda es, normalmente, comprada sin límite por dicho banco central con lo que la venta de esa deuda se mucho más sencilla y barata aunque tiene el peligro de producir inflación (si se abusa puede producir el efecto de que haya demasiado dinero en circulación); esto sucede, por ejemplo, en los Estados Unidos.

Los países de la Zona Euro no tienen esta posibilidad, tienen que acudir a los mercados para que los inversores compren su deuda.

La idea es que un porcentaje de la deuda que emiten los diferentes Estados Europeos (entorno a un 60%) se considere deuda europea y respondan de ella todos los Estados miembros de la UE, quedando el resto como emitido por separado por cada estado.

Por qué no se ponen en circulación los Eurobonos

Hay dos razones fundamentales por las que Alemania no está dispuesta a que existan estos eurobonos:

En primer lugar porque los países más ricos y solventes (es decir, la propia Alemania) tendrían que responder de la deuda de otros países que puede que no puedan pagarla. Si Grecia no puede afrontar sus pagos serían los demás países los que deberían pagar. Es lógico que Alemania no esté dispuesta a hacerse responsable del pago de una deuda de un tercer país que, aunque tengan su presupuesto vinculado a las condiciones de la UE, va a seguir políticas económicas que la propia Alemania no controla.

En segundo lugar: Alemania paga unos intereses muy bajos por su propia deuda porque es considerado un deudor muy muy solvente (está en el entorno del 0%); si la deuda fuera común a todos los países UE los intereses a aplicar no serían según la solvencia de Alemania sino del conjunto de los países de la Zona Euro, por lo que Alemania se vería obligada a pagar un tipo de interés mucho mayor por su propia deuda.

Para otros países, como España o Italia, todos esos inconvenientes para Alemania serían ventajas: su propia deuda estaría avalada por otros países muy solventes y pagarían una prima de riesgo muy inferior.

Dónde estamos

Geolit, Parque Científico y Tecnológico
Edificio Software DELSOL · 23620
Mengíbar · Jaén

Centralita: 953 22 79 33
Comercial: 953 21 41 00

Área Comercial

  • Distribuidores
  • Colaboradores
  • Preguntas frecuentes

Atención al Cliente

  • Soporte técnico
  • Zona Privada
  • Utilidades

Software DELSOL

  • Acerca de Software DELSOL
  • Descárgalo gratis
  • Responsabilidad Social
  • Trabaja con nosotros
  • Resultados encuestas 2018
  • Boletín DELSOL
  • Contacto

Políticas

  • Política de Gestión
  • Política de Privacidad
  • Política de Seguridad
  • Términos de uso generales de Nube10
  • Condiciones Generales de Contratación
  • Política de Cookies
Idioma
Microsoft Partner
Aenor 27001
Aenor 9001
iQnet
iQnet Sr10
Confianza ONLINE
  • linkedin
  • youtube
Software DELSOL, S.A. utiliza cookies propias y de terceros con finalidad analítica y de marketing. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en el botón "Configurar".